Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Viejas leyendas: Volvo 900

Volvo 900

El Volvo 900 quiso seguir las nuevas modas que llegaban en los noventa.

El Volvo 900 fue uno de los últimos modelos fabricados en el siglo XX de la marca sueca. Hablamos de un coche que, a pesar de sufrir un cambio en el apartado de diseño que modernizó la imagen de la compañía, seguía recordando a los tradicionales modelos de la firma con sede en Gotemburgo. Su estética, por cierto, anticipó la del conocido Volvo 850, nombres que marcaron un hito en la compañía.

No te pierdas la prueba del Volvo V60

Volvo 700

La serie 900 de Volvo sucedió a la gama 700 de la misma compañía. Si bien, el Volvo 900 fue una mejora de conocida serie 700, convirtiéndose en un “restyling” que modificó diversos apartados. El Volvo 700 estuvo en el mercado en la década de los ochenta, siendo una berlina de corte clásico con líneas angulosas que a día de hoy son bien reconocidas en la marca. El Volvo 900, por su parte, quiso nadar a favor de la corriente.

VÍDEO: Este es el nuevo Volvo S60

Un cambio de moda

A finales de los años 80 los diseños de los coches habían cambiado de manera importante. Las berlinas tradicionales modificaron su estética, dejan atrás la posición de la luneta tan vertical para estilizar la figura de las carrocerías. El Volvo 900 se basó en la serie 700 para ofrecer a los clientes una imagen renovada de las berlinas de la marca, con trazos menos rectos y más armonía en las líneas.

Un esqueleto similar

La imagen cambió de buena manera pero en el fondo, el Volvo 900 y el 700 eran prácticamente el mismo coche. Mismas suspensiones, mismos motores, mismas cajas de cambio, los elementos en buena medida eran compartidos. Si bien, el Volvo 900 montaba una instrumentación diferente además de un nuevo motor de 6 cilindros en línea de 3.0 l de cilindrada, el B6304F, de doble árbol de levas en culata y cuatro válvulas por cilindro.

Motor 3.0

El V6 de 2.8 l que vendía la marca, conocido como el "PRV", fue sustituido por el B6304F. Se trataba de una mecánica con novedades importantes en materia de ingeniería. La culata y el bloque eran de aleación, además los con taqués hidráulicos y bobinas de encendido independientes. Esta tecnología fue utilizada posteriormente en los famosos motores de cinco cilindros de la marca.

Lecturas recomendadas