Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Coches eléctricos contra motores de combustión: ¿es mejor un Volkswagen ID.3, un e-Golf de 2016 o un Golf TDI?

Coches eléctricos contra motores de combustión: ¿es mejor un Volkswagen ID.3, un e-Golf de 2016 o un Golf TDI?

Coches eléctricos contra motores de combustión: cuando se trata de mantenimiento y reparaciones, el eléctrico puntúa con precios más bajos

Para descubrir qué interesa más, si un coche eléctrico o uno de combustión, comparamos el Volkswagen ID.3 contra un Volkswagen Golf VII del año 2016 equipado con motor 1.6 TDI de 110 CV. Y como no nos conformamos fácilmente, metemos en la ecuación el Volkswagen e-Golf del año 2016, para comprobar si la evolución respecto a aquel primer eléctrico compacto de los alemanes es sustancial.

Con los coches eléctricos, los clientes no solo obtienen interesantes descuentos gubernamentales en el momento de la compra, sino que también existe un importante ahorro en el coste por uso si los comparamos con los vehículos de combustión y con el gasóleo, que cada vez está más caro. 

Vídeo: prueba a fondo del VW ID.3

¿Y qué hay de los problemas de mantenimiento y reparación? Sin caja de cambios, sin escape, sin unidades auxiliares complicadas, además de un motor eléctrico que, comparativamente, es más simple; en principio, los vehículos eléctricos también deberían tener una ventaja sobre los motores de combustión en este apartado.

Para esta prueba, como te decíamos, hemos utilizado tres modelos de Volkswagen: un Golf VII 1.6 TDI usado de 2016, un e-Golf usado de ese mismo año y el nuevo ID.3, basado en la plataforma MEB con el paquete de baterías de 58 kWh. Enviamos los tres a un taller especializado y hablamos con el encargado: "¡Tres inspecciones, por favor!"

Motor del Volkswagen ID.3
Motor del Volkswagen ID.3
Motor del Volkswagen e-Golf (2016)
Motor del Volkswagen e-Golf (2016)
Motor del Volkswagen Golf 1.6 TDI 110 CV (2016)
Motor del Volkswagen Golf 1.6 TDI 110 CV (2016)

Ahorro en mantenimiento de un coche eléctrico frente a uno de combustión

Es cierto que un coche eléctrico no está completamente libre de mantenimiento. Sin embargo, mientras que la primera revisión para el Golf VII TDI cuesta, en nuestro caso, 393 euros y la segunda (se revisan más apartados) cuesta 547 euros, ese mismo servicio en el mismo viejo e-Golf cuesta solo 161 euros y 275 euros, respectivamente. Por su parte, los conductores del ID.3 también ahorran mucho respecto al motor de combustión: 235 euros para la primera y 295 euros para la segunda. Esto quiere decir que supone una ventaja de precio de entre un 40 y un 54%, en comparación con el motor diésel.

Esquema de fabricación VW e-Golf del año 2016
Así es el VW e-Golf (2016) por dentro: motor de 85 kW, batería de 24,2 kWh...

Una de las principales razones del mantenimiento económico de los coches eléctrico es que los elementos de la factura que elevan el precio, como el cambio de aceite con aceites de larga duración, a precios por litro comparables a los de un vino tinto de buena calidad, son historia. La arquitectura de construcción más sencilla de un vehículo eléctrico también reduce la probabilidad de reparaciones relacionadas con el desgaste.

Prueba del Volkswagen e-Golf, el Golf eléctrico

Por ejemplo, un cambio de correa de distribución, que requiere de mucho tiempo de mano de obra y de bastantes componentes, incluidas las poleas tensoras y la bomba de agua, en un coche eléctrico no es necesario. Al igual que el reemplazo del filtro de partículas y el escape. El embrague y el alternador también son sólo para coches con motor de combustión. Y, si fuera necesario reemplazar el motor por completo, también es más barato en el caso del coche a pilas.

Además, los discos y pastillas de freno de los coches eléctricos duran mucho más. La razón: en los vehículos eléctricos, cuando se suelta el acelerador, el sistema ayuda a reducir la velocidad para recuperar energía en lugar de destruirla a través del sistema de frenado. El resultado: los frenos durarán mucho más que con los motores de combustión, entre 75.000 y 100.000 kilómetros.

En general, el riesgo de los costos de reparación de los eléctricos es significativamente menor. El único punto en el que son un poco más caros es en los neumáticos, porque suelen ser de baja resistencia a la rodadura y, por tanto, se desgastan más rápido. 

