Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Viejas leyendas: Jeep Comando

Jeep Comando

Hoy te traigo la historia de una vieja leyenda, el Jeep Comando. La versión para el mercado español del Jeepster Commando americano llegaría en 1968.

Esta es la historia de uno de los 4x4 más emblemáticos de la historia del automovilismo español, una vieja leyenda, el Jeep Comando. Se trata de la versión para el mercado español del Jeepster Commando americano, un modelo que fue producido por Kaiser Motors desde 1966 hasta 1973. Dos años más tarde sería presentada la versión destinada al mercado español que sería comercializada por VIASA y construido por CAF S.A. en Zaragoza.

No te pierdas: Viejas leyendas: el Renault 4/4

Fueron diversas las versiones bajo las cuales se comercializó el Comando bajo licencia Willys en España. Estaba disponible con carrocería sin techo, con techo de lona y con techo rígido, así como versión furgón, de cabina doble y una versión de caja abierta. Bajo el capó se instalaron dos opciones mecánicas, un diésel de origen Barreiros C-65 de 2.0 litros con 63 CV de potencia que, tras la compra de VIASA por parte de Motor Ibérica, sería sistituido en 1978 por el motor Perkins 4.203 de 71 CV.

Vídeo: Cinco prototipos de Jeep que no conocías:

En el caso del Jeep Comando de gasolina, el protagonismo corría por cuenta de un bloque Hurricane F4-134 de 71 CV. Jeep encargó la fabricación de un lote de vehículos con motor V6 de gasolina que fueron exportados a América Latina, mientras que las cajas de cambios asociadas eran transmisiones manuales de 4 velocidades fabricadas por UGO bajo licencia Warner.

Motor Ibérica adquiere los derechos del Jeep Comando

La primera generación del modelo llegaría a su fin en 1973 y, a partir de 1974, Motor Ibérica, la empresa encargada de su fabricación desde ese momento, renombró a los modelos como Jeep-Ebro y Jeep-Avia. Otro de los cambios introducidos por la nueva compañía fue la aparición de dos variantes especiales del Comando español.

La primera se denominada HD y reemplazaba su motor diésel por una unidad más potente, el Perkins 4-165, mientras que la segunda versión recibía el nombre de HDI, tomando como base la versión HD y rediseñando la parte posterior del vehículo para dotarlo de una mayor capacidad de carga al elevar el techo. El Jeep Comando perdía ese apartado lúdico por un enfoque más industrial.

El fin de un capítulo de la historia automotriz española

En 1983 sale de la línea de montaje la última unidad del Jeep Comando producida, más de 8.000 desde 1968. Nissan adquiere Motor Ibérica e introduce en el mercado local el Nissan Patrol, un peso pesado de los 4x4 en nuestro país. El Comando no podía soportar los avances del Patrol y acaba desapareciendo, aunque el Jeep no había recibido actualizaciones e incorporaba medidas tan anticuadas como los frenos de tambor en ambos ejes en plena década de 1980, un aliciente para su completa extinción. 

Fuente: Jeepcomando.es