Skip to main content

Reportaje

Motor

¿Es cierto que Seat podría dejar de fabricarse en Martorell en 2029?

Wayne Griffiths, consejero delegado de Seat, en la última presentación de resultados de la compañía española del grupo Volkswagen.
Wayne Griffiths, consejero delegado de Seat, en la última presentación de resultados de la compañía española del Grupo Volkswagen.

REUTERS/Albert Gea

Los fabricantes de coches están en plena reconversión a los retos de la movilidad que se les presentan en el presente para asegurar su superviviencia en el futuro. Y esto está dando lugar a decisiones estratégicas que hasta hace poco parecían impensables. Por ejemplo, ¿es cierto que Seat podría dejar de fabricarse en Martorell en 2029? ¿Qué tiene que ver el éxito de Cupra?

Todas las marcas han acusado de una y otra manera los efectos de la pandemia, la crisis de los semiconductores, la incertidumbre económica, las nuevas restricciones a la movilidad, la entrada en vigor del protocolo de homologación de emisiones WLTP, la consiguiente subida de precios en algunos modelos, la reciente guerra en Ucrania... y Seat no ha sido una excepción. 

VIDEO

Vídeo: 70 años de Seat

Y ello, a pesar de haber estado registrando en los últimos años pre Covid los mejores resultados de su historia y de haber terminado 2021 como líder del mercado español (con 70.523 unidades vendidas) gracias a una gama muy renovada y, en concreto, a la buena aceptación de modelos como el Seat Arona (que también fue el más matriculado, con 21.946 unidades), o el Seat León

Sin embargo, ni siquiera estos números tan positivos podrían ser suficientes para que la marca española -que tras sus más de 70 años de historia es la única que proyecta, desarrolla y fabrica en nuestro país- no esté en el punto de mira de propios y extraños en cuanto a su continuidad. Al menos, tal y como la hemos conocido hasta ahora. 

De hecho, las recientes declaraciones de Wayne Griffiths, consejero delegado de Seat y Cupra, durante la última presentación de resultados de la compañía, han confirmado que se esperan cambios de importante calado en ambas firmas ante la pérdida de peso de la primera y el éxito cosechado por la segunda, algo que, por lo pronto, podría afectar directamente a la producción. 

En esta comparecencia del pasado mes de marzo, marcada por las pérdidas por valor de 256 millones de euros declaradas por Seat en 2021, atribuidas sobre todo a la crisis de los semiconductores, Griffiths señalaba que “La viabilidad futura sostenible de nuestra empresa está muy relacionada con el crecimiento de Cupra, una palanca para aumentar la rentabilidad”. 

Y esto, junto a los planes de que de aquí a 2025 haya proyectados hasta cuatro modelos de Cupra (que el año pasado logró una facturación de 2.200 millones de euros y espera 5.000 millones para 2022)... frente a ninguno de Seat ha hecho que diferentes voces hayan augurado no sólo que Seat pueda deje de fabricar en Martorell en 2029, sino que esté condenada a una lenta desaparición. 

En este sentido, en unas declaraciones recogidas por la 'Tribuna de la Automoción', el presidente del Comité de Empresa de Seat y miembro del Consejo de Supervisión del Grupo Volkswagen, Matías Carnero, ha llegado a acusar al máximo responsable del consorcio alemán, Herbert Diess, de "no querer a Seat" y de dejarla en desventaja incluso en los ambiciosos planes de electrificación.  

Seat reivindica su papel

No obstante, fuentes de la marca consultadas por AUTO BILD.ES aseguran que "aún no hay una decisión tomada respecto a los planes para 2029" y aunque reconocen que este es un modelo clave para el devenir de la compañía y que Cupra está demostrando una gran rentabilidad, Seat sigue reivindicando su "importante papel" en estos momentos de "transición energética"

De hecho, pese a que en el horizonte esté la electrificación impuesta por la Unión Europea para todos sus Estados miembros de aquí a 2035 (y la consecuente desaparición de los vehículos de gasolina y diésel), desde Seat se muestran cautelosos debido al lento arranque real que estas formas de movilidad están teniendo en países como España, con sólo una incidencia del 8% en nuestro país. 

En consecuencia, la septuagenaria firma española aboga por seguir siendo una referencia tanto en España como en Europa (sólo en Alemania, por ejemplo, se vendieron el año pasado una cuarta parte de sus casi 400.000 unidades totales producidas, según datos de la compañía) y observar mientras muy de cerca el desarrollo real del vehículo eléctrico en el continente.    

Cupra: más héroe que villano

A día de hoy, lo que es un hecho constatado es que el éxito desde su lanzamiento de Cupra ha sido mucho mayor de lo que sus ilusionados y optimistas responsables ya nos transmitieron a algunos medios de comunicación en 2018, durante su puesta de largo oficial en Terramar, junto a la localidad barcelonesa de Sitges. 

Ya en aquel momento, en una mesa redonda muy restringida en la que participaron el entonces el CEO de Seat, Luca de Meo, el director general de la firma española, Mikel Palomera, y el jefe de la recién nacida Cupra, el propio Wayne Griffiths, no negaban ante nuestras preguntas que Cupra, pese a comenzar con un Ateca de combustión y 300 CV, llegase a acaparar la nueva electromovilidad...

...¿frente a Seat? Tal y como reconocían entonces fuera de micrófono, era una apuesta muy "arriesgada" lanzar una marca así, "diferente, que aportara mucho valor sin querer ser premium", pero a pesar de que sus recursos humanos en un primer momento fueran prácticamente los mismos, "había que aprovechar" aquel momento tan dulce para Seat. 

O en palabras de las fuentes internas consultadas allí: "si no lo hacían entonces, ¿cuándo?". Sea como fuere, cuatro años después, Seat y el resto del Grupo VW han visto cómo su 'vástago' ha ido creciendo bastante más de lo esperado. Y no sólo con modelos propios como el exitosísimo Cupra Formentor, sino con otros 100% eléctricos como el Cupra Born (que iba a llevar el logo de la 'S'). 

No obstante, dentro de la compañía, aunque se enorgullecen de su trayectoria y de su conexión pasional con el público español -hecho que a lo largo de los años se ha reflejado de forma desigual en sus ventas nacionaes-,  el ambiente no es precisamente de nostalgia o de querer mirar sólo hacia atrás como estrategia empresarial. 

Muy al contrario, prefieren ver a Cupra como un excelente filón al que seguir sacando provecho y que incluso podría ser su mejor garantía de rentabilidad, tanto si Martorell continúa fabricando automóviles a partir de 2029 como hasta ahora o si deja de hacerlo desde esa fecha y ese lugar se convierte en una factoría multimarca del grupo VW.

Y además