Skip to main content

Reportaje

Motor

Grandes coches que sí triunfaron, Peugeot 504

Grandes coches que sí triunfaron, Peugeot 504

La revolución del 68

París es, entre otras cosas, la capital de la moda, pero también de la revolución. Aquella que en 1789 hizo tambalear los cimientos del absolutismo en Francia o la que protagonizaron unos estudiantes en mayo de 1968 para reivindicar un nuevo modelo de sociedad, alejado de los estándares burgueses. Ese mismo año, el Peugeot 504 también revolucionó el sector de la automoción.

El Peugeot 504 es uno de los grandes coches del siglo XX que triunfaron. Presentado en el Salón de Paris de 1968, su producción en Francia se mantuvo hasta 1983, pero en algunos países de África continuó hasta bien entrados los 2000. 

Siguiendo la tradición de Peugeot, el 504 fue producido para recoger el testigo del 404, iniciando una nueva era moderna para la firma gala, en lo que a diseño se refiere. 

De hecho, esta berlina fue el resultado de una de las primeras colaboraciones entre la casa francesa y Pininfarina (quien ya había diseñado el 404) una colaboración que continuó en las décadas siguientes.

Grandes coches que sí triunfaron, Peugeot 504

Pininfarina ejecutó un diseño muy moderno para la época, cuyo rasgo más distintivo eran los faros con forma trapezoidal, lo que llevó al carrocero italiano a afirmar que el 504 tenía “los ojos de Sophia Loren”, la popular actriz italiana que protagonizó numerosas películas en la década de los 50 y 60, los años de la ‘Dolce Vita’. 

Pero no solo los faros eran característicos en este modelo. También destacaba la horizontalidad de la calandra, sus varillas, el efecto interior de los faros que simulaban estar cincelados mediante un escoplo o la forma de las ópticas traseras, que recordaba a un bumerán. 

Todos estos rasgos de estilo iniciados en el Peugeot 504 sería imitados posteriormente en otros modelos, como el Peugeot 206, el 407 o el 607, entre otros. 

La revolución del 68

Grandes coches que sí triunfaron, Peugeot 504

Si el Peugeot 504 supuso una revolución en el apartado estético, no lo fue menos en lo técnico, gracias a la inclusión de una serie de innovaciones, como los cuatro frenos de disco asistidos, la suspensión trasera de ruedas independientes y la línea quebrada del portaequipajes. 

Además, la berlina francesa ofrecía una amplia variedad de equipamiento que, dependiendo de la versión, podía contar de serie con cinturones de seguridad, radio con casete, tapicería de cuero, dirección asistida, elevalunas eléctricos y hasta aire acondicionado.

También cabe destacar la variedad de versiones disponibles, algo que subrayaba el carácter versátil del modelo. Inicialmente, se comercializó con una única versión sedán, pero un año más tarde llegaron las carrocerías coupé y cabriolet, que le confería una imagen más distintiva y elegante. En los 70, la gama se enriqueció con una variante familiar.

Grandes coches que no triunfaron: Renault 6

Una versión más especial fue el Peugeot 504 Riviera, presentada en el Salón de Ginebra de 1971. Se trataba de un shooting brake basado en el cupé, aunque nunca pasó de ser un prototipo y, por tanto, no llegó a la cadena de montaje, pero supuso un salto en el tiempo hacia delante respecto a su época. 

En cuanto a la gama de motorizaciones, estaba compuesta por mecánicas de gasolina y diésel, desde los 1.800 hasta los 2.7000 centímetros cúbicos y con potencias que se movían entre los 53 CV de la versión más básica hasta los 144 CV de la más potente

Dinámicamente, el 504 recibió muy buenas críticas por su gran calidad de rodadura y confort de marcha. Ofrecía una buena posición de conducción y una visibilidad excelente. 

Destacaba por su buen paso por curva, la suavidad de su conducción, un notable filtrado de las irregularidades de la carretera y un gran aplomo. Como buen coche francés, estaba claramente orientado al confort de los ocupantes y presentaba un comportamiento señorial

Un gran coche que sí triunfó

Grandes coches que sí triunfaron, Peugeot 504

En AutoBild te hemos hablado de numerosos ejemplos de coches que no triunfaron, quizá porque fueron concebidos en el momento equivocados o fueron demasiado adelantados a su tiempo.

No es el caso del Peugeot 504, que también fue un adelantado a su tiempo, un coche revolucionario en algunos aspectos como has podido ver, pero que coincidió con un momento crucial en el que el público, especialmente en Francia, empezaba a demandar cosas diferentes. Quizá empujado por el Mayo del 68.

La increíble historia del Peugeot 405

Lo cierto es que el 504 fue un éxito comercial, de crítica y aceptación. Durante las cuatro décadas que se mantuvo en producción (en Nigeria se fabricó hasta 2006), se construyeron un total de 3.700.000 unidades.

Tanto el público como la prensa especializada dieron su beneplácito a esta berlina que, en 1969, obtuvo el premio ‘Car of the Year’, otorgado por los más prestigiosos periodistas del motor de Europa, convirtiéndose en el primer modelo de Peugeot en conseguir este galardón. 

El modelo francés tuvo un espíritu global, como lo demuestra el hecho de que fuera ensamblado en numerosos centros de PSA repartidos por todo el mundo, como Sochaux, Buenos Aires… y también Vigo, siendo el primer modelo Peugeot de la historia que se atribuyó la planta española.

Antes de terminar, merece la pena recordar el paso del Peugeot 504 por el mundo de la competición. Su fiabilidad y durabilidad le permitieron conseguir victorias en algunas pruebas, como el Rally Safari, el Rally Bandama de Costa de Marfil o el Rally de Marruecos.

Etiquetas:

Grandes Historias

Y además