Práctico

Subastas de coches: todo lo que debes saber para triunfar en una puja

Noelia López

Cada vez son más los particulares que pujan en las subastas de coches, si lo sabes hacer bien puedes volver a casa con un 'chollioto'

Ir al concesionario hace tiempo que dejó de ser la única opción para comprar un coche. A las ventas por Internet se unen otros canales que cada vez cobran más fuerza, entre ellos, las subastas de coches.

También te interesa: todo lo que debes saber antes de comprar un coche embargado

Como sucedía en algunos casos al comprar un coche en Alemania, las subastas de coches han permanecido como un mundo opaco para muchos usuarios normales en España. Sin embargo, la accesibilidad de la información a través de Internet hace que cada vez sean más los compradores que se interesan por las subastas de coches del Parque Móvil del Estado o de decomisos policiales.

También se están sumando a esta moda algunos bancos y empresas de renting que utilizan este atractivo término a modo de señuelo para poder liquidar los automóviles procedentes de las flotas de alquiler.

Pero ojo, no todo lo que se subasta interesa, especialmente cuando el vehículo ofrecido tiene algún defectillo, algo que no es extraño. Por eso, te recomendamos eches un ojo a nuestros consejos para comprar un coche en subasta.

Dónde puedes comprar un coche en subasta

No saber dónde ir para comprar un coche en subasta suele ser la excusa más escuchada para quienes rehusan este método. Pero el argumento se va a volver inconsistente en el momento en que leas esta relación de lugares a los que acudir para participar en una puja de coches.

  • Pujas organizadas por Ayuntamientos, Comunidades Autónomas o por el Gobierno central (aquí tienes un ejemplo de una de las últimas, aunque no siempre tienen garantizado el éxito) es obligatorio informar de la misma a través del BOE o del Boletín Oficial de la Administración correspondiente. Además, el Ministerio de Hacienda dispone en su página web de un sitio dedicado a las subastas de coches del Parque Móvil del Estado.
  • También el Ministerio de Empleo y Seguridad Social liquida vehículos y toda clase de bienes provenientes de embargos. Busca si hay alguno que te interesa en el sitio de subastas de coches de la Agencia Tributaria. No sé qué preferiría, si un vehículo que antes haya podido llevar a un subsecretario general o decomisado durante la comisión de una fechoría o por ser el producto o el beneficio de un delito, pero en los dos casos, hay claros inconvenientes. Aunque te puedes encontrar verdaderas gangas, el proceso de venta es tan largo –por no hablar del judicial si el vehículo procede de un contencioso- que cuando el coche sale a subasta muchas veces puede haber pasado años sin moverse, así que imagina cuál es su estado de conservación.
  • En el Reino Unido, hay una gran tradición alrededor de las subastas públicas de coches, a las que puede acceder cualquiera siempre que muestre su carné de identidad y aporte la cantidad que se exige como fianza. Esto, lógicamente, hace que su valor caiga en picado, pero es que, además, frecuentemente se trata de turismos con desperfectos importantes. Nada que ver con el glamuroso mundo de las subastas de clásicos exclusivos que puedes ver en el vídeo de abajo. En el caso de los que han pertenecido al Estado, la tacha suelen ser los cinco ceros que nunca faltan en el tacómetro, además de un posible mal uso por parte de sus numerosos conductores.
  • En los últimos tiempos han surgido algunas webs que acercan a la mayoría olvidada de los particulares la emoción de pujar por un vehículo en una subasta y, a lo mejor, hasta de conseguir llevárselo. Una ventaja es que no tienes que vivir en la capital o viajar para asistir a una subasta de coches en Madrid o Barcelona, por ejemplo.
    Antes de que te lances a participar en una subasta online, son necesarios un par de consejos. Si lo crees conveniente, solicita una prueba del vehículo. Y, sobre todo, no te calientes: ten claro qué coche vas a comprar y cuánto estás dispuesto a pagar por él como máximo.
    La mayoría de las webs dedicadas a subastas de coches trabajan en realidad como intermediarias entre comprador y vendedor, como es el caso de eBay. Esto hace a la plataforma imposible controlar la calidad de los productos que ofertan. Autorola plantea una fórmula intermedia, ya que se encarga de hacer una peritación de los vehículos, aunque esto tampoco ofrece máximas garantías.
  • Mención aparte merece Bring A Trailer, la página de subastas de moda. En ella podrás encontrar todo tipo de automóviles, como el primer Honda Civic Type R fabricado para Estados Unidos o este Porsche 911 Speedster, por poner un par de ejemplos.
    La idea detrás de esta interesante web es la de juntar en un mismo espacio todos esos coches con cierto valor histórico, sin necesidad de que sean especialmente caros, que tiene los aficionados de todo el mundo. Cualquiera puede ofrecer su vehículo a través de esta plataforma, previa aprobación y el pago de 99 dólares, por lo que puedes encontrar todo tipo de automóviles de diferentes puntos del planeta que normalmente no verás en ningún otro sitio.
    Puedes encontrar modelos ubicados en España, aunque lo más habitual es que se encuentren en otros países. También es un excelente medio para llegar a potenciales compradores de otras regiones del mundo, aficionados que como tú, quieren deshacerse de su coche para comprar otro.  

