Especial

Transporte: la Movilidad en España

Tanto el transporte como la movilidad en España ha cambiado y evolucionado a lo largo de los años, un proceso que se ha acelerado especialmente en los últimos tiempos. ¿Cómo nos desplazamos dentro de nuestra geografía? Según los datos de la encuesta Global Consumer Survey de Statista, el 76% de los españoles elige para ello el coche mientras el 34% se decanta por el transporte público. Sin embargo, en ese escenario hay muchos más actores. Así es la movilidad en España

Transporte público o de pasajeros

A la hora de movernos por las carreteras de España son varias las opciones que tenemos a nuestra disposición: autobuses, trenes y ya dentro de las ciudades, el metro o la red de Cercanías.

Renfe

En España, la compañía que administra el sistema de trenes es RENFE (Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles) en el que podemos encontrar regionales, de medio y largo recorrido y de alta velocidad. No en vano, la red de estos últimos es la más extensa de Europa y la segunda más grande del mundo por detrás de China.

El AVE llegó a principios de los 90 a la red ferroviaria española donde convive, como decíamos, con servicios diurnos y nocturnos de Larga Distancia (Altaria, Alvia, Intercity, Trenhotel y Talgo), de Media Distancia (a cargo de los trenes de alta velocidad Avant) y regionales que conectan provincias y comunidades autónomas.

Es en ese último apartado donde encontramos la red de Cercanías compuesta por una serie de trenes suburbanos que funcionan tanto dentro de las ciudades más grandes (Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza…) como en sus alrededores.

Transporte: La Movilidad en España

Metro

Según el Instituto Nacional de Estadística, todas las redes de metro que existen en España pueden llegar a transportar en un mes a 106 millones de personas. No en vano, esta forma de transporte público está presente en varias urbes:

  • Madrid: fue la pionera cuando en 1919 inauguró su primera línea de metro. Cuenta con 293 kilómetros de vías repartidos entre doce líneas convencionales y el ramal que une Ópera y Príncipe Pío. Además, existen tres líneas de Metro Ligero que suman 27,78 kilómetros y cuentan con 38 estaciones.
  • Barcelona: inaugurado en 1924 con una sola línea que unía el norte de la ciudad con el sur, en la actualidad está formado por doce líneas automatizadas que tienen una longitud de 166 kilómetros y 189 estaciones.
  • Valencia: este suburbano fue inaugurado en 1988. Cuenta con nueve líneas (incluidas dos de tranvía) y 138 estaciones.
  • Bilbao: es la tercera red de metro más usada en España después de ser inaugurada en 1997. Conecta las principales poblaciones de la ría.
  • Sevilla: aunque el proyecto inicial preveía la construcción de cuatro líneas, de momento sólo tiene una que fue inaugurada en 2009.
  • Málaga: el segundo metro de Andalucía abrió sus instalaciones en 2014 y está compuesto por dos líneas y 17 estaciones
  • Palma de Mallorca: fue la quinta ciudad española que estrenó una red de metro, que consta de dos líneas y 16 estaciones.
  • Granada: inaugurado en 2017, es el metro más moderno. Tiene una única línea de 18 kilómetros y 22 estaciones.
Transporte: La Movilidad en España

Autobús

El autobús se presenta como una alternativa más económica al tren que, además, llega a las localidades más alejadas. En España el principal proveedor es Alsa ya que es la compañía que mayor número de conexiones tiene: no en vano, está presente en casi todas las estaciones. A ella hay que sumar otros operadores como Avanzabus, Socibus, Hife, Samar o Lycar que consiguen cubrir casi toda la geografía española. Finalmente existen compañías como Ouibus Flixbus, Autna o Iberocoach que conectan España con países vecinos como Portugal o Francia.

Transporte: La Movilidad en España

Transporte privado

Apuntábamos antes que el 76% de los españoles elige el coche como forma de movilidad, pero ¿qué tipo de vehículos podemos encontrarnos a lo largo y ancho de España? 

Coche eléctrico

Son, para muchos, el futuro de la automoción. Poco a poco están ganando popularidad y presencia, sobre todo en las urbes. Los coches eléctricos tienen a su favor el hecho de estar impulsados por un motor eléctrico que extrae la energía de una batería: características que lo convierten en un modelo de cero emisiones con un coste de funcionamiento muy bajo. En la cruz de esta moneda nos encontramos precios, por ahora, elevados, largos tiempos de recarga, una red insuficiente y autonomías insuficientes para trayectos largos.

