Logo Autobild.es

Prueba del Opel Crossland X 1.2T 110 CV: ¿monovolumen o SUV?

El Opel Crossland X ofrece más soluciones de monovolumen que de SUV para moverse cómodamente por la ciudad y cumplir en carretera... Pero sin demasiadas prisas ¡y con elegancia!

Esta es mi prueba del Opel Crossland X 1.2T 110 CV, un modelo que se mueve entre el segmento de los monovolúmenes y los SUV. Nos conocimos hace tres años, en Venecia. Pero no me robó el corazón. Y durante todo este tiempo he seguido asociando aquella mágica ciudad italiana a la homónima canción de los Hombres G... Y no a aquel ligue fugaz con el Crossland X que ya se presentaba bajo el influjo del Grupo PSA como sustituto de un monovolumen como el Meriva. ¿En serio?

¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

Ante semejante alarde de imaginación, había que salvar la noche. Y reconozco que, contra todo pronóstico, este SUV de Opel se sabía desenvolver con cierta agilidad y estilo entre el tráfico urbano y en carretera. Así que fueron unos kilómetros agradables y quedamos para más adelante, ya en Madrid.

Prueba del Opel Crossland X 1.2T 110 CV: ¿monovolumen o SUV?

Esta vez, mi prueba del Opel Crossland X ha sido más distendida, y ya no me sorprendió que su nombre fuera un poco una pose más propia de Tinder que de sus nulas cualidades off road, fruto de la moda crossover: SUV urbanitas que, por sus formas cúbicas y algo elevadas del suelo, con protecciones en la carrocería y una gran conectividad, sorprenden por su polivalencia en el día a día...

No te pierdas esta Comparativa: el Dacia Duster contra sus rivales

Además, la gama de motores pequeños del Opel Crossland X resultan económicos para las distancias cortas y no se ven demasiado lastrados por un peso excesivo. Un buen partido, ¿no? Pues este, además, es un niño bien, con el acabado tope Ultimate (llantas de 17", sistema Navi900 IntelliLink, siete altavoces y subwoofer, lunas tintadas, techo solar, head-up display...

Al volante del Opel Crossland X 1.2T 110 CV

Recordaba las ventajas de la elevada posición de conducción del Opel Crossland X, su buena visibilidad, al menos, de la mitad del coche hacia delante... Detrás, todo sigue siendo algo más justo, pero es ídem decir que esa altura del conjunto -que viéndolo desde fuera nunca me apasionó- redunda en la practicidad y el confort: de un lado, permite que a los pasajeros de las filas posteriores no les agobie la altura del techo (que aquí, además, es panorámico); de otro, el maletero crece a lo alto en capacidad y la boca de carga es amplia y relativamente accesible.  

El Opel Crossland X 1.2T 110 CV, este pequeño SUV con aires de monovolumen -o al revés- parte de los 16.582 euros, aunque con este acabado Ultimate y el motor 1.2T de 110 CV y caja automática de seis velocidades, se va a los 25.700. Según nos hemos ido conociendo más, me han gustado sus calidades, contenidas proporciones y un cambio que no cambio: buenos desarrollos y especial rapidez en modo secuencial (lástima de levas en el volante)... O para no tener prisa en moverte de la D, y no echar en falta un motor algo más picante, como el de 120 CV.   

Conoce cómo trabajamos en Autobild.

Etiquetas: SUV

Valoración

Nota8

Prueba del Opel Crossland X 1.2T 110 CV: ¿monovolumen o SUV? El Opel Crossland X ofrece más soluciones de monovolumen que de SUV para ir sin prisa y con elegancia

Lo mejor

Calidades, cambio secuencial, contenidas proporciones

Lo peor

A veces se echa en falta un motor algo más potente