Lista

Estilo de vida

Cruces en la cuneta: "si hubiera una en cada lugar donde alguien perdió la vida..."

  • Desde 1960, fecha de inicio de los registros oficiales, más de 100.000 personas han perdido la vida en las carreteras españolas. 
  • Muchos de los parientes y amigos de los fallecidos mantienen memoriales en cunetas y guardarraíles. 
  • Las historias que hay detrás de cada uno acaban en tragedia y son el mejor recordatorio de que algo así le puede pasar a cualquiera. 

Quizá, te hayas fijado o sabes de algún punto de una carretera en el que hay una cruz en la cuneta o un pequeño ramo de flores. A lo mejor, hasta conoces la historia que hay detrás, porque con los accidentes de tráfico pasa como con el cáncer, en todas las familias o grupos de amigos se ha dado algún caso. 

En España, hay algo más de 110.000 km de carreteras -si se incluyen las vías urbanas- y, desde 1960, año desde el que se dispone de cifras recogidas por la DGT, han fallecido en ellas más de 109.000 personas. Imagina que por cada una de ellas hubiera una cruz en la cuneta, un ramo de flores o cualquier otro tipo de memorial recordando que alguien se dejó la vida. Si se repartieran de manera homogénea por toda la red viaria, habría una cada en cada kilómetro. 

Sin embargo, los accidentes mortales se concentran mucho más en ciertas zonas, cosa de la que también dan buena cuenta la cantidad de cruces y memoriales que hay en algunas carreteras. Con frecuencia, están en tramos de la vía que no son considerados peligrosos según las estadísticas de Fomento o de la DGT, dado que la definición de tramo de concentración de accidentes acota en un espacio y un tiempo de tres años los siniestros que son tenidos en cuenta. 

Nadie los ha podido contar, pero es evidente que en las carreteras españolas hay miles de memoriales que dan cuenta de lo absurdos y evitables que son la inmensa mayoría de los accidentes de tráfico. Muchos de los parientes y amigos que los pusieron los visitan durante años, a veces hasta décadas después. Incluso a pesar de las autoridades, ya que Fomento, quien tiene la titularidad de las carreteras del Estado, llevó a cabo una campaña para retirarlos hace unos años. Poco después, muchos habían vuelto a ser colocados en su sitio. 

Preguntado a este respecto, la respuesta oficial del Ministerio es: "La Ley 37/2015, de 29 de septiembre, de carreteras, establece que en las zonas de protección de la carretera (de dominio público, de servidumbre, de afección y de limitación a la edificabilidad) sólo se permiten obras, instalaciones, usos o servicios compatibles con la seguridad viaria y con las previsiones y la adecuada explotación de la carretera. En consecuencia, cualquier actividad que pueda afectar a las zonas de protección requiere autorización del Ministerio de Fomento". 

Te interesa: Los cinco grandes cambios que la DGT prepara para 2019

Sin embargo, los memoriales de las carreteras no solo pueden ser una buena alerta para el resto de conductores, mantener una de estas cruces forma parte del proceso de duelo, que es totalmente personal. "Nuestra experiencia nos muestra que la visibilidad de las víctimas y de las consecuencias de los siniestros de tráfico es parte de la prevención", afirma la psicóloga Yolanda Domenech, Directora de P(A)T y Coordinadora del Consejo Asesor Global del Día Mundial en memoria de las Víctimas de Tráfico, que se celebra tercer domingo de noviembre. 

Ojalá, cada memorial en la carretera fuera también un recordatorio para que las autoridades hagan algo, dado que en muchos sitios bastaría apreciar su acumulación para detectar que es necesario acometer una inversión, por ejemplo, desdoblando una vía. El factor humano es siempre el principal sospechoso, pero allí donde las catástrofes se amontonan, la carretera también debería de serlo. 

Sin embargo, en sus atestados, la Guardia Civil no recoge esta causalidad como principal, y por ende, tampoco aparece en las estadísticas oficiales. Sin embargo, puede ser fácil comprobar si se ha hecho algo o no para subsanar problemas. Por eso, si la vía sigue como cuando sucedió el siniestro, es una de las cuestiones que intento reflejar aquí. Durante varios años, he estado recogiendo imágenes de estos memoriales en las carreteras siempre que he podido parar con seguridad. Tanto dentro de España como en otros países. En algunos casos, he conseguido contactar con quienes los colocaron y en otros no, pero he encontrado en otros medios la noticia del siniestro.

También me han contactado familiares a través de asociaciones de víctimas de accidentes de tráfico. Al final de los casos españoles, incluyo también algunos de otros países en los que me he encontrado con este mismo fenómeno, que es tan global como los accidentes y el duelo por los seres queridos que se marcharon demasiado pronto.

Si quieres que incluya tu historia, escríbeme a vicente.cano@axelspringer.es con el asunto 'memorial'.

Lecturas recomendadas