Skip to main content

Reportaje

Motor

Los 7 mejores coches españoles jamás fabricados en la historia

Los 7 mejores coches españoles jamás fabricados en la historia

Clásicos y contemporáneos.

España es uno de los grandes productores de automóviles del mundo y uno de los referentes en exportación, tanto de vehículos como de componentes del sector. Sin embargo, solo cuenta con una marca propiamente dicha, aunque en manos de un fabricante alemán. Pero esto no siempre fue así. Hoy hacemos un repaso a los siete mejores coches españoles jamás fabricados en la historia

Como decimos, España es uno de los principales productores de coches el mundo. Tanto es así que ocupa el segundo puesto en el ranking europeo y el noveno a nivel mundial. 

 

Son muchos los fabricantes que apuestan por nuestro país. Ahí están los casos de Citroën, Renault, Volkswagen o Ford, por citar solo unos ejemplos. Pero estamos huérfanos de marcas españolas, además de Seat y su división Cupra.

Sin embargo, esto no siempre fue así. Durante muchas décadas hubo en España varias marcas. Además de Seat, existieron otras como Pegaso o Hispano Suiza, aunque esta última ha vuelto convertida en fabricante de superdeportivos eléctricos de lujo. Por no hablar de Barrientos y su aportación a la industria del automóvil española. 

Spania GTA Spano, uno de los siete mejores coches españoles jamás fabricados

Los 7 mejores coches españoles jamás fabricados en la historia

El Spania GT Spano posiblemente sea, no uno de los mejores coches españoles jamás fabricados, sino también del mundo. Este hiperdeportivo fue resultado de un ambicioso proyecto de Domingo Ochoa cuyo origen se remonta a 2008. 

Desde entonces, ha contados con varias actualizaciones, introduciendo importantes mejoras en cada una de ellas. Está construido con un chasis de fibra de carbono, Kevlar, grafeno y titanio y cuenta con soluciones tecnológicas completamente innovadoras en la industria y de desarrollo propio, como un techo panorámico que, de manera automática, deja pasar más o menos luz al interior, dependiendo de la incidencia del sol. 

Está animado por un motor V10 de 8.3 litros atmosférico fabricado por Ilmor Engineering, un bloque que procedía del Dodge Viper. En su primera fase, desarrollaba 820 CV, pero fue evolucionando hasta acercarse a los 1.000 CV, introducciones mejoras como dos turbocompresores. Puede superar los 370 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en menos de tres segundos.

Actualmente, la compañía española está inmersa en varios proyectos interesantes, de los que conoceremos más detalles en los próximos meses. Quizá no sería descabellado pensar en un hiperdeportivo con un tren motriz totalmente eléctrico en un futuro no muy lejano.

Seat 600

Los 7 mejores coches españoles jamás fabricados en la historia

No se puede repasar los mejores coches españoles jamás fabricados y no mencionar al Seat 600. El vehículo que motorizó definitivamente a una España de color sepia tomaba como base el Fiat 600 italiano. Su precio inicial en 1957 era de 65.000 pesetas

Con apenas 3,29 metros de longitud y 1,38 metro de alto, montaba un pequeño motor en posición trasera de 633 centímetros cúbicos que producía 24 CV, una cifra modesta que le permitía alcanzar los 96 km/h. En los 16 años que estuvo en producción, se vendieron casi 800.000 unidades.

Seat Ibiza

Los 7 mejores coches españoles jamás fabricados en la historia

El Seat Ibiza es uno de los coches más importantes del automovilismo español, porque salvó de la quiebra a la marca española cuando atravesaba por su peor momento. 

A finales de los 70, se desprendió del brazo de Fiat, desinteresada ya de la firma española. A comienzos de los 80, inició su periplo como fabricante independiente, produciendo el famoso Seat Ronda, un modelo que tuvo un  importante éxito dentro de nuestras fronteras y también en otros países, lo que le costó un litigio con Fiat. Y lo ganó.

Cuando peor estaba el fabricante de Martorell, aprovechó unos bocetos de Giorgetto Giugiaro para el Golf que Volkswagen había rechazado. Esos trazos sirvieron para desarrollar el Seat Ibizia. 

