Día 2 test F1 2020

Ferrari F1: En Maranello solo vale la victoria

El equipo Ferrari lucha por volver a dominar en la Fórmula 1 en 2020. La histórica escudería lleva sin ganar un campeonato desde el título de constructores de 2008.

La Scuderia Ferrari atraviesa actualmente una preocupante época de sequía en la F1. No han ganan un título desde que en 2008 Kimi Räikkönen y Felipe Massa lograran el Mundial de Constructores. Un año antes, Kimi ganó el título de pilotos, y desde entonces tampoco ha vuelto a subir a lo más alto un piloto con el mono de Ferrari. Trece años después, y tras perder diferentes batallas frente a Red Bull y Mercedes, en Maranello tienen claro que solo vale la victoria.

SF1000, el F1 de Ferrari para 2020

El equipo Ferrari está decidido a ser rival de Mercedes y Red Bull en la temporada 2020 de Fórmula 1 con el SF1000, el monoplaza con el que cumplirán 1000 carreras en la F1 (de ahí su nombre). Mattia Binotto, director técnico de la Scuderia, ha explicado que han trabajado en su diseño durante los últimos meses y que representa un paso adelante con respecto al coche de 2019, el cual se mostró irregular durante el año pasado: ganó carreras, pero no plantó cara a Mercedes como para pelear el título.

En el interior del SF1000, ruge un motor V6 Turbo diseñado, fabricado y desarrollado en Maranello, capaz de garantizar potencia y fiabilidad, y que ha evolucionado constantemente desde el año 2014. El mismo propulsor lo montan los equipos Haas y Alfa Romeo Racing.

El objetivo del SF1000, desvelado en una espectacular presentación en Reggio Emilia (Italia), no es otro que ser el coche que más carreras gane y lograr los títulos de pilotos y constructores... algo que parece complicado pero que dadas las pequeñas diferencias entre equipos a finales del año pasado, no es imposible si han hecho un buen trabajo en invierno. Lo mínimo que se le puede pedir a Ferrari es que luche hasta el final de la temporada por el título… cosa que no hacen desde la época de Fernando Alonso.

Pilotos: Sebastian Vettel y Charles Leclerc

Sebastian Vettel y Charles Leclerc volverán ser los pilotos de Ferrari por segundo año consecutivo, después de un 2019 marcado por la polémica. Y es que en su debut, Leclerc consiguió luchar de tú a tú, e incluso superar regularmente, al cuatro veces campeón del mundo de F1. En Ferrari, sin embargo, no le consideraron el piloto líder del equipo durante la temporada.

Este año Vettel y Leclerc parten desde cero, y en teoría no hay ni piloto número uno ni piloto número dos. Es el último año de contrato de Sebastian, que ya habría empezado a negociar su renovación, mientras que Leclerc acaba de ampliar su contrato hasta el año 2023. 

Si ambos pilotos consiguen mostrar su mejor versión en 2020 y desde el muro de boxes Ferrari toma decisiones acertadas en lo que a gestión de sus competidores respecta, el equipo estará en una muy buena posición para luchar por el título, siempre y cuando el coche esté al nivel de Mercedes. 

Ferrari F1 en 2019: Con victorias, pero peor de lo esperado

Charles Leclerc victoria en Monza

2019 no fue un buen año para la Scuderia Ferrari. Si bien consiguieron subir a lo más alto podio en el GP de Italia (con Charles Leclerc), algo que no hacían desde que Fernando Alonso ganase en 2010, se quedaron lejos de pelear por el campeonato con Mercedes.

Tres victorias (dos de Leclerc y una de Vettel) fueron insuficientes en 2019 para pelear por el título contra un Hamilton que mostró su mejor versión. Y no solo eso, el coche fue muy irregular, con continuos problemas de rendimiento a finales de temporada.

Al menos los errores deben haber servido para hacer autocrítica y aprender de cara a un importante 2020, clave para el futuro del equipo antes de que comience el nuevo reglamento en 2021 y de renovar – o no- a Vettel.

Scuderia Ferrari: La historia del equipo más grande de la F1

La historia del equipo Ferrari ha ido siempre de la mano de la competición; de hecho, Ferrari nació como departamento de competición de Alfa Romeo, antes de convertirse en equipo independiente. Fundada por Enzo Ferrari en 1929, la escudería de Maranello ha formado parte de la Fórmula 1 desde la segunda carrera de la historia del campeonato, disputada en Mónaco el 21 de mayo de 1950, aunque antes ya competían en los campeonatos que se celebraban en aquella época.

Ferrari en 1950

A lo largo de su historia, Ferrari ha logrado un total de 16 Campeonatos del Mundo de Constructores y 15 de Pilotos. Suma más de 230 victorias en la categoría reina y más de 700 podios. Asimismo, ha contado en sus filas con algunos de los mejores pilotos de la historia. Muchos de ellos, salvo Alain Prost, Fernando Alonso o Gilles Villeneuve, fueron campeones.

Su primer campeón, en 1952, fue Alberto Ascari, que repitió campeonato en 1953. El argentino Juan Manuel Fangio, pentacampeón del mundo, dominó la F1 en 1956 y Mike Hawthorn se impuso en 1958. Phil Hill, en 1961, continuó con los triunfos de la mítica Scuderia. Tres años después, el “campeón total” al haber ganado títulos de automovilismo y motociclismo, Johnny Surtees, se alzó con su único campeonato mundial de F1.

Hubo que esperar 13 años hasta que Niki Lauda se alzase con el campeonato en 1975 y luego, tras perder la batalla en 1976 frente a James Hunt, volvió a triunfar en 1977. El sudafricano Jody Sheckter cerró la década de los 70 con el campeonato de 1979. Llegó entonces la gran sequía de triunfos de Ferrari, que no volvió a vencer hasta que Michael Schumacher brillase en el año 2000, después de cinco años compitiendo sin éxito en la formación italiana.

Michael Schumacher en el GP Japón del 2000

Michael se convirtió en un gran ídolo dentro de la Scuderia y también en la Fórmula 1: hasta 2004 ganó todos los títulos en juego, cinco campeonatos consecutivos. En 2007, aprovechando la batalla interna en McLaren, Kimi Räikkönen logró el último campeonato de pilotos hasta el momento. Un año después fue una pieza clave del título de constructores de 2008, último conseguido por Ferrari hasta la actualidad.

La Scuderia se encuentra en uno de los momentos más delicados de su historia. No solo por la falta de logros importantes, sino porque en la última década se han producido importantes cambios directivos que han desestabilizado al equipo. Desde la dimisión del ex presidente, Luca Cordero di Montezemolo en 2014, la salida de Stefano Domenicali aquel mismo año, la muerte de Sergio Marchionne, la llegada de responsables como Marco Mattiacci o Maurizio Arrivabene, que no consiguieron llevar al éxito al equipo, y ahora Mattia Binotto, que lucha por lograr lo que no hicieron sus predecesores.

Ferrari debe dejar de ser el equipo que imita las evoluciones técnicas de sus rivales temporada a temporada y que siempre va a rebufo para tomar la delantera, gestionar correctamente el equipo y cumplir lo que piden en Maranello: volver a ser la referencia en la Fórmula 1.