Reportaje

Prueba de consumo a 110 km/h: ¿sirve para algo el nuevo límite de velocidad?

Prueba de consumo a 110 km/h: ¿sirve para algo el nuevo límite de velocidad?

Vicente Cano

18/03/2011 - 10:05

La nueva velocidad máxima genérica entró en vigor hace unos días. Ponemos a prueba el supuesto ahorro de esta medida en un coche nuevo y analizamos su impacto real en el consumo de carburante asociado al transporte por carretera.

El domingo por la mañana, mientras compraba unos croissants, de repente la señora que estaba al comienzo de la cola dijo: “Bueno, y a partir de mañana, ¿a qué velocidad van a saltar los radares?”. En unos segundos, la panadería se había convertido en una tertulia como las emitidas por las televisiones. Había incluso dos personas que afirmaban haber hecho la prueba de consumo con sus coches y aseguraban que, a 110 km/h, les daban apenas unas décimas de menos que cuando circulaban a 120 km/h.

Preferí no meterme en la conversación, que enseguida degeneró hacia la suerte que habían tenido los fundadores de Eco CD, la empresa de Alicante que había fabricado a toda prisa las pegatinas para adaptar las más de 6.000 señales de 120 km/h afectadas... ¿Mi secreto? Que yo ya había concluido mi propia experiencia al respecto justo el día anterior, con los sorprendentes resultados que te voy a contar.

Con los datos que el ministro de Industria, Miguel Sebastián, había aportado el día que presentó el Plan de Ahorro Energético bullendo en mi cabeza, me había subido al coche elegido. Decidimos que debía ser un Seat Ibiza 1.6 TDI de 90 CV, no porque sea el coche tipo que conducen todos los españoles, ni mucho menos, sino porque fue el más vendido durante el pasado mes de febrero.

 

Para ajustar al máximo la velocidad real a la que circulaba, utilicé un Drift Box, el mismo aparato que empleamos en nuestros tests de conducción para determinar las prestaciones de cada modelo. La medición del gasóleo que entraba en el depósito se hizo las dos veces en el mismo surtidor y después de que el vaso de expansión se llenara hasta el máximo, una operación que lleva algunos minutos. Nada más lanzarme a la carretera, anoté que el cuentakilómetros del Seat Ibiza tiene un margen de error bastante pequeño, pues a 120 km/h reales, indica 115 km/h. Segunda anotación: prácticamente todo el mundo ya circulaba por debajo de esa velocidad.

El trayecto de ida hasta Villarrubio (Cuenca) y vuelta hasta el surtidor fue, salvo por el paisaje netamente primaveral y por la media docena de adelantamientos que tuve que hacer, uno de los más aburridos de mi vida.

Y ahora, a 110 km/h

Pero la segunda parte sería todavía peor: iba a 110 km/h con la percepción de circular casi parado y la aguja del cuentarrevoluciones no superaba las 2.000 vueltas.
No adelantar a nadie (solo rebasé vehículos que nunca circulan a más de 80 km/h) resulta excesivamente monótono, pero a cambio, si se trataba de ahorrar, la conducción eficiente que estaba llevando a cabo –sin tocar el freno y acelerando y decelerando con el control de velocidad- me estaba viniendo de perlas.

Después de completar el segundo recorrido, empezaron los cálculos y las verificaciones. En el mismo trayecto, el Ibiza se se había tragado a 110 km/h exactamente 0,72 litros menos de diésel plus que a 120 km/h. ¡Oh, sorpresa! Esto representa un ahorro de carburante del 13,2%, casi la misma cifra que dio en un primer momento el Ministerio de Industria, cuyos datos  estimaban el ahorro entre el 10 y el 15%.

La investigación continúa: más datos

Actualmente, los desplazamientos que se llevan a cabo a bordo de turismos representan alrededor del 52% del consumo de carburantes de origen fósil en España. Esto, de primeras, ya reduciría a la mitad el supuesto ahorro que el Gobierno prevé lograr. Pero es que además, para conseguirlo, todo el mundo tendría que circular siempre a esta velocidad, algo que firmarían ahora mismo quienes van en coche a su trabajo cada mañana en el entorno de una gran ciudad (una operación que representa la inmensa mayoría de los desplazamientos para millones de conductores cada semana).

Hacer un viaje por carretera a 110 km/h en lugar de a 120 km/h sí podría dejar una huella de hasta el 15% en el consumo del vehículo. Sin embargo, el impacto que tendrá la medida en el consumo de carburantes en toda España, según se afirma desde el Instituto de Investigación del Automóvil (Insia), será unas diez veces menor, es decir, entre el 1 y el 2%.

Por suerte, el Ministerio de Industria ha incluido algunas medias más en el Plan de Ahorro Energético (algunas también vinculadas al transporte). Una de ellas es el establecimiento de líneas de financiación de proyectos incluidos en los Planes de Movilidad Urbana Sostenible, que se limitan a ciudades de entre 20.000 y 50.000 habitantes.

