Bentley Mulsanne

Mulsanne

Precio desde:

339.022 Ver todos los precios y acabados

¿Qué versión buscas?

Recomendador de coches

Si no tienes claro qué coche comprar, te ayudamos a encontrar tu coche ideal en tan sólo 4 pasos.

Ir al recomendador

Año de lanzamiento: 1980

Generación actual: 2009

El Bentley Mulsanne es una de las berlinas de lujo más sofisticadas de las que hay actualmente en el mercado. Este modelo, que se ha convertido en uno de los pilares fundamentales sobre los que se apoya Bentley, ofrece tanta calidad en su interior que sin duda es capaz de gustar a los conductores más exigentes.

El Mulsanne es un gran coche, y no solo en el sentido metafórico. La carrocería estándar tiene una longitud de más de cinco metros y medio. La variante superior introducida en 2016 bajo el nombre EWB (Extended Wheel Base) aumenta la batalla hasta rozar los seis metros. Por ello, este coche puede resultar más cercano a una limusina que a una berlina de lujo.

Hay muy pocos modelos en el mercado que puedan hacer frente a la calidad y dimensiones que ofrece el Mulsanne. Su nivel de lujo y sofisticación tan solo puede ser igualado por el Rolls Royce Phantom, y aún así se produciría un empate técnico.

El Bentley Mulsanne es un automóvil diseñado para viajar en las plazas traseras con comodidad, mientras un chófer bien pagado es el que se encarga de sortear el tráfico y de sufrir el estrés en hora punta. Y es que, comprarse uno de los coches más lujosos del mundo, tiene que tener alguna ventaja.

Diseño elegante y con matices de sobriedad

Al hablar del diseño del Bentley Mulsanne, lo primero que llama la atención es la soltura con la que los diseñadores de la marca han sabido elaborar su carrocería de más de cinco metros. Así, este coche cuenta con una imagen equilibrada y muy sugerente, perfecta para un automóvil de estas características.

En muchos detalles se puede apreciar como el Mulsanne busca alejarse del resto de modelos de Bentley. Las formas redondeadas que encontramos en modelos como el Flying Spur (una berlina algo más pequeña del mismo fabricante), desaparecen en el Mulsanne para dar paso a un dibujo ligeramente más anguloso. Así, este coche resulta más imponente y robusto.

En el frontal, se empiezan a preciar los detalles que convierten a este coche en lo que es. La parrilla, grande y cuadrada como en otros modelos de la gama, recibe un acabado cromado en lugar del tradicional en rejilla negra. Los faros redondos son más grandes, y en lugar de ser gemelos, los intermitentes son mucho más pequeños.

En el robusto paragolpes aparecen de nuevo los detalles cromados, aunque en este caso se obvian las formas deportivas para lograr una presencia más sofisticada.

En el lateral sorprenden las líneas que dibujan la carrocería. Muchas de ellas son tan largas que parecen no tener fin. Se aprecia el paso de rueda trasero de aspecto musculoso que caracteriza a los modelos de la firma, como ocurre con el Continental GT. En el caso de la variante EWB, la zona del pilar C se ensancha para lograr esos centímetros extra de habitáculo. 

Bentley Mulsanne exterior

La parte trasera del Bentley Mulsanne se beneficia del suave descenso del techo que crea un tercer volumen no demasiado amplio, aportando cierto aire coupé. Los pilotos cuadrnagulares se colocan en la zona posterior de los musculosos pasos de rueda, y bajo el robusto paragolpes aparecen las salidas del escape, rematadas con un diseño ovalado.

El interior del Bentley Mulsanne: lujo sin parangón

Aunque el exterior del Bentley Mulsanne llama la atención por su diseño lujoso y sus enormes dimensiones, no es la parte más característica de este coche. El verdadero elemento diferenciador lo encontramos de puertas para adentro, en un enorme y sofisticado habitáculo.

Todo lo que aparece en el interior del Mulsanne parece haber sido ahí para lograr puntos extra en materia de lujo. La marca se enorgullece de decir que cada unidad de este modelo supone unas 150 horas de trabajo artesanal, lo cual es bastante más de lo que cualquier turismo estándar tarda en fabricarse por completo.

El puesto de conducción del Bentley Mulsanne es una zona que no está pensada para el propietario del coche. En este caso, las labores de pilotaje recaen sobre un profesional. Así, el dueño puede relajarse en las plazas traseras y disfrutar de unos minutos de relax

Aún así, hay que destacar el elegante volante y un salpicadero que combina materiales exclusivos con bonitos detalles cromados. La consola central se adorna de la misma forma, y cuanta con una gran variedad de controles. La pantalla táctil es más pequeña que en otros modelos, aunque sigue siendo considerable.

El verdadero atractivo del Bentley Mulsanne reside en la segunda fila de asientos. Aquí solo existen dos butacas individuales, cada una de las cuales cuenta con un amplio abanico de posibilidades de confort. Hablamos de diferentes modos de masaje y de un sistema individual de climatización solo por nombrar algunos.

Por otro lado, el sistema de infoentretenimiento también está enfocado a los ocupantes de las plazas posteriores. Desde el Bentley Mulsanne se pueden ver películas, escuchar música o incluso navegar por internet.

Bentley Mulsanne interior

El conductor también se puede beneficiar de una importante carga tecnológica, que incorpora gran cantidad de asistentes a la conducción que hacen su labor algo más fácil. Tampoco hay que olvidar una buena dotación en materia de seguridad.

Quizá resulte algo repetitivo hablar de los acabados o los materiales del interior, pero son los que marcan las posibilidades de personalización. El cliente puede elegir entre un amplio muestrario de materiales, entre los que se encuentran maderas exóticas, para colocar en las inserciones del interior, y las cuales serán realizadas a mano por experimentados artesanos.

Un motor con dos rangos de potencia

Para mover un automóvil tan grande como el Bentley Mulsanne es necesario contar con un motor bastante poderoso. Por suerte, el fabricante británico no tiene problemas en esta materia, y ha dispuesto un enorme motor para que el Mulsanne no vea mermado su rendimiento.

El propulsor es un gasolina de 6,7 litros de cilindrada que cuenta con ocho cilindros en V. Añade dos turbo compresores para lograr un mayor rendimiento, y se ofrece en dos niveles diferentes de potencia: 513 o 537 caballos para la variante Speed.

El cambio de marchas del Bentley Mulsanne es un sistema automático de ocho relaciones con convertidor de par, y la tracción es trasera en ambas variantes.

Versiones

Acabados, precios y datos de Bentley Mulsanne

Acabados Potencia Consumo Combustible Ofertas Precio oficial
Bentley Mulsanne 2009 6.7 V8 512 CV 25,3/11,8/16,9 Gasolina
339.022 €Calcula tu seguro

Servicios

Coches de ocasión

  • Bentley Mulsanne Bentley Mulsanne

    Madrid
    22.900
  • Bentley Mulsanne Mulsanne Speed

    Estepona
    174.900
  • Bentley Mulsanne LARGO

    Chinchon
    28.590

Recomendador de coches

Si no tienes claro qué coche comprar, te ayudamos a encontrar tu coche ideal en tan sólo 4 pasos.

Ir al recomendador

Seguros de coche

Toda la información de pólizas y seguros de coche, con un comparador de seguros de coche y moto.

Ir a seguros

Financiación

¿Buscas financiación? Consulta las mejores opciones en nuestro comparador de productos financieros.

Ir a financiación

Pruebas Bentley Mulsanne

~

Actualidad

Buscador de coches

Alternativas y otros modelos

Alternativas al Bentley Mulsanne