Construido sobre la base del Ronda, el Ibiza fue presentado en el Salón de Paris de 1984, donde tuvo una gran repercusión. En 1991, tuvo un lavado de cara y se convirtió en el coche oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona, de los que se cumplen ahora 30 años. 

En total, se produjeron 1.308.461 unidades del Ibiza, de las cuales 364.146 lo hicieron en España. El último ejemplar salió en abril de 1993. 

Uro Vamtac

Podría decirse que es el Hummer español, un vehículo fabricado en Santiago de Compostela por Urovesa. El nombre Vamtac responde al acrónico Vehículo de Alta Movilidad TÁCtico y está destinado a uso militar por parte del Ejército de Tierra de España. 

Como se puede imaginar, este impresionante todoterreno está equipado con tracción total y presume de notables capacidades off-road. Su origen se remonta a 1998 y está basado en el Humvee estadounidense. 

El primer modelo fue el Rebeco, y duró hasta el año 2003, mientras que el siguiente, denominado S3, estuvo vigente entre los años 2004 y 2010. Más tarde llegó el ST5, con mejoras en el apartado tecnológico, mayor capacidad de carga y una adaptación más sencilla a varios blindajes. 

El motor dependía de la versión. El S3 montaba un bloque diésel de 3.2 litros y seis cilindros en línea con 188 CV y 410 Nm. La versión I3 tenía un propulsor de cuatro cilindros y 3.0 litros con 166 CV. 

Hispano Suiza Alfonso XIII

Los 7 mejores coches españoles jamás fabricados en la historia

Para hablar de Hispano Suiza hay que ponerse de pie. Hoy, el imperio del lujo sobre cuatro ruedas parece que recae sobre prestigiosas marcas británicas y alemanas. Pero, a principios de siglo, la maca española era la portadora de esa etiqueta. 

El Hispano Suiza Alfonso XIII era en realidad el T45, pero fue conocido con el nombre del rey porque se fabricó a petición suya. El monarca era un gran aficionado a los automóviles y a las carreras que, por aquel entonces, comenzaban a desarrollarse. Y pidió a la compañía que produjera un coche deportivo rápido y ágil

Así, en 1911 nació el primer deportivo como tal, un biplaza, equipado con un motor de cuatro cilindros en línea y 3.619 centímetros cúbicos que desarrollaba 60 CV trasmitidos a las ruedas traseras, una potencia realmente alta en la época.

Tenía una caja de cambios manual de tres velocidades y podía alcanzar una velocidad máxima de 120 km/h, lo que lo convertía en un vehículo muy rápido, teniendo en cuenta las carreteras de la época.

Pegaso Z 102

Hizo algo más de 244 km/h en 1953

Si hoy, muchos conductores sueñan con conducir un Ferrari, un Lamborghini o un Porsche, los españoles de la ominosa década de los 50 soñaban con conducir un Pegaso Z 102

Seguramente, el nombre Pegaso te suene a los camiones y autobuses que poblaron las carreteras de los años 50, 60, 70… Pero este fabricante español, además de vehículos pesado, fabricó nada menos que 84 deportivos durante los 50. 

Uno de los más exclusivo fue el Z 102 , con motor V8 que iba desde los 2.5 hasta alcanzar los 3.2 litros de cilindrada, con potencias entre 160 y 280 CV y un cambio manual ZF de cinco relaciones. 

Hispano Suiza Carmen

Los 7 mejores coches españoles jamás fabricados en la historia

Hispano Suiza resurgió de sus cenizas muchas décadas después y lo hizo como fabricante de hiperdeportivos eléctricos de gran lujo. En el Salón de Ginebra de 2019, la marca presentó el Hispano Suiza Carmen, inspirado en el Hispano Suiza H6C Dubonnet Xenia de 1938, un encargo del piloto de combate de la Primera Guerra Mundial, André Dubonnet.

Está desarrollado sobre un chasis monocasco de fibra de carbono y equipado con un sistema de propulsión totalmente eléctrico compuesto por dos motores eléctricos que entregan de 1.019 CV enviados a las ruedas traseras. 

Tiene una velocidad máxima limitada a 250 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en menos de tres segundos. El motor se alimenta de una batería de 80 kWh, aunque, opcionalmente, hay otra de 105 kWh que le proporciona una autonomía de 400 kilómetros

Etiquetas:

Hiperdeportivos

Y además