Historia de Cadillac

1902-1910

La primera carroceria cerrada

El 22 de agosto de 1902, la ciudad de Detroit acoge el nacimiento de una nueva marca de coches: Cadillac Automobile Company. Su nombre es un homenaje al oficial de la armada francesa Antonie de la Mothe Cadillac, fundador de la ciudad de Detroit. Ese mismo año, en el mes de septiembre, ve la luz el primer vehículo: un biplaza con motor de un cilindro y 10 CV llamado Modelo A. El culpable de esta nueva aventura es Henry Martyn Leland: además del diseñador de la mecánica, es quien convence a la Compañía de Automóviles de Detroit para crear la firma. Leland comienza a trabajar como constructor jefe, y en 1904 asume la dirección; se mantiene en el puesto ayudado por su hijo Wilfred hasta 1922. El secreto de su éxito inicial está en las piezas de repuesto estandarizadas. Hasta el momento, el propietario de un coche que sufría daños en un pistón se veía obligado a cambiar el propulsor completo, mientras que los cilindros o los pistones de su marca se podían sustituir de forma individual.

En el año 1905, el fabricante lanza el Osceola, un biplaza monocilíndrico que supone el primer escalón en el diseño de coches cerrados. Recibe su nombre en recuerdo del jefe americano nativo de Seminole (éste medía 2,08 metros de altura y el Osceola alcanzaba los 2,21 de longitud). Cuatro años después, el 29 de julio de 1909, General Motors adquiere Cadillac por 5,5 millones de dólares. A finales de la década se ha convertido en el primer fabricante americano que ofrece de serie un coche con carrocería cerrada.

1911-1920

El motor de arranque eléctrico

La marca introduce el arranque eléctrico en el Cadillac de 1912. Inventado por Charles Kettering, el invento sustituye a la incomoda y peligrosa manivela tradicional y constituye una de las innovaciones tecnológicas más significativas de la industria automovilística. Ese mismo año, el fabricante gana el Trofeo Dewar (el “Premio Nóbel de los Automóviles”).

Tres años más tarde, la compañía saca al mercado el primer coche de producción con mecánica V8: se trata del Tipo 51, un modelo con 70 CV de potencia. Ya en el año 1919, General Motors contruye su edificio en Detroit.

1921-1930

Diseños con nombre propio

Con el paso de los años, Cadillac va ganando notoriedad gracias a su estilo y cuidadas líneas. Tanto es así, que se convierte en la primera marca que pone a la venta un vehículo creado por un diseñador: se trata del LaSalle, obra de Harley Earl. El fabricante consigue asimismo importantes logros en el apartado mecánico con la Serie 542 o, lo que es lo mismo, el primer coche comercial equipado con un propulsor V16 que ofrece 160 CV.

1931-1940

Iconos de la elegancia

En 1934, Harley Earl da luz verde a nuevos iconos de la elegancia. Son las Series 50, coupés convertibles con parachoques de pontones y detalles armoniosos como las aberturas redondas del capó. Por otro lado, de las líneas de producción americanas salen un total de 20 Aerodinamic Coupés en 1938. El nuevo modelo causa estragos en la Feria Mundial de Chicago.

1941-1950

Un millón de Cadillac

Siete años después de que el último LaSalle (unidad 205.000) salga de la fábrica (1947), la relación que une a Harley Earl con Cadillac da nuevos frutos con el lanzamiento del Sixty Special. Este coche pasa a la historia por ser el primero que incorpora las aletas inspiradas en la aeronáutica que diseña Earl. A finales de esta década se produce otro hecho de gran importancia: la automovilística celebra la manufactura de su unidad "un millón": se trata de un Coupé de Ville que emerge de las líneas de trabajo de Detroit el 25 de noviembre de 1949.