Tabla comparativa de costes de mantenimiento: coche eléctrico contra motor decombustión

VW GOLF VII 1.6 TDI BMT (2016)VW E-GOLF (2016)VW ID.3 (2021, 58-kWh)
Precio de fábrica22.540 €36.850 €29.800 € (Moves incluido)
Mantenimiento de VW
Primera revisión393 €161 €235 €
Segunda revisión547 €275 €295 €
Reparaciones y desgaste (Material + trabajo, bruto)
Motor de arranque1.035 €0 €0 €
Escape499 €0 €0 €
Correa de distribución890 €0 €0 €
Bomba de agua120 €0 €0 €
Alternador€ 1.0840 €0 €
Filtro de partículas4.350 €0 €0 €
Embrague1.780 €0 €0 €
Batería395 €461 €215 €
Discos de freno delanteros con pastillas572 €547 €680 €
Paso de rueda delantero izquierdo, pintado en color liso715 €715 €880 €
Neumáticos de verano446 €510 €1.070 €
Motor (en caso de reemplazo)8.705 €7.182 €4.850 €
Paquete de batería (coche eléctrico)-36.715 €15.000 €
Seguro a todo riesgo617 €602 €707 €
Seguro a todo riesgo con franquicia378 €245 €391 €

¿La degradación de la batería echa por tierra las ventajas de un eléctrico?

Para muchos fabricantes, su garantía caduca después de ocho años. Entonces, los altos costos de reemplazo de la batería de unos 15.000 euros (o más) podrían amenazar con destruir la ventaja para los coches eléctricos en el apartado de costes. En la mayoría de los casos, sin embargo, es probable que el sistema de almacenamiento de energía supere el período de garantía en años, porque los cálculos conservadores de los fabricantes también deben tener en cuenta escenarios que pueden dañar la batería, como descargas extremas, picos de temperatura durante el funcionamiento y fases de carga irregulares.

Además, ahora es posible reemplazar módulos de batería individuales en modelos eléctricos más nuevos como el Volkswagen ID.3, lo que mejora el equilibrio ambiental y reduce significativamente los posibles costes de reparación. A los fabricantes de automóviles no les gusta escuchar tal cosa, porque los ingresos de este negocio son vitales para los concesionarios de automóviles, pero muchos vehículos eléctricos teóricamente podrían prescindir de una visita al taller durante años.

Esquema de fabricación VW ID.3
Así es el VW ID.3 por dentro: batería de 58 kWh de capacidad, motor de 100 kW, cargador incorporado de 7,4 kW...

Hasta ahora, solo Tesla ha tomado un atrevido camino, porque el fabricante californiano ha abolido los intervalos de mantenimiento para sus coches. En su lugar, tienen un sistema OTA electrónico (on line) con un enlace permanente a través de Internet entre el sistema del coche y el servidor de la marca. En procesos completamente digitalizados, Tesla puede leer sus vehículos, actualizar el software y activar o desactivar funciones. 

Volkswagen también ha anunciado que pronto comenzará a ofrecer las actualizaciones OTA para sus vehículos. El portavoz de E-Mobility, Jochen Tekotte, dice que "todavía estamos en la fase de pruebas. Queremos comenzar en el verano y luego entregar actualizaciones cada doce semanas, como con un teléfono inteligente". ¿Visita al taller? ¡Innecesario!

En primer lugar, se trata de eliminar errores en el software, lo que se denomina corrección de errores. En el segundo paso, VW también quiere ofrecer funciones bajo demanda. Técnicamente, esto es un desafío, porque necesitas conexiones en línea estables. Y la función de conducción nunca debe verse amenazada por la actualización.

¿Cuáles son los costes de mantenimiento para otras marcas de coches eléctrico? 

El eléctrico también sigue teniendo ventaja en el caso de otros fabricantes y sus modelos de combustión comparable: para un Renault Zoe Life R110, por ejemplo, la primera revisión cuesta 220 euros y la segunda 350 euros; mientras que en un Renault Clio con motor de gasolina comparable, SCe 65, cuesta entre 380 y 480 euros. 

El panorama es similar en Hyundai. Con el popular Hyundai Kona eléctrico de 136 CV, solo cuesta 100 euros pasar la primera inspección y la siguiente supone 230 euros. Mismo nombre, precios más altos: para el Kona con un motor de combustión de 120 CV, se deben pagar 190 euros y 380 euros, respectivamente.

Al comparar Volvo y Polestar, la marca de vehículos eléctricos de los suecos también resulta más rentable. El Polestar 2 cuesta cero euros en los primeros tres años o hasta 50.000 km, mientras que el XC60 con 190 CV diesel cuesta de 189 y 510 euros por sus revisiones habituales.

Y para terminar un punto a favor de los eléctricos que no se debe pasar por alto: además de ofrecer una imagen ecológica y costos de adquisición cada vez más competitivos, tienen un coste por uso sensiblemente inferior a los coches convencionales.

Conclusión

La ventaja en el apartado económico de los vehículos eléctricos es considerable a largo plazo: precios de revisiones mecánicas más bajos y menos posibles fuentes de defectos hacen que el mantenimiento sea más barato en varios miles de euros a largo plazo. Pero, atención: ¡Los defectos de la batería fuera del período de garantía pueden ser muy costosos dependiendo del vehículo!

Etiquetas:

electromovilidad

Y además