Skip to main content

Noticia

Motor

2035, el año que ha fijado Europa para acabar con los coches de gasolina y diésel

2035, el año que ha fijado Europa para acabar con los coches gasolina y diésel

Varios países han puesto sus fechas, incluida España. Pero todos sabíamos que, al final, la cosa habría que decidirla a nivel comunitario y que el momento exacto acabaría viniendo de Bruselas. Ahora, por fin tenemos la primera indicación de cuál será: 2035, el año que ha fijado Europa para acabar con los coches de gasolina y diésel. Como ya te adelantamos hace unos días, un plan presentado por la Comisión (digamos que el 'gobierno' de la UE), marca ese como el límite para dejar de vender vehículos de combustión.

La verdad es que hace tiempo que se esperaba una declaración de este tipo. Porque el objetivo actual, de reducir un 40% las emisiones de CO2 totales para 2030 (respecto a las de 1990) era bastante poco ambicioso. De hecho, lo era menos que los establecidos por países como Estados Unidos. Ahora, será del 55% para ese mismo año. Y también tendrán que disminuir un 55% las provenientes de los turismos. Cinco años más tarde, el porcentaje será del 100%, lo que en la práctica supone prohibir la comercialización de coches nuevos con motor de combustión. Incluidos los híbridos. Aunque los enchufables, eso sí, contarán como vehículos de bajas emisiones hasta 2030.

Coche eléctrico

Los que para ese momento estén en circulación sí podrán seguir vendiéndose en el mercado de usados, pero la UE calcula que, para 2050, prácticamente no quedará ya ninguno. Entre otras medidas para acelerar la transición, el ejecutivo comunitario propone en su programa crear una importante infraestructura pública de recarga. De hecho, se contempla una ley para obligar a que, ya en 2025 (en apenas cuatro años), haya una electrolinera cada 60 km en las principales carreteras. Y una estación de hidrógeno cada 150 km.

Sus datos hablan de 3,5 millones de puntos públicos de recarga de coches eléctricos en 2030, y de más de 16 millones para 2050. Y, en total, la Comisión estima que habrá que invertir en cargadores entre 80.000 y 120.000 millones de euros de dinero público y privado durante los próximos 20 años. Además, las autoridades europeas pretenden crear un fondo social de 72.000 millones de euros para compensar a los que menos tienen por el muy previsible encarecimiento del transporte que el plan supondrá. No en vano, la crisis de los chalecos amarillos en Francia estuvo provocada por un impuesto al combustible.

Coches eléctricos contra motores de combustión: ¿es mejor un Volkswagen ID.3, un e-Golf de 2016 o un Golf TDI?

A favor y en contra

Pero, por ahora, todas estas medidas no son más que intenciones, pues la Comisión deberá conseguir que las aprueben los 27 Estados miembros y el Parlamento. Una negociación que se prevé ardua y que puede llevar unos dos años, o incluso más. De hecho, ya se oyen ciertas voces en contra. Especialmente, desde Francia, que ya había fijado su propia hoja de ruta para 2040, y que también quiere conseguir que se incluya a los híbridos en la ecuación. No en vano, el grupo Renault, al igual que BMW, ha hecho una importante inversión en esta tecnología.

Sin embargo, las fechas están en línea con las declaraciones de otros importantes fabricantes europeos. Por ejemplo, Volkswagen ya ha anunciado que piensa dejar de producir coches contaminantes entre 2033 y 2035. El grupo Stellantis (los antiguos Fiat-Chrysler y PSA), por su parte, ha asegurado que espera que el 100% de sus ventas en Europa en 2030 sean electrificadas. Y la sueca Volvo ha decidido que ese mismo año solo venderá automóviles cero emisiones, y que además lo hará exclusivamente online.

Red Endesa

El 2035, el año que ha fijado Europa para acabar con los coches de gasolina y diésel, también sigue la estela de varias de las economías más avanzadas del mundo. Por ejemplo, California se lo marcó en rojo ya en septiembre del año pasado, mientras que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, propuso lo mismo hace apenas dos semanas.

En fin, entre unas cosas y otras, parece irse perfilando la idea de que será entonces cuando, en la mayoría del primer mundo, dejemos de ver vehículos con motor de explosión en los concesionarios. A mitad de la década de los 30, solo podrás comprarte un eléctrico (o una bicicleta).

Y además