Reportaje

Tecnología

7 razones para entender por qué Seat lanza la marca Cupra

Presentación marca Cupra
Rodrigo Fersainz

Conocemos de primera mano todas las claves por las que Seat lanza ahora la marca Cupra. Y todo tiene más sentido del que pueda parecer...


¿Aventura? ¿Riesgo? ¿Idea revolucionaria? ¿Excentricidad condenada al fracaso? Parece que están locos, pero ni Seat ni el Grupo VW hacen las cosas a la ligera. Te contamos de primera mano las 7 razones por las que ellos tienen claro que Cupra puede funcionar y por qué a algunos nos han convencido. ¿Y a ti?

1 Momento dulce de Seat (con la palabra Cupra y sin ella)

Para empezar, Seat está viviendo uno de los mejores momentos de su historia en cuanto a resultados se refiere. Según nos cuenta su presidente, Luca de Meo, 2017 fue un año especialmente exitoso, con 468.000 400 unidades vendidas, y un incremento de las matriculaciones de un 46% en los últimos cinco años. Así que, tal y como nos comentan desde otros muchos escalafones de la compañía, se respira un optimismo de lo más contagioso a la hora de asumir los 'riesgos' de un proyecto como el lanzamiento de Cupra. En otras palabras, "si no es ahora, ¿cuándo?", coinciden. 

Cupra Ateca: el primer modelo de la nueva marca

2 Algo diferente

La propia denominación 'Cupra' también es un sello de la casa de lo más exitoso, aunque su acogida sea diferente en función de cada mercado. En 20 años de historia de Cupra, se han vendido más de 60.000 unidades en 40 países distintos. Por eso, se mira a todos los mercados, pero especialmente a Alemania, Suiza o Austria, por su poder adquisitivo y los precedentes que existen ya en cuanto a gustos y matriculaciones Cupra, así como a otros lugares como México (donde la marca goza de un buen posicionamiento), Nueva Zelanda, Australia... y otros países en los que tradicionalmente Seat no tiene presencia, y en los que "es más fácil entrar 'por arriba' [con productos más exclusivos] que 'por abajo' [compitiendo contra marcas y modelos generalistas]", explica Wayne Griffits, vicepresidente ejecutivo de Ventas y Marketing de Seat.

¿Y España? Con tan buena aceptación de los Seat Cupra hasta ahora (han doblado las ventas), creen que también en nuestro país pueden satisfacer "a quienes dicen que nunca se comprarían un Seat" y a quienes buscan algo diferente. En cuanto a lo primero, Luca de Meo señala que "Seat funciona muy bien", pero en efecto, tenemos un techo: podemos hacer el mejor coche del mundo pero no persuadir a quienes dicen que nunca tendrían un coche de nuestra marca. Esto lo puedes cambiar con el tiempo, pero no en dos años. Con Cupra podemos conseguirlo; vendiendo coches Cupra ganamos dinerom porque podemos alcanzar [con menos unidades] una rentabilidad que no sería posible con coches más normales], subraya. 

¿Y respecto a la competencia? En cuanto a lo de satisfacer a quienes buscan algo diferente, se hace inevitable la comparación con otras marcas recientemente independizadas como Abarth (Grupo FCA) y DS (PSA), Seat y el Grupo VW. En esta ocasión, nos responde Griffits: "No queremos ser la premium de Seat, sino un nuevo segmento entre lo premium y lo generalista", puntualiza Griffits. Por eso, han confiado el debut a uno de los productos estrella actuales, el Ateca, al que sucederán otros modelos que aún se están estudiando (el Cupra Ibiza, el Cupra León, el Cupra Arona...). 

Al volante del nuevo Cupra Ateca
Por fin nos subimos al nuevo Cupra Ateca

El Cupra Ateca "es único, porque no hay otro coche en el mercado igual, de ese segmento y en con esas prestaciones ni a ese precio", asegura Matthias Rabe, vicepresidente ejecutivo de Investigación y Desarrollo de Seat.
 

