Skip to main content

Noticia

Motor

California se une a la cruzada contra el diésel y la gasolina: prohibidos a partir de 2035

Coche eléctrico

Si hay un estado que enarbola como nadie la bandera de la lucha contra el cambio climático, ese es California. El mismo que acaba de convertirse en un pionero dentro de Estados Unidos ya que es la primera región en adoptar una drástica medida para luchar contra el cambio climático: California prohibirá los coches de gasolina y diésel en 2035. Una medida con la que pretenden erradicar la dependencia de los combustibles fósiles.

Cargadores de Tesla: ¿fallo real o genial campaña de marketing?

Gavin Newsom, el gobernador de California, ha asegurado que este es “el paso de mayor impacto que podíamos dar para combatir el cambio climático. Durante demasiadas décadas hemos permitido que los vehículos contaminen el aire que respiramos”. Así las cosas, con esta determinación pretenden cumplir con los objetivos fijados para reducir los gases de efecto invernadero en un 35% a lo largo de los próximos quince años.

California es el estado más poblado de Estados Unidos y también el que más coches tiene. En 2018 se registraron un total de 15,1 millones, el doble de los que posee el segundo clasificado de esta particular lista: Texas con 8,2 millones. Y por si no parecieran suficientes vehículos, las previsiones auguran que este año se venderán 1,63 millones de coches y camionetas a pesar de la crisis generada por el coronavirus.

Coche eléctrico

El 80% de la contaminación

Con semejantes cifras no es de extrañar que más de la mitad de la contaminación por carbono y el 80% de la niebla contaminante que se forma a diario en zonas como Los Ángeles o el Valle Central procedan de los vehículos. Ante este panorama, California ha tomado cartas en el asunto y ha anunciado que prohibirá la venta de coches y pickups con motores de combustión (diésel y gasolina) a partir de 2035. Unas limitaciones que también afectarán a los camiones de carga media y pesada, que deberán ser de cero emisiones en 2045.

Esta medida sólo incluye a los coches nuevos: los modelos diésel y gasolina previos a esa fecha podrán seguir circulando y también podrán venderse en el mercado de segunda mano. En este sentido, las autoridades unirán fuerzas con el sector privado para facilitar el acceso a los coches eléctricos y para acelerar la instalación de estaciones de recarga. Una tecnología que esperan que esté completamente asentada dentro de quince años.

Y además