En España hay 251 de estos municipios, lo que hace casi imposible poder valorar su aplicación en términos de ahorro energético. Hay otra medida que regula un incremento de la proporción de biodiésel hasta el 7%, cuyo impacto no será ni mucho menos mayor en la reducción de consumos que el nuevo límite de velocidad. La última de las disposiciones que se incluyeron en el plan y que afectan al automóvil resulta más prometedora, pero también más desconcertante: el Gobierno habla de establecer subvenciones de 20 euros por neumático, hasta un máximo de 240.000 unidades, para cubiertas calificadas como ecológicas según la etiqueta A por el Reglamento CE 1222/2009. Esta normativa entraría en vigor el 1 de noviembre de 2012 y, de momento, nadie sabe dónde se establecerán los límites para catalogar  un neumático.

Entre tanto, los 110 km/h de velocidad máxima ya se han empezado a aplicar con un ejemplar seguimiento por parte de la mayoría de los conductores. Según la DGT, la medida afecta a 12.000 kilómetros de autopistas y autovías.

 

¿Y las multas por exceso de velocidad?

Según Automovilistas Europeos Asociados (AEA), con el nuevo límite de 110 km/h, las denuncias por velocidad podrían llegar a aumentar hasta en un 30%, lo que también afectaría directa y negativamente al bolsillo del conductor.

Así pues, ¿se ha tomado esta disposición, principalmente, a causa de un afán recaudatorio y por encima de otras cuestiones? Manuel Mato Vázquez, secretario general de la Unión de Guardias Civiles (UGC), opina que sí.

Dónde se ha medido

El tramo de la A-3 escogido fue desde el kilómetro 12, en Rivas (Madrid), hasta el kilómetro 93, en Villarrubio (Cuenca). La prueba se llevó a cabo en condiciones casi ideales para la circulación, a mediodía de un sábado con 130C y sin tráfico apenas. Con el fin de compensar la diferencia de altura entre los dos puntos, cada recorrido fue de ida y vuelta y se repostó en el mismo surtidor.

Resultados de la prueba de consumo: ahorro de 0,72 litros (13,2%)

- A 120 km/h

Hora de salida: 13:17 h

Hora de llegada: 14:52 h

Cambios de marcha: 3

Frenazos: 0

Temperatura (en grados celsius): 13

Consumo: 8,28 litros

- A110 km/h

Hora de salida: 14:58 h

Hora de llegada: 16:39 h

Cambios de marcha: 3

Frenazos: 0

Temperatura (en grados celsius): 13

Consumo: 7,56 litros

3 Preguntas a... José María López, subdirector del Instituto de Investigacion del Automóvil

“El ahorro estará entre el 1 y el 2%”
AUTOBILD.ES: Ustedes han hecho un estudio que rebate las afirmaciones del Ministerio de Industria sobre el plan de ahorro energético. ¿En qué se basan?

José M. López: En el parque móvil español, tipos de desplazamientos y peso de cada clase de vehículo y transporte en el consumo de carburante, entre otras muchas variables que manejamos. Pero me gustaría mucho conocer al técnico de Industria que llegó a la conclusión de que bajando la velocidad a 110 km/h, el consumo energético del transporte se reduciría hasta en un 15% (risas).

AB.ES: ¿Cuál es el impacto que creen que tendrá el nuevo límite en realidad?

JL: Si tenemos en cuenta la proporción de los desplazamientos en turismo que se hacen por autopista o vías rápidas -y a esto le añadimos que el peso de este tipo de vehículos en el consumo de hidrocarburos no es mayor del 52%-, más otra serie de factores que van recortando más estos porcentajes, finalmente, el ahorro de esta medida estará entre el 1% y el 2%. Desde luego, será una reducción importante, pero ni mucho menos tanto como se ha anunciado.

AB.ES: Del resto de medidas adoptadas por Industria, ¿hay alguna que podría tener un mayor impacto?

JL: Desde luego, el consumo de hidrocarburos se podría reducir más si se promoviera el uso de neumáticos de baja fricción, aunque de momento, esta medida resulta prácticamente imposible de articular. El resto de actuaciones se notará todavía menos en este sentido, porque en nuestro ‘mix’ energético, las centrales de ciclo combinado representan apenas el 5%.

 

Conclusión

A partir de 100 km/h, el rozamiento aerodinámico es el factor que más influye en el consumo de un vehículo. Con los datos en la mano, puedes llegar a obtener una significativa reducción del gasto de carburante al circular a 110 km/h en lugar de hacerlo a 120 km/h. Además, habrá que tener en cuenta la relación peso-potencia del coche en cuestión, los desarrollos del cambio... y los atascos, que es donde más se consume. Puede que el Gobierno acierte o no, pero no hay duda de que si sigues un estilo de conducción eficiente, tu bolsillo sí que lo acabará notando.

(Fotos: Víctor Henao. Gráfico: AUTO BILD España) 

Si quieres saber cómo ahorrar de forma efectiva circulando a 110 km/h, encontrarás el Práctico sobre cómo hacerlo en AUTO BILD, nº 277 (ya a la venta en tu quiosco, desde el viernes 18 de marzo).

Lecturas recomendadas

Buscador de coches