Skip to main content
Imagen de perfil de Jorge Morillo
La opinión de
Jorge Morillo

Opinión: ¿Acierta Nissan lanzando el Juke solo con motor gasolina?

Nissan Juke
La segunda generación del Nissan Juke se ha presentado con un solo motor de gasolina de 117 CV, una maniobra que cuanto menos llama la atención. ¿Acierta o se equivoca el fabricante?

El Nissan Juke se ha mantenido en su forma original durante mucho tiempo. Sin embargo, la segunda generación del SUV compacto japonés ya es una realidad. Y lo es con una peculiaridad que, cuanto menos, llama bastante la atención. Sólo se ha puesto a la venta con un motor de gasolina, concretamente uno de 117 CV turbo con tres cilindros y 1.0 litros. La única opción que deja elegir Nissan es el cambio, que puede ser manual o automático, puesto que siempre viene con tracción delantera.

Esta apuesta resulta especialmente curiosa sobre todo si se tiene en cuenta que la plataforma sobre la que se edifica esta segunda generación del Juke es la CMF-B, es decir, la misma que de la que parte el Renault Captur. El B-SUV francés incorpora varias unidades de gasolina, diésel e incluso un híbrido enchufable que llega el próximo verano. Y todo ello sin olvidarnos de la opción de gas que también está por ponerse a la venta y que permitirá a quien la adquiera beneficiarse de todo lo que supone lucir la Etiqueta Eco de la DGT.

Nissan Juke
El Nissan Juke de segunda generación tiene un precio de partida de 21.400 euros.

La llegada o no de más motores a la gama del Nissan Juke está por ver, pero de primeras desde luego que empezar a vender el coche con una sola opción mecánica parece una posición clara de debilidad. Y no porque el 1.0 de 117 CV sea un mal propulsor, todo lo contrario, sino porque todos sus rivales tienen a disposición del cliente una gran cantidad de opciones de diferentes combustibles e incluso electrificadas en algunos casos. Ahí están los Hyundai Kona, Skoda Kamiq o Seat Arona, por citar tres ejemplos.

No te pierdas: Prueba Nissan Juke 2020, ¡con personalidad es más fácil triunfar!

Si eso de tener que elegir un motor de forma obligatoria no te supone un drama, has de saber que pese a todo el Nissan Juke de segunda generación es un SUV que mejora considerablemente lo ofrecido por el original. Tiene 4,21 metros de longitud, 1,80 de anchura y 1,60 de altura. Es decir, se trata de un todo camino que crece en todas sus cotas. También en lo que tiene que ver en la distancia entre ejes, ahora de 2,64 metros. Eso deriva en un habitáculo más amplio, y sorprendentemente va acompañado de una reducción de peso que la firma japonesa cifra en 23 kilogramos.

El espacio extra del que hablaba se hace especialmente notable en las plazas traseras. Eso sí, como todos los SUV compactos, la plaza central de esta zona del coche queda reservada a niños o para ocupantes adultos en el caso de que apenas se vayan a recorrer unos cuantos kilómetros. También merece la pena comentar el maletero que ofrece el nuevo Juke, que se va hasta los 422 litros de capacidad. Supone una considerable mejora respecto a los 354 que ofrecía el Juke original una vez remodelado, y desde luego mucho más que los 251 litros originales. El maletero siempre fue una de las grandes taras de este modelo, algo que ha quedado solucionado para siempre.

Nissan Juke
Interior del nuevo Nissan Juke.

Si desde el punto de vista mecánico el Nissan Juke de segunda generación no permite hacer muchas elecciones, todo lo contrario sucede en términos de equipamiento. Aquí existen cinco niveles, que son el Visia, el Acenta, el N-Connecta, el Tekna y el N-Design. Ya el primero de ellos ofrece una importante dotación de serie que, a cambio de 21.400 euros, ofrece elementos como los faros de LED, el aire acondicionado, sistema multimedia con entrada USB y conexión Bluetooth, programador de velocidad, la frenada de emergencia con reconocimiento tanto de peatones como de ciclistas o el sistema de reconocimiento de señales. La pantalla de 8 pulgadas y el sistema multimedia compatible con Apple CarPlay y Android Auto está disponible a partir del segundo de los acabados.

Por último hay que mencionar el sistema ProPILOT, que es un paso adelante en lo que a seguridad se refiere y que comprende la combinación del programador de velocidad activo con el sistema de mantenimiento de carril.

En definitiva, estamos ante un SUV muy mejorado que mantiene totalmente el espíritu del original y que ofrece motivos más que suficientes como para ser considerado como una gran compra. Pero sí, creemos que lo sería más aún si se ofreciese algún motor más con el que hacer frente a sus rivales.

Más:

SUV

Y además