Skip to main content

Reportaje

Motor

Siete coches sin los que Renault no sería lo que es

El futuro Renault 5 Prototype se reúne con su abuelo 5
El Renault 5, y su sustituto eléctrico.

Muchos son los Renault que podrían caber en esta particular selección, pero seguro que aunque no estén todos los que son, sí que son todos los que están merecedores de encontrarse aquí: Renault 4, 5, R25, Alpine A110... ¿Qué modelos del rombo incluirías tú? 

Clio, Captur, Megane, Twizy, Kangoo... Como buena marca de coches generalista, cada vez que hablamos de un nuevo Renault se genera gran interés entre mucha gente. Pero el impacto de sus modelos no siempre ha sido igual. Es tiempo de recordar siete coches sin los que Renault no sería lo que es actualmente en una historia del automóvil de la que ha sido protagonista.  

En este 'recopilatorio' de vehículos, encontrarás desde el primer modelo que fue relevante para la firma del rombo hasta todo lo relacionado con Renault Z.E. (o, lo que es lo mismo, los primeros modelos 'zero emissions' que abrieron la puerta y consolidaron la apuesta por la electrificación en la que todos están sumidos. 

VIDEO

VÍDEO: Renault cumple 120 años; repaso a su historia

Y aunque para abrir boca te dejemos sobre estas líneas el vídeo que grabamos con motivo de los 120 años de Renault y veas distintos coches relevantes, para este post no tenemos más remedio que remontarnos también a los orígenes y empezar por rememorar a los hermanos franceses Louis Marcel y Fernand, que iniciaron uno de los caminos con ruedas más exitosos de todos los tiempos. 

Así, el primer coche del que hablamos es el Renault Voiturette 1CV, que fue vendido vendido a un amigo del padre en diciembre de 1898. Eso sí: no fue hasta cinco años más tarde cuando Renault empezó a fabricar sus propios motores para no seguírselos adquiriendo a la compañía De Dion-Bouton. 

Luego vinieron tiempos desiguales con la entrada de Francia en la I y II Guerra Mundial, con la fabricación de carros de combate y demás armamento. Pero dejando a un lado los modelos bélicos que también cambiarían su devenir para siempre, como en otras marcas, lo cierto es que el siguiente coche de nuestra lista es el Renault 4L (1961-1992).   

Galería Renault 4 Vicente Aleixandre
Con motivo del 60 aniversario del 4L, nos subimos a esta unidad tan especial, del Nobel de Literatura español Vicente Aleixandre. Foto: Alicia Moreno.

Alicia Moreno Martín y Rodrigo Fersainz

No es que el Renault 4/4 (con motor, caja de cambios y tracción posteriores) fuera menos importante, pero en nuestra difícil tarea que nos hemos propuesto hoy con los siete coches sin los que Renault no sería lo que es, metemos el mítico 'Cuatrolatas' porque presenta un concepto más rompedor (con motor, cambio y ruedas motrices delante) contra el revolucionario Citroën 2CV

Así, la réplica del rombo no tiene nada que ver con las llamativas y simpáticas formas del 'Dosca', pero desde una perspectiva más 'seria' y prestacional (los prototipos de su rival eran de los años 30 aunque no se materializaron en un coche de producción hasta 1948), el 'Cuatroele' propone también cosas muy similares. 

A saber, un coche urbano para cinco personas que pudiera adentrar sin problemas en el mundo rural, con gran espacio interior, mucha luminosidad, ciertas prestaciones para ciudad o carretera, un portón trasero mucho más utilizable que en el modelo de Citroën (a cambio de no disponer de un techo completo enrollable) y gran economía en su adquisición, consumos y mantenimiento.  

