Mini Cabrio

Cabrio

Precio desde:

23.550 Ver todos los precios y acabados

¿Qué coche buscas?

Recomendador de coches

Si no tienes claro qué coche comprar, te ayudamos a encontrar tu coche ideal en tan sólo 4 pasos.

Ir al recomendador

Año de lanzamiento: 2009

Generación actual: 2015

El Mini Cabrio es la variante descapotable de la marca derivada de su modelo de tres puertas, el Mini Hatch. El diseño es muy similar, salvo por la evidente diferencia de que el Cabrio puede plegar su techo para ofrecer una nueva sensación a la hora de ponerse al volante. Es sin duda la alternativa más evocadora, y cuenta con muchos seguidores.

En muchas ocasiones, los modelos de Mini se han considerado modelos demasiado entrañables para ofrecer una verdadera utilidad. Sin embargo, la evolución de estos coches ha demostrado que además de ser perfectos para circular por la ciudad, se desenvuelven con maestría en carretera.

Con el Mini Cabrio ocurre lo mismo, pues a pesar de que sea un automóvil pensado para el disfrute de los días soleados, ofrece muchas posibilidades de movilidad. Cuenta con un diseño continuísta pero bien actualizado, y su gama de motores es excepcional. Por ello, no conviene descartar este coche tan rápido.

Otra de sus ventajas es que se mueve en un segmento con poca competencia, ya que el mercado no ofrece demasiados modelos compactos con la posibilidad de descapotarse. Sus principales rivales son otros dos modelos nacidos a mediados del siglo XX y que vuelven a la carga completamente actualizados. Son el Fiat 500 y el Volkswagen Beetle.

Si comparamos unos con otros, tienen pocos elementos en común, salvo que los tres modelos son historia viva de la automación. Es por eso que la elección entre uno u otro vendrá condicionada por el corazón más que por la razón, y ahí el Mini Cabrio tiene muchas posibilidades de salir victorioso.

El Mini Cabrio actualiza su imagen

El nuevo Mini Cabrio cuenta con varias diferencias con respecto a su predecesor. Sin embargo, al tratarse de un automóvil continuísta, estas resultan menos evidentes y solo se aprecia su labor observando el conjunto por completo. Esto no quiere decir que el Cabrio no haya mejorado notablemente, incluso con el estrecho margen de mejora al que se enfrentaba.

La imagen que transmite el Mini Cabrio sigue siendo la de un coche compacto y ágil. Su diseño incorpora elementos modernos y juveniles, buscando afianzar a su público más fiel. Además, la posibilidad de plegar el techo es siempre un punto a favor.

El frontal del Mini Cabrio recibe gran parte de estos cambios. Los faros, por ejemplo, siguen siendo grandes y redondeados, pero en esta ocasiones incluyen un cerco LED que se encarga de la iluminación diurna. El paragolpes se sigue adaptando bien a las dimensiones que busca el coche, y acoge las luces antiniebla. La parrilla disfruta de gran protagonismo y aporta cierta agresividad.

En el lateral de este Cabrio no hay grandes novedades. Sigue siendo una zona rectangular dibujada por dos líneas rectas que discurren paralelas. Llama la atención como los pasos de rueda y los faldones se ofrecen en plástico negro. Además, no se puede obviar la presencia del techo retráctil. Desplegado asemeja su forma a la del Mini más común, mientras que recogido se acumula en la parte superior del maletero y afila la forma del conjunto.

Mini Cabrio exterior

En la parte trasera no hay tampoco grandes cambios, aunque lo llamativo de esta parte está en los detalles. Las luces de freno cuentan con la misma forma, pero las nuevas luces LED se han dispuesto de manera que reproduzcan el diseño de la bandera británica. Este diseño de la ‘Union Jack’ está dividido por la mitad en ambas ópticas, buscan una atractiva simetría. El resto de la zaga también añade líneas cortas y compactas para adaptarse al resto del coche.

El interior no sufre una gran evolución

El Mini Cabrio es una automóvil de proporciones reducidas. Debido a esto, la capacidad de su habitáculo es limitada. Es cierto que con el techo recogido se pierden las referencias de espacio, pero con él montado se aprecia un interior que no da lugar a muchas posibilidades.

