Skip to main content
Imagen de perfil de Susana Martín
La opinión de
Susana Martín

Por qué varios fabricantes quieren limitar la velocidad máxima a 180 km/h

Por qué varios fabricantes quieren limitar la velocidad máxima a 180 km/h

La velocidad es un importante factor de accidentes, pero la gente no es consciente de ello.

Cuando Volvo anunció que, a partir de 2020, limitaría la velocidad máxima de todos sus modelos a 180 km/h, muchos se preguntaron por qué. La propia marca se adelantó para dar explicación ante su decisión: dado que tradicionalmente ha sido uno de los fabricantes más preocupados por la seguridad, han decidido atacar a una de las principales causas de accidentalidad (y mortalidad) actuales, la velocidad. Y aunque a muchos les pueda parecer una medida polémica, lo cierto es que tiene una base real.

Por qué Volvo decide limitar la velocidad de sus coches a 180 km/h

En línea con su tradicional preocupación por la seguridad vial, Volvo puso en marcha el llamado "Visión 2020", un ambicioso proyecto que persigue como objetivo que el próximo año no se haya ni un solo fallecido o herido grave como consecuencia de un accidente de tráfico con un Volvo.

Dentro de este plan llevó a cabo un concienzudo estudio para detectar los principales problemas de seguridad vial, y encontró tres importantes causas:

  1. La velocidad.
  2. El consumo de drogas y alcohol al volante.
  3. Las distracciones.

Por ello, desde Volvo han decidido implementar tecnologías que modifiquen el comportamiento de los conductores al volante. "Queremos plantear la cuestión de si los fabricantes de automóviles tienen el derecho -o quizá incluso la obligación- de instalar en los vehículos tecnologías que modifiquen el comportamiento de sus conductores para hacer frente a cuestiones tales como el exceso de velocidad, el consumo de alcohol y drogas o las distracciones", ha dicho Håkan Samuelsson, presidente y director ejecutivo de Volvo.

Dicho y hecho, la marca ha anunciado que, a partir de 2020, sus coches tendrán su velocidad máxima limitada a los 180 km/h. Aunque es la única que lo ha anunciado oficialmente, los rumores son que otros fabricantes podrían seguir su estela.

Todos los coches llevarán un sistema que ajuste la velocidad al límite permitido en 2022

De hecho, la legislación podría incluso obligar a que el vehículo se ajuste a los límites permitidos. Desde el Parlamento Europeo se ha aprobado una directiva que obligará a que los nuevos vehículos vendidos en la UE a partir de mayo de 2022 vengan equipados con asistentes de velocidad inteligentes y sistemas avanzados de frenado de emergencia. Se calcula que el asistente de velocidad inteligente podría reducir las muertes en la carretera en un 20%.

No te pierdas: Aprobado: los limitadores de velocidad serán obligatorios desde 2022

Esta normativa afectará a todos los nuevos coches, furgonetas, camiones y autobuses deberán llevar de serie estos dispositivos. El sistema alertará al conductor en caso de superar los límites de velocidad e, inicialmente, el conductor podrá desactivarlo.

Los coches también deberán ir equipados con mecanismos de frenado inteligente, sistemas avanzados de advertencia por distracción, de mantenimiento de carril, de detección de marcha atrás, interfaz para la instalación de alcoholímetros antiarranque, señal de frenado de emergencia, y un registrador de datos de accidentes (la caja negra).

¿Debería limitarse a 180 km/h la velocidad de los coches?

Si en autopista existe un límite de velocidad de 120 km/h (130 km/h en otros países europeos), ¿para qué queremos coches que corren 250 km/h? En mi opinión, estas son medidas más que necesarias. Como ya explicaron desde Volvo, "las personas, sencillamente, no se dan cuenta del peligro de la velocidad", ha sido el argumento esgrimido por el fabricante para tomar esta decisión. Y no puedo estar más de acuerdo con ello.

No te pierdas: Estos son los límites de velocidad que tendrás que cumplir en 2019

Y es que, a pesar de que muchos se nieguen a verlo, los datos están ahí, y la importancia de la velocidad como factor decisivo en los accidentes y su gravedad es tal, que hay que hacer algo al respecto. Circular en carretera abierta ha de implicar respetar una serie de límites; y si los conductores no lo hacen como iniciativa propia, tendrán que ser los fabricantes de coches quienes, como medida de responsabilidad propia, limiten la velocidad de sus vehículos.

Quien quiera correr podrá hacerlo en un circuito, con todas las medidas de seguridad pertinentes. 

Y además