Coche híbrido

Los coches híbridos se han convertido en un paso intermedio entre la combustión y la electricidad. En ellos se une lo mejor de estas dos opciones: la autonomía no es un problema y, además, el motor eléctrico es capaz de mover el coche o de trabajar de forma conjunta con el térmico para reducir emisiones y consumos. Además de los híbridos, hay dos opciones más: híbridos enchufables y microhíbridos.

Híbrido enchufable

Coches híbridos enchufables (PHEV)

La diferencia la marcan las baterías ya que tienen mayor capacidad y permiten impulsar el coche sin recurrir al motor térmico. Eso sí, la autonomía no suele superior a los 50 kilómetros.

Coches microhíbridos

Son aquellos modelos que cuentan con una pequeña batería adicional (24V o 48V) que funciona en paralelo y se alimenta mediante un motor/generador. Su misión no es otra que rebajar el consumo del motor de combustión liberándolo de determinadas tareas como alimentar los sistemas eléctricos.

Coches de gasolina y diésel

Los coches de gasolina son una opción de sobra conocida: no en vano es la opción mayoritaria a la hora de comprar un vehículo. Si los comparamos con los diésel son modelos más asequibles, más divertidos, con un funcionamiento más suave y un mantenimiento más asequible, pero, eso sí, consumen más. 

Los coches diésel no viven su mejor momento debido al cerco que se ha establecido en torno a las emisiones: han pasado de liderar las ventas a experimentar una caída considerable. En general, son vehículos más caros con un funcionamiento menos fino, pero su consumo es más bajo y, de momento, el combustible sigue siendo más barato. 

Coches de gas

Los coches de gas (GNC o GLP) cuentan con un motor de combustión interna de gasolina que ha sido adaptado para poder funcionar con gas, aunque este último es el preferente a la hora de circular. La consecuencia evidente es una considerable reducción en el nivel de emisiones a cambio de perder algo de espacio interior. A esto hay que añadir que no todas las gasolineras cuentan con surtidores de GLP o GNC.

Carsharing

Los coches compartidos (carsharing) se han convertido en un elemento más del paisaje urbano. Una modalidad que, con el paso de los años, se ha metido en el bolsillo a todos aquellos usuarios que por determinadas razones no quieren tener un coche en propiedad, pero lo necesitan para moverse por la ciudad.

Carsharing

Car2Go (presente en Madrid) fue la pionera y detrás de ella fueron llegando diferentes empresas de carsharing que ofrecen un alquiler por minutos (y algunas también por días) a cambio de determinadas tarifas. Además, la mayor parte de ellas tienen flotas formadas por coches eléctricos. Estas son las opciones disponibles en España: Emov (Madrid), Zity (Madrid), Wible (Madrid y alrededores), Respiro, Clickcar, Electricway, Ubeeqo o Ibilkari.

Transporte ecológico

La movilidad en las ciudades españolas ha cambiado y, de un tiempo a esta parte, proliferan los medios de transporte ecológicos y alternativos entre los que destacan las bicicletas y el patinete eléctrico.

Bicicletas

El 47% de las capitales de provincia de España cuentan con un servicio de bicicleta público para sus ciudadanos. Mediante este sistema de préstamo pueden disfrutar de este medio de transporte recogiéndola en un punto y devolviéndola en otro diferente; la mayoría de ellos funcionan asociados a una aplicación (para usuarios ocasionales) o a una tarjeta de transporte para los casos recurrentes.

En España son 23 las ciudades que cuentan con esta opción: A Coruña, Albacete, Badajoz, Barcelona, Bilbao, Burgos, Castellón, Córdoba, Girona, León, Logroño, Madrid, Málaga, Murcia, Orense, Palma de Mallorca, Salamanca, San Sebastián, Santander, Sevilla, Valencia, Valladolid y Zaragoza.

Transporte: La Movilidad en España

Patinetes

La movilidad en las grandes ciudades españolas ha encontrado en los patinetes eléctricos una solución para los desplazamientos cortos o para los de última milla. No en vano, en los últimos años estos vehículos de movilidad personal se han multiplicado en las esquinad de multitud de calles. Los encontrarás en Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, Zaragoza, Valencia, Vitoria, Granada, Cáceres, Bilbao, Lanzarote o Gijón.

Funcionan a través de una aplicación que se descarga en el smartphone y que hay que asociar a una tarjeta de débito o crédito para pagar el servicio cuyas tarifas oscilan entre los 0,15 y 0,20 euros. Algunas empresas exigen que el usuario sea mayor de edad para usar sus patinetes, pero en otra basta con tener 16 años.