Las plazas delanteras son, sin duda, las más confortables en materia de habitabilidad. Al fin y al cabo, se pueden regular e interferir en el hueco de los ocupantes traseros en la ausencia de estos. Sin embargo, con tres ocupantes o más, conductor y pasajeros deberán alcanzar un buen consenso para que todos puedan viajar con un mínimo de calidad. Fuera de esto, los asientos son de gran calidad y apenas producen fatiga.

El puesto de conducción no cuenta con una posición llamativa, aunque dadas las dimensiones del coche, no es necesario estar en alto para controlar todos los ángulos. El volante y el cuadro de instrumentos siguen siendo los mismos que en la generación anterior. 

La consola central también se mantiene, al igual que la palanca de cambios. Sigue tomando como latemotiv las formas esféricas, patentes en el velocímetro y la pantalla de la consola.

En la zona de la guantera se puede encontrar una curiosa novedad. Aquí aparece una vez más el diseño inspirado en la bandera británica, aunque más bien se trata de un recurso estético. Aún así, es muy atractivo ver como se ilumina cuando se activan las luces de cruce del Mini Cabrio. 

Mini Cabrio interior

En cuestiones de equipamiento, el Mini Cabrio tiene una buena selección de sistemas tecnológicos de última generación. Para acceder a gran parte de ellos habrá que buscar un acabado superior, aunque la dotación de serie resulta bastante completa.

Diferencias entre las mecánicas diésel y de gasolina

La gama de motores disponible para el Mini Cabrio cuenta con un total de cinco propulsores. Tres de ellos funcionan con gasolina, mientras que los dos restantes están reservados al diésel. Cada uno de ellos corresponde a un nivel de acabado y algunos tienen ciertas peculiaridades mecánicas.

La oferta de gasolina está disponible con 103, 136 y 192 caballos, que montan las variantes One, Cooper y Cooper S. En el caso del diésel, se puede elegir entre los 116 caballos del Cooper D y los 170 CV del Cooper SD.

De serie se incorpora un sistema de cambio manual de seis relaciones, aunque de forma opcional se puede elegir una transmisión automática de siete velocidades. En el caso del motor diésel más potente, el cambio automático es de ocho velocidades y convertidor de par.

Versiones

Acabados, precios y datos de Mini Cabrio

Acabados Potencia Consumo Combustible Ofertas Precio oficial
Mini Cabrio 2015 Cooper 136 CV 5,9/4,3/4,9 Gasolina
26.100 €Calcula tu seguro
Mini Cabrio 2015 Cooper D 116 CV 4,4/3,5/3,8 Diésel
27.850 €Calcula tu seguro
Mini Cabrio 2015 Cooper S 192 CV 7,8/4,9/6,0 Gasolina
32.250 €Calcula tu seguro
Mini Cabrio 2015 Cooper SD 170 CV 4,9/3,9/4,3 Diésel
35.200 €Calcula tu seguro
Mini Cabrio 2015 One 102 CV 5,9/4,4/5,0 Gasolina
23.550 €Calcula tu seguro
Mini John Cooper Works Cabrio 2015 2.0 231CV 231 CV 8,6/5,4/6,5 Gasolina
37.250 €Calcula tu seguro
Mini Cabrio 2018 One 102 CV 6,2/4,7/5,2 Gasolina
24.450 €Calcula tu seguro

Servicios

Coches de ocasión

  • Mini Cabrio Cooper D Cabrio

    San Sebastián De Los Reyes
    11.990
  • Mini Cabrio Cooper S Cabrio

    San Sebastián De Los Reyes
    10.990
  • Mini Cabrio Cooper Cabrio

    San Sebastián De Los Reyes
    7.990
  • Mini Cabrio Man.

    Palma De Mallorca
    18.900
  • Mini Cabrio Man.

    Palma De Mallorca
    22.500

Recomendador de coches

Si no tienes claro qué coche comprar, te ayudamos a encontrar tu coche ideal en tan sólo 4 pasos.

Ir al recomendador

Seguros de coche

Toda la información de pólizas y seguros de coche, con un comparador de seguros de coche y moto.

Ir a seguros

Financiación

¿Buscas financiación? Consulta las mejores opciones en nuestro comparador de productos financieros.

Ir a financiación

Pruebas Mini Cabrio

~

Actualidad

Buscador de coches

Alternativas y otros modelos

Alternativas al Mini Cabrio