Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Viejas glorias: Peugeot 205 CTI

Peugeot 205 CTI

Elegante y divertido.

El Peugeot 205 fue todo un revulsivo para la marca francesa en los años ochenta y noventa. Muchos aseguran que fue uno de los modelos que salvó a la marca de grandes aprietos, siendo un caso similar al del Volkswagen Golf. Lo cierto es que fue todo un éxito, un coche del que se vendieron más de cinco millones de unidades. La versión más recordada por nosotros es sin duda la Peugeot 205 GTI, aunque el Peugeot 205 CTI, la versión descapotable, también es de sobra interesante.

No te pierdas: 'Los mejores GTI de la historia'

Pininfarina

El modelo de la casa francesa estuvo en venta hasta 1998. En sus años de producción se vendieron unas 5.278.000 unidades del Peugeot 205, con un ritmo de producción en algunos momentos de 2.500 unidades al día. Se fabricó en diferentes versiones, encontrando una carrocería de tres puertas, otra de cinco, una comercial y otra descapotable. Esta última protagonista de las líneas que lees.

Peugeot 205 CTI

El Peugeot 205 CTI fue diseñado por Pininfarina. Corrían los años ochenta, concretamente 1986, cuando la marca enseñaba esta versión. Se trataba de una elegante variante que contaba con carrocería de tipo Cabriolet que había sido diseñada por el famoso diseñador. Montaba el bloque de 115 caballos de potencia en su ejemplo más potente, aunque también recurrió a la versión 1.9 de 130 caballos de potencia (catalizado daba 102 CV).

VÍDEO: ¿Te gustan los clásicos? Empieza por uno de estos cinco

Divertido

La versión GTI del Peugeot 205 era la que aportaba la gran carga de sensaciones, aunque la variante CTI tenía a su favor el ser un descapotable elegante y bonito. Su barra antivuelco que se alzaba por encima de las cabezas de los ocupantes era uno de sus sellos de identidad, un coche que también llegaba a ser efectivo en conducción dinámica.

Peugeot 205 CTI

El Peugeot 205 CTI es todo un clásico, aunque si bien es cierto que nos hemos topado con una subasta en la que una unidad en buen estado no ha salido bien parada. Su precio de venta estaba entre unos 10.000 y unos 13.000 euros, y no es para menos dada su historia. Finalmente, no tuvo suerte y seguirá buscando dueño. Pese a ello, es todo un juguete que merece la pena tener en casa.

Y además