Skip to main content

Noticia

Motor

Canadá también prohibirá vender coches de combustión en 2035

Canadá prohibirá vender coches de combustión en 2035

Adelanta la fecha en cinco años respecto a lo que había anunciado.

Después de que lo anunciaran California y varias provincias del propio país, como la Columbia Británica o Quebec, le llega el turno al gobierno federal de Justin Trudeau. Canadá también prohibirá vender coches de combustión en 2035, según han informado desde el propio ejecutivo. Al menos, no podrán comercializarse como vehículos nuevos, aunque sí de ocasión. Y la medida incluirá a las furgonetas.

Al igual que España, en 2017 el país norteamericano se había comprometido a llevar a cabo esta transición para el año 2040. Pero ahora adelanta en cinco años la fecha de la prohibición del diésel y la gasolina. Aunque el gobierno de Trudeau no la llama así, sino con un circunloquio algo más diplomático: "objetivo obligatorio de que las ventas sean 100% cero emisiones".

Reino Unido podría prohibir los coches de combustión en 2030

El motivo de este adelanto está en su estrategia para conseguir la neutralidad climática, o de carbono, en 2050. Las autoridades canadienses cifran en unos 15 años la vida útil de un coche o un comercial ligero. Por lo que, si dejan de poder comprarse con motor de explosión interna en 2035, esperan que para mitad de siglo la mayoría ya se haya retirado de la circulación.

Aunque también lo hacen espoleados por la ola de anuncios en diferentes regiones de su entorno. En septiembre del año pasado, California puso 2035 en su hoja de ruta. Un par de meses más tarde, en noviembre, siguió sus pasos la provincia francófona con movimientos separatistas, Quebec. En el propio comunicado, el ministro canadiense de Medioambiente, Jonathan Wilkinson, reconocía que quieren "alinearse con las jurisdicciones más ambiciosas de Norteamérica".

Canadá prohibirá vender coches de combustión en 2035 gasolinera

Y es que el partido Liberal de Trudeau, de izquierdas, tiene la lucha contra el cambio climático como una de sus banderas, y no puede dejársela arrebatar así como así. En Canadá, al contrario que en su vecino del sur, Estados Unidos, estas medidas son muy populares, y una amplia mayoría apoya los esfuerzos contra el calentamiento global. Se une a esto, por último, la probable celebración de elecciones anticipadas en algún punto de los próximos meses, ya que se rumorea que el primer ministro, que está en un ejecutivo de coalición, querría aprovechar el mal momento que atraviesan sus socios para tratar de gobernar en solitario. Todo se alía, por tanto, para favorecer escenarios más tempranos.

Por cierto, el comunicado que anunciaba que Canadá también prohibirá vender coches de combustión en 2035 también afirma que trabajarán "junto con Estados Unidos para armonizar las regulaciones sobre gases de efecto invernadero y los estándares de emisiones" en el área norteamericana. Sin embargo, la gran potencia mundial aun no ha dado una fecha para el fin de la venta de coches de gasolina y diésel a nivel nacional. Ni tampoco se espera que eso suceda pronto.

Y además