Skip to main content
Imagen de perfil de Aarón  Pérez
La opinión de
Aarón Pérez

OPINIÓN: ¿Qué me compro, un Ferrari o un Porsche?

Porsche vs Ferrari

¿Qué me compro, un Ferrari o un Porsche? ¿Qué ofrece cada una de las marcas? Y, sobre todo, ¿cuál es la que más se adapta a mi estilo de vida?

Casi a diario hablamos de nuevos modelos de altas prestaciones, deportivos cuyos fabricantes se afanan en perfeccionar para que los poderosos clientes que puedan optar a ellos se decanten por uno u otro. Sin embargo, hoy no voy a hablar de vehículos concretos, sino que, más bien, voy a centrarme en dos marcas en general que bien están entre los sueños de la mayoría de nosotros, y entre las preferencias de unos pocos afortunados: ¿qué me compro, un Ferrari o un Porsche?

No te pierdas: Ferrari Purosangue, ¿necesita Ferrari un SUV?

Es importante destacar que tanto Ferrari como Porsche han aportado mucho a la industria del automóvil, dos marcas que surgieron casi al mismo tiempo y que conservan una rivalidad que se extrapola más allá de las ventas y la cuota de mercado, incluso llega a los circuitos de carreras de todo el mundo. Si tú eres uno de esos afortunados conductores que menciono en el párrafo anterior, y estás indeciso sobre qué coche de qué marca te interesa más comprar, permíteme asesorarte.

SUV, berlinas y deportivos

Si bien Enzo Ferrari como Ferdinand Porsche tuvieron como principal objetivo crear coches de competición que reinaran en diferentes categorías, ambos finalmente se decantaron por la fabricación de deportivos y superdeportivos de calle con los que todos hemos soñado alguna vez en nuestra infancia. Este paso fue vital para la supervivencia de ambas marcas y, no solo eso, sino que ofrecían la posibilidad a miles de conductores de disfrutar a diario de sus exclusivas creaciones.

Ahora bien. Desde hace años, existen claras diferentes entre Ferrari y Porsche que son importantes señalar, ya que estas podrían ser la clave para que compres un modelo u otro. Enfocados en el máximo rendimiento, eficiencia y prestaciones, ambas compañías ofrecen esa aura de exclusividad que rodea al mundo de los deportivos, aunque Porsche, en este caso, ha sabido segmentar aún más su gama de productos para que muchos más compradores y apasionados del automovilismo puedan unirse a las filas de la casa alemana.

Porsche dispone en su actual gama de vehículos de ofertas diferentes que pueden encajar con un amplio perfil de compradores. Desde los que buscan un SUV cómodo y espacioso (Macan y Cayenne), pasando por elegantes ejecutivos que prefieren un sedán (Panamera), hasta los que demandan prestaciones sin necesidad de disponer de un presupuesto descomunal (718 Cayman y 718 Boxster), sin olvidarnos del icono de la compañía que este año nos mostró su octava generación, el Porsche 911.

También a lo largo de su historia, la firma de Stuttgart nos ha ofrecido hiperdeportivos en series limitadas para los más acaudalados clientes, escaparates rodantes repletos de tecnología y prestaciones al alcance de unos pocos, como son el Porsche 959, el Porsche Carrera GT o el más reciente Porsche 918 Spyder. Ahora, incluso, la firma alemana ha decidido revolucionar el segmento de los coches eléctricos con su última criatura, el Porsche Taycan.

Vídeo: prueba del Ferrari F8 Tributo:

La exclusividad tiene un precio

Es cierto que Porsche es capaz de crear series limitadas exclusivas e incluso hiperdeportivos capaces de alcanzar cifras de hasta 350 km/h. Pero en el caso de Ferrari, todo lo que envuelve a la casa italiana está unido a adjetivos como exclusivo, lujoso y único. Los de Maranello ofrecen una gama mucho más limitada en cuanto a número de modelos, con el Portofino como acceso a la marca, seguidos del GTC4Lusso, el F8 Tributo en la serie de modelos con motor V8 central, el 812 Superfast en la familia de gran turismo con motor V12 delantero y el nuevo Ferrari SF90 Stradale como la gran apuesta de la compañía en los sistemas de propulsión híbridos enfocados en el rendimiento.

Para Porsche, sin embargo, esta tecnología no es ajena. Ya con el 918 Spyder demostró su capacidad de crear un vehículo híbrido de altas prestaciones, y las versiones E-Hybrid del Panamera y el Cayenne han demostrado que, tanto en eficiencia como en rendimiento, la tecnología híbrida es el futuro próximo en el segmento de los deportivos. 

Te interesa: ¿Marca el Porsche Taycan una nueva era en el coche eléctrico?

Y si nos centramos en los precios, el Ferrari Portofino es la versión de acceso a gama de la compañía, con un V8 biturbo de 3.9 litros y 600 CV que está disponible desde 212.350 euros. Mientras tanto, en Porsche puedes tener un 718 Boxster de 300 CV desde 64.326 euros o un Panamera Turbo S E-Hybrid de 680 CV por 194.819 euros

Pero, si existe una marca capaz de provocar que sus compradores estén dispuestos a pagar la cuantía que sea necesaria, esa es Ferrari. A través de sus one-off, los clientes pueden crear sus propios modelos desarrollados en colaboración con el fabricante, aunque por un precio tan prohibitivo que muy pocos son los que pueden optar a ello. Por el contrario, la firma alemana ofrece su división Porsche Exclusive Manufaktur, un programa de personalización disponible para cualquier modelo de la marca, para que todos sus clientes puedan aportar su estilo propio a su coche.

Y también modelos enfocados en la pista

Tanto Ferrari como Porsche trabajan para crear versiones de calles con un claro enfoque en la pista de carreras. Los italianos ofrecen productos como el Ferrari 488 Pista, aligerado, con mejores características dinámicas y con un extra de potencia comparado con el 488 GTB en el que está basado. En el caso de Porsche, la serie 911 GT3, el Porsche 911 GT2 RS y el 718 Cayman GT4, incluso las versiones GTS, denotan ese extra de deportividad y refinamiento enfocado en un uso en circuito que siempre ha caracterizado a la compañía alemana.

Vídeo: Porsche Cayenne Turbo S E-Hybrid 2019, lo hemos probamos:

Entonces, ¿qué me compro, un Ferrari o un Porsche? Esa decisión final tendrás que tomarla tú mismo. Ya conoces lo que ambas compañías son capaces de ofrecerte, y lo que harán para convencerte de que sus productos son mejores. La capacidad de adaptarse a casi cualquier tipo de conductor, desde el apasionado de los circuitos hasta los que buscan un coche familiar, te la ofrece Porsche; mientras que todo lo que rodea a Ferrari está envuelto en esa aura de magia y aspiracionalidad por un precio que, eso sí, deberás estar dispuesto a desembolsar si lo quieres aparcar en tu garaje.

Y además