Transporte: La Movilidad en España

Restricciones

Terminamos este repaso a la movilidad en España con las limitaciones que han llegado en los últimos años. La Dirección General de Tráfico ha clasificado el parque automovilístico nacional, un sistema que sufrirá revisiones a buen seguro, y las ciudades han diseñado sus propios protocolos para rebajar los niveles de contaminación estableciendo medidas de actuación y delimitando la circulación en determinadas zonas.

Etiquetas de la DGT

Hace unos años, la Dirección General de Tráfico (DGT) organizó el parque móvil en función de su nivel de contaminación mediante un sistema de etiquetado. No es obligatorio lucir la pegatina en la esquina interior derecha del parabrisas, pero sí aconsejable en aquellas ciudades con restricciones.

Etiqueta Cero

Es la que correspondiente a coches eléctricos, eléctricos de autonomía extendida, híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía mínima de 40 kilómetros y vehículos de pila de combustible. Estos modelos pueden circular con total libertad ya que las restricciones no les afectan

Etiqueta Eco

Incluye a los coches híbridos enchufables con una autonomía inferior a los 40 kilómetros, a los híbridos (HEV) y a los coches que propulsados por gas natural comprimido (GNC) o por gas licuado del petróleo (GLP). Normalmente no tendrán problemas de circulación ni restricciones, pero si se activan los escenarios más estrictos de los protocolos de contaminación pueden tener problemas de acceso y aparcamiento.

Etiqueta C

Engloba a turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Cuando se activan los protocolos pueden encontrarse prohibiciones de circulación y estacionamiento y, además, pueden tener vetada la circulación en determinadas zonas de algunas ciudades.

Etiqueta B

Comprende a los turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y diésel a partir de enero de 2006. Son los que más restricciones se van a encontrar ya que son los primeros a los que limitan la circulación cuando los niveles de contaminación son elevados. A esto hay que añadir que no podrán entrar a determinas áreas de algunas urbes.

Madrid Central

Madrid Central es la zona de bajas emisiones que comenzó a funcionar en 2018 y con la que se ha eliminado el tráfico de paso por el centro de la ciudad. El perímetro coincide con el primer cinturón de circulación de Madrid y su acceso se basa en las pegatinas de la DGT:

  • Etiqueta Cero: podrán circular y estacionar en zona SER  sin restricción horaria.
  • Etiqueta Eco: podrán entrar y estacionar en la zona SER en horario regulado un máximo de dos horas.
  • Etiqueta C o B: podrán acceder únicamente para aparcar en un aparcamiento de uso público, en un garaje privado o si tienen reserva de estacionamiento no dotacional.

Los residentes, personas con movilidad reducida y servicios de seguridad y emergencias pueden acceder con sus vehículos a Madrid Central. A esto se han añadido una serie de excepciones, moratorias y horarios para algunos colectivos por su función o características.

Madrid Central

Estado de Alarma

A finales de octubre de 2020 se declaró el Estado de Alarma en España para contener la propagación del coronavirus. Una situación que estará vigente hasta mayo de 2021 y que establece una serie de limitaciones de movilidad generales, que las comunidades autónomas pueden adaptar en función de sus necesidades.

Cierres perimetrales

El Gobierno ha dado poder a las autonomías para establecer los cierres perimetrales que consideren necesarios. Unas limitaciones que se dividen en diferentes niveles: comunidades, provincias, municipios y distritos sanitarios. 

En el momento en el que se activen esta medida sólo se podrán traspasar los límites en las situaciones excepcionales contempladas. Si el trayecto que queremos dibujar con nuestro medio de transporte pasa por estas zonas podremos atravesarlas siempre que el origen y el destino estén fuera de ellas.

Toque de queda

El horario del toque de queda es de 23 a 6, un periodo en el que la movilidad de los ciudadanos está prohibida. No obstante, cada comunidad autónoma puede ampliarlo o reducirlo en una hora por delante o por detrás.

Número de pasajeros

El Ministerio de Sanidad y Bienestar Social ha puntualizado que las restricciones también afectan a los desplazamientos que se realizan en los vehículos privados. Por lo tanto, el límite de personas que pueden viajar en un coche estará marcado por el número máximo de individuos que se permitan en las reuniones.

Uso de la mascarilla

Viajar con mascarilla será obligatorio siempre que las personas que vayan en el coche no sean convivientes o hagamos uso de un servicio privado de transporte de pasajeros como los VTC o los taxis.

Las mascarillas más seguras contra el COVID 19 para cada viaje en coche

Toda la actualidad