VÍDEO: Flipa con esta supercolección de Ferrari a subasta

Consejos para participar en una subasta de coches

En la inmensa mayoría de los casos, no hay requisitos para participar en una subasta de coches, más allá de disponer de la cantidad que se va a pujar.

En las pujas que tienen lugar de manera presencial hay que depositar una cantidad variable como fianza.Si lo que está en juego es un coche de varios millones de euros, esa cifra a lo mejor no es tan pequeña ya que suele fijarse en un 5% el precio de salida del bien a subastar.

Esta fianza solo la perderás si decides echarte atrás en una oferta realizada durante la subasta. En los coches de subasta puedes encontrar chollos, pero al igual que en todos los órdenes de la vida, cuanto mayor es el posible beneficio, también el riesgo aumenta. Por eso, el primer y más importante consejo sobre subastas de coches es que te informes hasta la saciedad del vehículo por el que vas a pujar.

Además, ten en cuenta estas recomendaciones:

  • Cuando se va a invertir en un bien, lo más recomendable es convertirte en un pequeño experto sobre este en particular. Saber un poco de algo puede ser mucho más peligroso que no conocer nada, porque te pueden dar un dato de ese coche que te haga pensar que su valor está muy por encima del que realmente es y si no dispones de toda la información para poder contrastar, pujarás más allá de su precio de mercado. Esto no es un problema si lo haces a sabiendas para aumentar tu colección de clásicos o porque te has encaprichado de tal modelo.
  • Sin embargo, puede ser un problema si has acudido a la subasta de coches para ahorrar dinero o, incluso, para ganarlo revendiendo después el lote. Por eso, otro buen consejo es que te marques un máximo, tanto para la puja máxima por la unidad que más te interesa, como para todo el evento si tienes la suerte de poder acudir a estas pujas -sean online o presenciales- solo para ver si encuentras una ganga o un vehículo que te llame la atención. Este es el caso de quienes pujaron por el Ferrari 275 GBT4 N.A.R.T. uno de los Ferrari más caros de todos los tiempos después de que alguien pagara 19 millones de euros por él, como puedes ver en el vídeo de arriba.
  • Consejos para no ser timado con las subastas de coches

A qué debes prestar atención para que no te timen

- Kilometraje: hay muchos ‘listillos’ que manipulan el cuentakilómetros a la baja para que el valor del coche aumente, aunque esto, tenlo claro es un delito de fraude. Lo ideal es que, junto con las papeles de la venta del vehículo, se incluya un documento que certifique los kilómetros reales del coche, pero no es habitual. En ocasiones las diferencias pueden ser muy significativas.

- Mantenimiento: si no quieres llevarte sorpresas en forma de averías en la compra de un coche subastado, exige el libro de mantenimiento oficial o un documento que acredite el historial del vehículo. Si conoces a algún mecánico de confianza no estaría de más que revisara los puntos ‘estratégicos’ del coche.

- Contrato de compraventa: a la hora de adquirir un automóvil a un particular, hay que ser más precavido, ya que los riesgos son mayores. En la operación debe utilizarse un contrato de compraventa entre particulares para dejar constancia de todo y poder acudir al juez con alguna prueba en el caso de que fueras objeto de un fraude.

- Estado legal: los coches subastados pueden tener multas, cargas... A la venta del vehículo, todo esto debe estar completamente liquidado. Si quieres comprobar el estado del vehículo en este sentido, puedes acercarte a Tráfico y pedir un informe del coche en cuestión, denominado por la DGT como Informe de matrículas. Cuesta poco más de 20 euros.

- Deficiencias: muchos vehículos de subastas es posible que tengan daños que, a primera vista, pueden estar ocultos para un comprador. Para asegurarse de que el modelo está en buen estado, lo ideal es pedir un peritaje profesional que descubra todos los ‘vicios’ ocultos. Un problema de los coches subastados suele ser que han pasado mucho tiempo aparcados sin que nadie los cuide, y eso influye en su conservación.

- Pago: existen trucos para timar a compradores, como ofrecer coches excesivamente baratos y pedir un anticipo a través de una entidad tipo Western Union. Hay que desconfiar de tales anuncios y asegurarse de que el coste indicado es el real.

