Skip to main content

Noticia

Motor

Vídeo: ponemos a prueba cinco Porsche clásicos en Hawái. ¡Una experiencia inolvidable!

Puede que sea el viaje de mi vida, y no precisamente por el destino, que también. Probar cinco Porsche clásicos descapotables de cinco generaciones diferentes es una de esas oportunidades que solo ocurren una vez en la vida... o ninguna. Yo tengo la suerte de hacerlo, además, en la 'Big Island' hawaiana -en la isla de Kona- durante dos días completos.

Las carreteras rodeadas de parajes volcánicos son el escenario perfecto para poner a prueba, durante kilómetros y kilómetros, algunos de los coches más importantes e influyentes de la historia de la marca. En esta ocasión la 'Porsche Experience' ha reunido un maravilloso elenco compuesto por: 356 Speedster, 914/6, 944 Turbo, 964 Carrera 2 y Boxster 986.

VÍDEO: Porsche 911 GT3 2022, prueba a fondo | ¿Es el mejor deportivo de la historia?

No faltan a la cita los nuevos integrantes de la gama para ver la influencia que han tenido los clásicos en ellos. Para mi uso y disfrute tengo a mano el Porsche 911 Turbo y Turbo S, el 718 Spyder y el 718 T. De estos te hablaré otro día porque hoy el protagonismo se lo llevan esas monturas creadas entre 1956 y 2001.

Todos los clásicos han sido traídos desde el museo de Stuttgart, recorriendo medio mundo por cielo y por mar en un viaje que ha durado, ni más ni menos que 15 días. Puede parecer una eternidad, pero recuerda que Hawái es el país más aislado y que se sitúa a 4.000 kilómetros de la costa de California y a 6.500 de la de Japón.

A pesar de que es el estado con el límite de velocidad más bajo de todo Estados Unidos y de que el tiempo no acompaña -la lluvia y la ausencia de controles de seguridad en estos coches no son buena combinación-, circular con esas joyas es una auténtica gozada. Por lo que transmiten, por cómo se mueven, por poder escuchar y sentir cómo se revolucionan esos bloques legendarios.

Porsche clásicos

Si quieres saber todo sobre mi experiencia en Hawái, no te pierdas el vídeo. Las imágenes, acorde con los deportivos, son una auténtica pasada.

Y además