Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Porsche se independiza de Volkswagen para su proyecto eléctrico

Porsche.
Porsche.

Banzai Motorsport

Porsche abandona a Volkswagen, Audi y Bentley y fabricará sus coches eléctricos de manera unilateral.

El fabricante de Stuttgart tendrá que pagar una indemnización de más de 100 millones de euros a Volkswagen Commercial Vehicles por abandonar el acuerdo de producción de coches eléctricos, que ya estaba firmado junto a Audi y Bentley.

El objetivo de Volskwagen era el de aunar la producción eléctrica del grupo bajo la misma tecnología y en el centro de producción de Hannover. Sin embargo, Porsche posee un concepto diferente de automoción más centrado en el rendimiento en las tecnologías de automatización.

El proyecto Artemis, que encabeza Audi, pretende dar una suma importancia a sistemas avanzados de asistencia al conductor y autónomos, afirmando que construirá un coche eléctrico pionero a partir de 2024. A ello se suma que la marca de los aros supervisará las actividades tecnológicas y financieras de Bentley a partir de 2023, basando sus futuros proyectos en Artemis.

El conflicto dentro del Grupo Volkswagen parece no tener freno, e impulsa a confrontarse poco a poco a los partidarios de la movilidad eléctrica autónoma como Audi, Bentley o Volkswagen, frente a marcas de alto rendimiento y deportivas, como Lamborghini, Porsche, Bugatti o Ducati.

"Después de la decepción por el rechazo de Porsche a la ubicación de Hannover y la plataforma compartida, ahora hemos acordado invertir esa capacidad de producción y sus perspectivas estratégicas en la marca Volkswagen", declaró la presidenta del comité de empresa de Volkswagen Commercial Vehicles, Bertina Murkovic.

Porsche emprenderá, por tanto, la aventura de desarrollar su máximo exponente eléctrico en solitario. El K1 (así se conoce el proyecto internamente), usará una arquitectura EV desarrollada entre Audi y la propia marca de Stuttgart, aunque no incorporará desarrollos de Audi para el proyecto Artemis.

Y además