Skip to main content

Reportaje

Motor

Grandes coches que no funcionaron: Peugeot 607

Grandes coches que no funcionaron, Peugeot 607

La gran berlina de Sochaux

A finales del pasado milenio, Peugeot presentó en el Salón de Frankfurt su último intento hasta la fecha de rivalizar con las grandes berlinas alemanas. Fue el Peugeot 607, un gran coche que no funcionó.

El 607 fue presentado oficialmente en 1999 y puesto a la venta a finales de ese mismo año. Sustituía al Peugeot 605 que la marca francesa había comercializado durante una década y cuyo éxito fue, más bien, comedido, con algún que otro problema de fiabilidad, sobre todo, en su motor V6 PRV.

Grandes coches que no funcionaron: Renault 10

Con el 607, Peugeot volvía a intentar plantar cara a los alemanes, que tenían (y siguen teniendo) la hegemonía absoluta en el segmento de las berlinas. Hoy con más fuerza, con la mayoría de marcas generalistas centrándose en hacer SUV y crossovers. 

Grandes coches que no funcionaron: Peugeot 607

En el plano estético, teníamos una berlina de tres volúmenes con proporciones clásicas, pero con un diseño elegante y armonioso. El frontal heredaba los faros en forma de lágrima estrenados en el Peugeot 206 y que continuaron el resto de modelos de la marca. 

En la parrilla, delgada y dividida por una lama horizontal, destacaba el logo del león. El capó tenía una forma de parábola, hasta llegar a las ópticas. 

En la vista lateral, la línea del techo dibujaba una bonita silueta a partir del pilar C, descendiendo suavemente hacia la zaga. Aún quedaba lejos la estética coupé. La zona posterior era, quizá, la parte más controvertida. 

Lucía unas ópticas muy grandes y horizontales, que se prolongaban hacia los laterales, y daba la sensación de que había mucha chapa. Para contrarrestar este efecto, los franceses diseñaron una tapa del maletero cóncava. 

Tres prototipos de Peugeot que se deberían haber fabricado

El interior era igualmente elegante, con un diseño del salpicadero muy conseguido y limpio. En la zona superior se encontraban los aireadores de la climatización y la pantalla del ordenador, que podía ser de dos tamaños. En el equipamiento más completo, la pantalla era más grande e incluía navegador

Debajo, se encontraba la consola central con los mandos del climatizador y el sistema de audio. El cuadro de instrumentos era convencional, con relojes de agujas, y proyectaba la información de manera clara. Diversas molduras que imitaban la madera y una tapicería de cuero en diferentes tonos creaban una atmósfera premium.

Uno de los aspectos que más se destacaba del 607 en su momento era su amplitud. Tenía una anchura bastante generosa, así como una buena altura para la cabeza. El espacio para las piernas no era su punto más favorable, aunque no era malo. 

Los asientos eran muy cómodos, aunque ya no eran aquellas butacas típicas de los coches franceses. Por su parte, el maletero ofrecía 600 litros, aunque el restyling de 2005 le restó espacio, hasta quedarse en unos 468 litros

En cualquier caso, estábamos ante una berlina elegante y clásica, pero con un diseño más atrevido que el 605, modelo que fue criticado, precisamente, por su estética anodina. 

Sin embargo, frente a su predecesor, el 607 era más largo (4,87 metros) pero tenía la misma distancia entre ejes, 2,80 metros. Esto se debía a sus largos voladizos y también a que utilizaba la misma plataforma del 605, aunque con algunas novedades: muchas soldaduras de tipo láser, el capó era de aluminio y técnica del multiplexado para los componentes electrónicos. 

Una completa gama de motores

Grandes coches que no funcionaron, Peugeot 607

Al principio, el 607 se comercializó con un motor de cuatro cilindros 2.2 litros de 160 CV y el conocido V6 de 3.0 litros procedente del 605, pero ahora con distribución variable VTC, aumentando la potencia hasta los 207 CV.

La opción diésel era un 2.2 litros HDI de 136 CV, con culata multiválvula y filtro antipartículas, una novedad en la época para cumplir con la normativa Euro 3

Con el tiempo, la marca del león fue ampliando su gama de motorizaciones, sobre todo, la oferta diésel: apareció un 2.2 litros HDI de 170 CV con cambio de seis relaciones y un nuevo motor de acceso de 2.0 litros HDI con 136 CV

Peugeot 9X8 Hybrid: el león se prepara para volver a conquistar Le Mans

Como tope de gama, la marca presentó un 2.7 HDI de 204 CV que también utilizaba el Jaguar S-Type, cuando la marca británica decidió pasarse al diésel. También hubo un nuevo motor de gasolina V6 que alcanzaba los 211 CV

Las versiones V6 eran las que presentaban mayores niveles de confort, gracias a un sistema de amortiguación variable electrónicamente de serie, que incluía dos modos, Normal y Sport. 

En cuanto a conducción y comportamiento dinámico, el Peugeot 607 destacó siempre por su aislamiento acústico, independientemente de cuál fuera la versión y motor. Sin embargo, muchos probadores de la época coincidían en un aspecto: el coche era algo “nervioso”.

Esto era porque el coche tenía reacciones algo bruscas que obligaban al conductor a hacer demasiadas correcciones. Peugeot intentó mitigar estas sensaciones introduciendo el control de estabilidad de serie en todas las versiones, pero el coche seguía teniendo ese comportamiento nervioso. 

¿Por qué fracasó?

Grandes coches que no funcionaron, Peugeot 607

El Peugeot 607 se mantuvo en el mercado durante diez años, con precios que se movían entre los 30.000 y 45.000 euros y con un nivel de equipamiento muy completo, que incluía ocho airbags, climatizador bizona, tapicería de cuero, cargador de CD, sensores de aparcamiento, faros de xenón, ajuste eléctrico del asiento del conductor…

En 2001 alcanzó su pico de ventas, con unas 34.000 unidades, pero fueron menguando en los años siguientes. 

Lo cierto es que el 607 era un buen coche, más allá de sus reacciones nerviosas cuando se le exprimía todo su potencial. Pero Peugeot arrastraba desde los años 80 un cierto descrédito a la hora de hacer berlinas grandes, debido los 604 y 605

Grandes coches que no triunfaron, Citroën C6

El Peugeot 604 fue concebido, en los 70 y 80, como la berlina de representación francesa, pero su diseño demasiado clásico y tedioso, unido a algunos problemas de fiabilidad, tiraron por la borda el proyecto. Más tarde, el 605 no mejoró mucho le legado del 604. 

A esto hay que añadir que el 605 fue ensombrecido por los exitosos 405 y 406, los representantes en el segmento de las berlinas medias. Y al 607 le ocurrió lo mismo con el 407

Es decir, la marca francesa se movía muy bien en segmentos inferiores, como demuestra actualmente con el Peugeot 508, pero no en el de las berlinas grandes, un espacio reservado a la triple entente alemana

Etiquetas:

Grandes Historias

Y además