3 De la competición a la calle

Por eso, otro de los valores que quiere poner sobre la mesa Seat con su nueva marca es la competición, el verdadero epicentro de donde emanan las primeras ideas sobre la conveniencia de independizar Cupra. De hecho, todo comenzó "hace tiempo", como nos reconoce por fin Tony Gallardo (responsable de Exteriores y Componentes de la División Cupra), cuando se empezaban a plantear seguir creciendo en la línea Cupra para que no sólo fuera un acabado, sino que "si eran muy buenos haciendo 'performance' con Cupra, ¿por qué no seguir por ese camino?", como dice 'el jefe' Luca. 

Cupra TCR 2018
Nuevo Cupra TCR 2018

Además, el propio Luca de Meo tiene claro que Cupra permitirá en la compañía "hacer un 'bussiness' permanente de motorsport, para que nadie se atreva a poner en duda el apartado de competición en Seat". 

Haciendo un pequeño repaso de la historia de Seat, uno se acuerda de las dos décadas de Seat Cupra, del del superdeportivo Cupra GT de 2013 y de los actuales León Cup Racer, que ya analizamos en aquel reportaje comparativo con la Ducati MotoGP de Andrea Dovizioso en Martorell. Ahora, de forma paralela, es presentado el Cupra del TRC 2018, para que se mantenga viva la esencia de las carreras, que comenzó en 1972 el departamento Seat Competición y posteriormente vivió su época dorada en los años 90 y 2000, bajo el paraguas de Seat Sport.

Seat Cupra R ST
Seat Cupra R ST, en el autódromo de Terramar.

Este elemento racing está y estará tan ligado a la nueva Cupra que a nadie sorprende pues que el lanzamiento oficial de la nueva marca española haya tenido lugar en la misma pista del emblemático autódromo de Terramar, en Sitges (Barcelona). 


4 Tecnología sin nostalgias

Pero... ¿qué futuro puede tener en el mundo actual una marca de coches que nace con un motor de 300 CV -como el del nuevo Cupra Ateca, por ejemplo-? Aunque lo que se ha podido anunciar ya y tocar ha sido un motor tan potente sobre una carrocería vitaminada y dos enormes líneas de escape, que nadie se engañe: Seat piensa en Cupra como un laboratorio tecnológico, un sello inmejorable para experimentar tecnologías y combustibles alternativos que no por ello dejen de ser excitantes, algo mucho más fácil de hacer, por márgenes de beneficio, con un coche que cuesta 40.000 euros frente a otro cuyo precio es de 15.000, por ejemplo. Así que, aunque no sea lo primero que te encuentres al pensar en la nueva marca de coches, parece que este podría ser otra de las 7 razones para entender por qué Seat lanza Cupra

"Me puedo imaginar perfectamente un Cupra híbrido, eléctrico, de super-gas", reconoce sin tapujos Griffits. Y en los tiempos que corren, en los que muchos fabricantes están trasladando su inversión a certámenes como la Fórmula E y se ha demostrado que un coche eléctrico puede acelerar de forma tan radical como cualquier superdeportivo... quizás la idea no es tan descabellada.  

Además, desde Seat nos cuentan que para Cupra quieren "tecnología (y estética) sin nostalgia ni artificios". Están pensando en productos pasionales que vayan de dentro a fuera (del motor a la carrocería) más que al revés: tecnología y prestaciones por un lado y personalización y estética (estudian lanzar series limitadas y líneas de accesorios aspiracionales Cupra también para modelos Seat) por el otro, aunque aún no tienen muy claro en qué porcentajes combinarán todos estos ingredientes. 

5  La estrategia: productos, marca y concesionarios

Para articular todo esto, Seat quiere hacer las cosas bien, "poco a poco y con humildad. Y luego, llevar eso a Seat", dice el presidente de Meo, al tiempo que establece sus líneas maestras de actuación para Cupra en "productos, marca y red de concesionarios", si bien antepone el valor de las personas de su equipo a todo lo demás.