Cómo saber si un coche está embargado

Los vehículos embargados suelen salir a la venta en subastas públicas y se caracterizan por ser hasta un 50% más baratos.

Son coches que ha sido requisados a sus dueños como forma de pago de alguna deuda que estos han contraído con ayuntamientos, juzgados, seguridad social, Agencia Tributaria o con un banco (de hecho, los coches embargados por entidades bancarias suelen ser los más numerosos).

Para saber si un coche está embargado tendrás que preguntar a la DGT.

En cualquier Jefatura Provincial de Tráfico te facilitarán el informe del vehículo. No necesitarás muchos datos aparte de la matrícula, tu DNI y haber abonado previamente una tasa de ocho euros. También lo puedes solicitar por Internet, pero entonces necesitas tener un certificado digital.

Si el coche está embargado es aconsejable acudir al Registro de Bienes Muebles para conocer datos adicionales como el importe de la deuda que ha originado la carga o la fecha de su anotación, además de la autoridad que lo registrado.

Pedir un informe del vehículo es clave no solo para saber si está embargado; sobre todo debes solicitarlo para asegurarte de que no existen deudas sobre él (si las hay, las comprarás junto con el coche y te tocará pagarlas a ti).

Consejos para participar en las subastas de las grandes casas

Ahora vamos a centrarnos en las grandes casas de subastas del planeta, compañías de prestigio internacional, como RM Sotheby´s, Bonhams, Gooding & Company, Mecum Auctions o Silverstone Auctions, por poner unos pocos ejemplos. Estas firmas organizan eventos de forma periódica y están especializadas en la gestión de la venta de todo tipo de artículos, desde obras de arte y joyas hasta coches, que es lo que nos interesa. Y no siempre son vehículos excesivamente caros, en sus catálogos puedes encontrar modelos que pueden estar al alcance de muchos.

Para ayudarte a participar en alguno de estos eventos, te presentamos unos consejos para triunfar en las subastas de coches. Pero antes de empezar, tienes que tener claro que si quieres tener éxito tendrás que dedicarle mucho tiempo para investigar y contrastar información, así podrás tomar una decisión que con el tiempo demuestre ser acertada. ¿Empezamos?

  1. Lee minuciosamente el catálogo de la subasta: cualquiera de las casas mencionadas anteriormente elaboran cuidados catálogos para cada evento que celebran y estos están disponibles tanto en papel (eso sí, no suelen ser gratuitos y tendrás que pedirlos con anticipación) como de manera online, por lo que es fácil acceder a ellos. Dependiendo del tipo de modelo que busques, debes prestar atención a su originalidad, su estado de conservación o a su historial de mantenimiento.
  2. Es muy recomendable contrastar información y, si puedes, investigar las cantidades por las que se han vendido en eventos previos modelos como el que te interesa. Así te podrás hacer una mejor idea de su valor de mercado real y evitar pagar de más.
  3. Ve a ver el coche que te interesa antes de la subasta: por norma general, en los días previos a la celebración del evento, los organizadores ofrecen la oportunidad a los interesados de ver en persona los modelos que se van a ofrecer. Es el momento ideal para comprobar in situ el estado del vehículo e incluso puedes llevarte a tu mecánico de confianza para que aporte una visión más profesional.  
  4. Es habitual que estas casas de subastas cobre una pequeña suma para poder acceder tanto a la subasta en sí como los días previos para ver los coches, lo bueno es que no suelen ser cantidades desorbitadas.
  5. Acude presencialmente a la subasta: aunque es posible pujar telefónicamente o a través de internet, lo mejor es que acudas físicamente al evento. Es importante que fijes la cifra máxima que estés dispuesto a pagar, porque de otra forma te puedes dejar llevar por la emoción del momento y meter la pata. Y ten paciencia, espera al último momento para hacer tu oferta y así evitarás entrar en una guerra de pujas en las que todos pierden (menos el vendedor). Muchos compradores también acuden a expertos para que sean ellos quienes se encargue de esto.
  6.  Otros detalles a tener en cuenta: la comisión de la casa de subastas de turno, que puede oscilar entre el 5 y el 10% de la cifra final y a diferencia de lo que sucede en otros negocios, es el comprador el que lo debe abonar y no el vendedor; el transporte del vehículo hasta tu domicilio, especialmente si es una subasta en el extranjero; los impuestos que debes pagar…

Ahora que conoces cómo funcionan las subastas de coches, ¿te animas a pujar por un vehículo?

Imagen de perfil de Noelia López

Redactora de AutoBild.es

Yo escribo porque pienso que tú me lees