Skip to main content

Aquí tienes a cinco SUV pequeños que quieren ser tus aliados urbanos.

Basta ya de enormes SUV con tracción integral para circular por ciudad. Aquí traemos cinco opciones mucho más sensatas y prácticas: el Kia Stonic, Opel Crossland X, Mazda CX-3, Seat Arona y Volkswagen T-Roc en esta comparativa de SUV urbanos. Todos con motores de gasolina y tracción delantera. Pueden ser tus nuevos compañeros para un uso diario y, a la vez, un buen vehículo para disfrutar con la familia.

No te pierdas: Comparativa: Kia Ceed/VW Golf/Opel Astra/Honda Civic/Renault Mégane

Sus potencias van de los 115 a los 130 CV. Además, estos propulsores te sorprenderán con sus bajos consumos medios (en torno a los 6,5 l/100 km). Todos, excepto el Seat y el Volkswagen (lo harán a finales de 2018) cumplen con la norma Euro 6d-TEMP. El Kia, el Mazda y el Opel ya están preparados en este apartado. ¿Será suficiente para ganar esta comparativa?

Vídeo: no se te ocurra hacer offroad con estos 7 SUV:

Comparativa: Kia Stonic, Mazda CX-3, Seat Arona, Opel Crossland X y Volkswagen T-Roc

Comparativa SUV urbanos

5. Mazda CX-3 

El Mazda CX-3 es un coche que sabe diferenciarse, por eso es un ejemplar único en este segmento. Es una valoración subjetiva, pero sus líneas fluidas y dinámicas lo convierten, a nuestro parecer, en el coche con más atractivo de esta comparativa. Pero su habitabilidad anulará las posibles escapadas de fin de semana. Detrás, solo irán realmente cómodos adultos que no pasen de los 1,75 metros de altura... Y niños, claro. Su motor es un cuatro cilindros atmosférico, con una respuesta silenciosa a la par que briosa. A este 2,0 litros le gusta ir alto de vueltas y, aunque en nuestro test de consumo ha gastado 6,7 l/100 km, si quieres llevarlo rápido, sube fácilmente a las diez. En confort, le penaliza el carácter rebotón de su suspensión sobre asfalto en mal estado. Además, los asientos, con un mullido escaso, no evitarán que sientas los baches en tus riñones.

Comparativa SUV urbanos

4. Opel Crossland X

Todo comienzo es difícil. Por eso el primer coche fabricado por Opel en colaboración con Peugeot tiene algunas tachas. Los enormes pilares A con un parabrisas muy adelantado perjudican la visibilidad del conductor y en las plazas traseras, con asientos individuales variables, hay poco espacio. Además, estas butacas crujen sobre asfalto en mal estado. Lo compensa su salpicadero: bien rematado con superficies mullidas y sus amplios asientos delanteros. El chasis del Opel Crossland X tiene un tarado algo blando, lo que arroja luces y sombras. El Opel filtra bien los baches pero en curvas balancea demasiado. El motor necesita girar a 2.000 rpm para mostrar algo de nervio y sus frenos, que requieren 38,2 metros para pasar de 100 km/h a 0, nos han parecido demasiado flojos. Sobre todo si los comparas con los 36,0 metros que necesita el Mazda CX-3.

Comparativa SUV urbanos

3. Kia Stonic

Es un coche equilibrado que no tiene taras reseñables ni destaca especialmente en ningún aspecto, a excepción de su excelente garantía de siete años, que hace palidecer a sus rivales. Es un SUV, en definitiva, perfecto para el uso urbano, gracias a sus ajustados 4,14 metros de longitud, y tiene un espacio interior que, si bien no es para tirar cohetes, sí hemos comprobado que es muy aprovechable en relación a sus medidas. Y a eso añade otro punto a su favor: tiene un salpicadero moderno e intuitivo. Flaquea, sin embargo, el maletero. El Kia Stonic cubica hasta un máximo de 1.155 litros, lo que significa que en sus rivales entra, como poco, una maleta más, de modo que este apartado no puntúa mucho. Sí lo hace el motor, su tres cilindros le permite pasar de 0 a 100 km/h en 10 segundos y alcanzar los 185 km/h. El tarado de su suspensión es firme, lo que lo vuelve ágil pero le penaliza a nivel de confort sobre asfalto en mal estado.

Comparativa SUV urbanos

2. Seat Arona

Con sus 4.138 milímetros de largo, el Seat Arona es el más pequeño de la comparativa, a lo que hay que añadir que, gracias a sus escasos 1.184 kilos, también es el más ágil de los cinco. Y esto combina muy bien con su acertada suspensión, que ha sido ajustada con un tarado firme y deportivo que permite guiarlo con aplomo y seguridad por carreteras de montaña. Tiene el motor menos potente, de 115 CV (como el del Volkswagen) pero logra unas prestaciones sorprendentemente buenas y el mejor consumo medio de todos, con 6,5 l/100 km. Y lo mejor de todo: aunque es el de menor longitud, es de los  que más espacio ofrece en su interior. Los ingenieros han hecho un gran trabajo en el aprovechamiento del habitáculo que, además, está muy bien acabado. Una pena que los frenos necesiten casi 38 metros para detenerlo desde los 100 km/h.

Comparativa SUV urbanos

1. Volkswagen T-Roc

Muchas virtudes y pocos defectos en el pequeño SUV de Wolfsburgo. Ofrece un cuidado habitáculo, excelentes acabados, un comportamiento muy equilibrado y el mejor sistema de conectividad. Por ello, se ha llevado el primer puesto. Y es que, básicamente, este SUV es un Volkswagen Golf, de modo que hereda muchas de sus cualidades. Pero junto a sus cómodos asientos, su espacioso interior, su equilibrada suspensión y su más que generoso ejército de asistentes de seguridad, por desgracia, el Volkswagen T-Roc también tiene algunas debilidades. Es el más lento de todos y su motor de tres cilindros no se siente tan alegre como en el Arona. En acabados está por detrás del Golf, pero junto al Seat, es el que más puntúa en esta comparativa. Al Volkswagen, lo penaliza no cumplir todavía con la norma Euro 6d-TEMP. 

Opinión

Al final, nadie puede hacerle sombra al T-Roc. Pero, aun así, sus rivales se le acercan mucho, Este segmento aún nos dará muchas sorpresas. 

Lecturas recomendadas