En cuanto a los productos, en Seat empezarán a aplicar los valores de "exclusividad, sofisticación y prestaciones" al Cupra Ateca, como ya se ha explicado y, tras contemplar Ibiza, León, Arona y otros modelos basados en los de la 'S', con el tiempo esperan estar en condiciones para poder dar el salto a otros modelos propios y bien diferenciados, aunque aprovechen las plataformas de sus 'primos' en Seat. 

En el segundo aspecto, el director general de Seat España, Mikel Palomera, ha insistido en que "Seat es una marca totalmente española, ligada internacionalmente a Barcelona, algo que ha funcionado muy bien". Por eso, ha justificado que la Cupra se estrene para el público como 'flag store' -no como concesionario- en una de las plantas de la Casa Seat, en el Paseo de Gracia de esa ciudad. La sede de Cupra también deberá tener un espacio físico bien diferenciado y actualmente se busca la ubicación idónea en alguna parte de Barcelona. 

Logos de la nueva marca Cupra
Estos son los dos logos de la nueva marca Cupra.

En este tercer punto, hemos podido saber que Seat seleccionará 265 concesionarios para que vendan Cupra. En ellos, se prevé que haya personas especialistas en Cupra y dar a los clientes de Cupra un trato diferenciado y preferente.  

6 El concepto de pertenencia a una 'tribu'

Si te fijas, que el logo de Cupra sea un tribal no es casualidad: los responsables de Seat pretenden que el símbolo sea todo un orgullo para sus clientes, que sientan que pertenecen a la tribu Cupra.

Merchandising de Cupra
Merchandising de Cupra

Así, estará presente en patrocinios de eventos y festivales culturales, musicales... e incluso habrá una línea de ropa y complementos en colaboración con marcas que aún están por decidir, porque de nuevo, tal y como nos explica entre bastidores Wayne Griffits, "tienen que ser deportivas y elegantes, pero no premium y carísimas".    

7 Pasión 'made in' Seat

Según ha podido saber AUTO BILD, la idea no partió desde Alemania, ni fue una imposición del Grupo VW, sino que Cupra fue algo concebido en España y para lo que, lejos de poner 'peros', la matriz mostró mucho agrado. Y al hablar fuera de las cámaras con diferentes personas del 'staff', uno se cree perfectamente que fuera así, porque a nadie se le quita el brillo de los ojos ni la sonrisa cuando te dice que es algo muy ilusionante "aunque suponga más trabajo para todos" (de momento, ningún departamento parece que dispondrá de personas ni equipos específicos destinados a Cupra).  

Y lo cierto es que estos destellos pasionales los estamos viendo mucho en Seat, en los últimos años, cuyo ADN de emociones y valores nacionales en los diseños, en la filosofía de marca y en el producto final van mucho más allá de una operación de marketing.     

Para Luca de Meo, el proyecto Cupra es "una declaración de amor por el automóvil", un homenaje al Centro de Diseño de Martorell, "una oportunidad y el orgullo de hacer algo verdaderamente 'cool' [sin pensar tanto en los costes propios de una marca generalista] y que además sea algo muy divertido, porque para quienes trabajamos en la industria, montar algo así, desde cero, es un auténtico sueño", recalca.

Por último, queda preguntarse, pues: ¿estaremos ante una fecha histórica en el mundo del motor? ¿Seguirán los pasos de Seat otros fabricantes? De momento, hay una cosa que está clara: tras unos años de tanto conservadurismo en todo el sector, que un grupo como Volkswagen se fíe más que nunca de la buena salud de Seat y se lance a hacer algo así... no puede ser malo. ¡Bienvenida, Cupra!


Redactor jefe de Reportajes, Competición y Motos

Coches, motos, lavadoras, marcapasos... Pruebo todo lo que pase por mis manos ¡y siempre, a la carrera!