En esta línea llegamos a otro de los coches más importantes de la Régie francesa y de filiales en otros mercados como la española FASA: el Renault 5. Construido en un principio sobre la base del Renault 4, el Renault 3 (la versión más barata del anterior) y el R-6 (la supuesta versión de lujo del R-4), el R-5 (1972-1984) lo cambió todo.  

historia renault 5

Con tres y cinco puertas (sólo en nuestro país llegaría a tener cuatro, con forma de pequeño sedán y llamado Siete), el Renault 5 fue todo un éxito por su estética, funcionalidad, economía, prestaciones y fiabilidad. Pronto, además, contó con versiones mucho más equipadas, potentes y lujosas tanto en su primera generación como en su segunda (Renault Supercinco). 

En su 50 aniversario, podemos echar la vista atrás y tener una idea mucho más clara de cómo este supuesto 'utilitario' se convirtió en un referente en su segmento, pero también cautivó a muchas familias como coche único, fue un bólido de carreras en rallys (incluso del grupo B) y circuitos (con copas de iniciación, monomarcas...) y ahora será reinterpretado en formato eléctrico.     

Renault Alpine. Dentro y fuera de las carreras, tampoco podemos obviar el binomio entre la firma protagonista de este post y Alpine, marca independiente ahora pero que en aquel momento vitaminó de forma muy interesante algunos modelos de Renault como el R-5... pero que también dieron lugar a otra leyenda: el Alpine A110/A310 y a sus sucesores. 

Alpine A110

Se trata de una espectacular saga con la que muchos pilotos se estrenaron y consagraron en el panorama nacional e internacional gracias a este deportivo puro 'todo' atrás que cosechó tantos y tan buenos resultados en muchas competiciones de sus respectivas épocas -sobre todo, en la primera generación, del año 1961. 

Y siguiendo con la competición, nada le dio a Renault más fama y prestigio a nivel mundial como sus coches de Fórmula 1, desde 1977, era en la que no sólo se integró como escudería y fabricante de motores, sino que inauguró la era turbo que dominó en los años 80. Sin embargo, desde 1985 hasta 2002 se limitó a suministrados mecánico de distintos equipos.   

Renault F1
Motorsport Images

Y no fue hasta 2002 cuando volvió al 'gran circo' como sello propio Renault F1 Team, era en la que consiguió como tal sus dos primeros campeonatos del Mundo de Pilotos y Constructores, con los Renault F1 R25 y R26, conducidos por Fernando Alonso bajo las órdenes del Team Manager Flavio Briatore. Desde 2020, Renault participa en esta competición como Alpine F1 Team

Pero volviendo a los coches 'de calle' (o mejor dicho, de carretera), no podemos obviar otro de los modelos más revolucionarios en la historia de los automóviles franceses, el Renault Espace de 1984, que con un diseño absolutamente rompedor, inauguró la posterior era de los grandes monovolúmes, al menos, a este lado del Atlántico.  

Renault Espace o Chrysler Voyager

De hecho, este coche familiar englobado en una línea de un solo volumen (de ahí, la denominación de este segmento) fue diseñado por Matra para un futuro modelo de Talbot que fuera capaz de albergar de 5 a 7 plazas en un amplio y luminoso espacio. Se considera el primer monovolumen de la historia, aunque muchos atribuyan este honor al Chrysler Voyager (lanzado en 1988). 

Por último y no menos importante, cerramos esta compilación de los siete coches sin los que Renault no sería lo que es con el Renault Zoe. Este utilitario, nacido exclusivamente como vehículo 100% enchufable, ha sido la verdadera puerta de entrada a la electrificación en los primeros años del siglo XXI.    

Renault Zoe 2021

Y no sólo para la propia marca francesa (que luego fue una de las primeras generalistas en contar con una gama EV completa), sino para muchos conductores, debido a la asequibilidad del modelo respecto a la competencia (el Renault Zoe fue durante mucho tiempo el 'plug-in' más barato de muchos mercados) y la posibilidad de ser conducido como coche de alguiler o 'car-sharing'

 

Renault

Modelos populares

Ver todos los modelos

Alpine

Modelos populares

Ver todos los modelos

Etiquetas:

Historia del Motor

Y además