Skip to main content
Imagen de perfil de Gabriel Jiménez
La opinión de
Gabriel Jiménez

Salón de París 2018: Tavares y las ciudades que no quieren coches

Carlos Tavares

Si en el Salón de Ginebra 2018 de este año saltaron las alarmas, en el Salón de París 2018 parece que la tendencia se confirma. Me refiero a la sensación de agotamiento que presentan las muestras del automóvil como modelo de negocio. En el Salón de París ha habido muy notables ausencias: nada más y nada menos que 18 marcas no estuvieron presentes, lo que contribuyó a que hubiera pocas novedades. En este vídeo puedes hacerte una idea de a lo que me refiero.

VÍDEO:  La cara B del Salón de París 2018

¿Qué está ocurriendo? Una vez más, el siempre controvertido Carlos Tavares, CEO del Grupo PSA, puso los puntos sobre las íes y habló claro, alto y sin pelos en la lengua: “Los salones solo pueden sobrevivir en aquellos lugares en los que la gente ame los automóviles. Por tanto, el primer factor para que exista un salón en un país, en una región o una ciudad es la pasión de los usuarios. Por tanto, este es un mensaje para aquellas regiones en las que si no se quiere los coches, lo aceptamos y lo respetamos, pero no se sorprendan si un día ya no hay salones del automóvil en su área o ciudad o su país. Es así de simple. Luego está la cuestión más objetiva y racional: un salón del automóvil es como un anuncio en televisión o en prensa o un programa [división] de motorsport; se trata de una actividad de marketing que tiene que tener un retorno. Para hacerlo simple: si se comparan los costes de las tres marcas de PSA [Citroën, DS y Peugeot; Opel no estuvo] aquí en París en 2018 comparado con 2014 se ha reducido un 50%. Y seamos sinceros, estar aquí no es barato, y no hemos ido a menos, pues tenemos el espacio y el stand apropiado a nuestros productos. Y estamos orgullosos de haber podido reducir a la mitad los costes lo que demuestra la eficiencia de nuestros equipos”.

Dejando a un lado que todo lo que dice Tavares es una verdad como una catedral, lo que a mí me llega es un aviso a navegantes: la industria del automóvil no estará donde no se quiera que haya coches. El  mensaje iba dirigido a Anne Hidalgo, alcaldesa de París, pero sería perfectamente válido para Carmena y compañía…  

Lecturas recomendadas