1951-1960

Cadillac ElDorado: el nacimiento de un mito

Las aletas del Sixty Special se convierten en símbolo de la marca hasta que los modelos del 59 establecen un nuevo récord, con elementos que alcanzan los 97 centímetros. La década de los cincuenta asiste, asimismo, a dos hitos importantes en la historia del fabricante americano. Por un lado, la aparición de los “Dagmars”, enormes parachoques delanteros que reciben esta denominación en recuerdo del nombre artístico de la voluptuosa estrella de televisión Virginia Ruth Egnor. Por otro, la producción del Cadillac "dos millones". Y es que, pese a que fueron necesarios 47 años para alcanzar el millón de unidades, el boom económico que vive Estados Unidos entre los años cincuenta y sesenta hace posible que la cifra se duplique en menos de un decenio.

En estos años llega además ElDorado, buque insignia de la marca. Entre otras muchas virtudes, este coche cuenta con asiento del conductor eléctrico con memoria, llantas de aluminio y calefacción independiente para las plazas delanteras y traseras. Finalmente, en 1958, y tras tres décadas al frente de Cadillac, Harley Earl se jubila.

1961-1970

Tecnología al servicio del conductor

Fiel a su propósito de revolucionar continuamente el mercado, el fabricante introduce en 1964 la calefacción regulable con termostato y los sistemas de ventilación y aire acondicionado. Otro nuevo avance es un sensor que activa/desactiva los faros según las condiciones de luminosidad exterior. Finalmente, en este decenio llega al mercado el primer modelo de la firma equipado con tracción delantera: Cadillac Eldorado Fleetwood (1967).

1971-1980

ElDorado sigue haciendo historia

A principios de la década de los 70, Eldorado escribe nuevo capítulo al montar el motor de producción en serie con mayor capacidad de la historia del automóvil: se trata de un V8 de 8,2 litros y 400 CV capaz de alcanzar los 200 km/h. El potente vehículo ofrece además como equipamiento opcional un precursor antibloqueo de frenos para las ruedas traseras controlado electrónicamente.

Pero ésta no es la única novedad del periodo. A partir de ahora, todos los modelos salen de fábrica con cinturones de seguridad. Por otro lado, el fabricante introduce un precedente del actual airbag, denominado “Cojín de Aire”.

1981-1990

Del DeVille al prototipo Voyage 

El Cadillac DeVille es el primer vehículo con mecánica V8 transversal y tracción delantera que sale al mercado (1985). Cuatro años después ve la luz el lujoso convertible Allante: firmado por Pininfarina y fabricado en Turín, es el primer modelo de la marca americana que cuenta con un sistema de amortiguación sensible a la velocidad.

Pero no todo son modelos de serie: el Voyage (1988) incrementa la lista de prototipos diseñados por la compañía. Se trata de una berlina de gama alta con tracción total controlada por ordenador, en la que el eje delantero se conecta automáticamente cuando se detecta pérdida de adherencia en el trasero. El concept dispone además de ABS, caja de cambios automática de cinco velocidades (controlada electrónicamente) y un sistema telefónico que se activa con la voz.

1991-2000

Un fabricante muy tecnológico

Sin duda alguna, el principal protagonista de esta década es el Seville, que en 1992 adopta una carrocería más grande y elegante. Cinco años más tarde, la versión STS estrena el sistema de suspensión StabiliTrak. Además, en 1998 se convierte en el primer vehículo del mundo con asientos adaptables.

Las innovaciones tecnológicas continúan: antes del año 2000, Cadillac equipa al Deville con el dispositivo Night Vision y se convierte, de esta forma, en el primer fabricante automovilístico que emplea tecnología de infrarrojos. Por su parte, el Evoq, prototipo presentado en el Salón de Detroit, estrena la filosofía “Diseño y Tecnología”. Destaca por sus faros, los grupos ópticos traseros verticales y una sección delantera que disminuye su forma afilada. En el apartado mecánico impresionan el motor V8 sobrealimentado de 4,2 litros, el sistema de entrada sin llave, el centro de info-comunicación Communiport o la navegación por voz.

Buscador de coches