Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

Viejas leyendas: así era el Ford Cougar

Ford Cougar

Hoy vamos a conocer la historia del Ford Cougar, un modelo de tipo coupé que la firma del óvalo azul lanzó en Europa como reemplazo del Ford Probe.

En una época en la que los coupés gozaban de una gran aceptación, con modelos como el Volvo C70, el Mercedes CLK, el Alfa Romeo GTV, el Honda Prelude, el Peugeot 406 Coupé o el Toyota Celica, la firma del óvalo azul quería su porción del pastel en el mercado europeo. El Ford Probe necesitaba un reemplazo, el cual sería su tercera generación, pero un cambio en la denominación tuvo como resultado el Ford Cougar del cual vamos a conocer un poco de su historia.

No te pierdas: Viejas leyendas: ¿conoces al Lamborghini Athon?

El Ford Cougar fue lanzado en Europa en el año 1998 y en Estados Unidos en 1999, aunque allí se comercializó como Mercury Cougar, o lo que es lo mismo, la octava generación de un modelo venerado en tierras norteamericanas desde que viera la luz en pleno apogeo de los muscle car, en el año 1967. En ambos mercados, su producción llegó a su fin en el año 2002 y jamás llegó a ver un sucesor.

Vídeo: Ford Mustang Bullitt is back, ¡flipa cómo suena en un garaje!:

El último coupé de Ford en Europa

En el año 1998, Ford tenía dos coupés de diferente tamaño comercializándose en Europa, el Cougar y el Puma, aunque el primero acabaría su producción un año más tarde que el segundo. Inicialmente, el Cougar fue concebido como la tercera generación del Ford Probe, que llevaba en activo desde 1994, pero finalmente fue denominado Cougar y basado en el Ford Mondeo.

La nueva de diseño de Ford en la época, denominada ‘New Edge’, sentaba las bases de la imagen del Cougar con líneas suaves y redondeadas, un pilar B casi ausente, una elegante caída del techo y parachoques abultados que remarcaban su carácter. Este estilo lo vimos reflejado en la mayoría de modelos de la marca en la época, como el primer Ford Focus o el Mondeo en el que se basaba este coupé.

Pero, a diferencia del Capri y el Probe (sus predecesores), el Cougar no disfrutó nunca de unas ventas vigorosas. La primera fase del ensamblado del coupé de Ford se realizaba en Estados Unidos y, en ese momento, se dividía en dos. Por un lado, las unidades destinadas al mercado americano y, por otro, las que iban a cruzar el charco y llegar a Europa, las cuales se terminaban de fabricar en la planta de Köln en Alemania, donde se instalaba los faros con especificaciones europeas, el logo de Ford (en Estados Unidos era el de Mercury) y se hacía la conversión a volante a la derecha si era necesario.

El Cougar estaba disponible con dos motorizaciones diferentes. Por un lado, el bloque 2.0 Zetec de 16 válvulas con 131 CV y 178 Nm de par motor, y por otro el V6 2.5 Duratec de 24 válvulas que ofrecía 170 CV y 220 Nm de par motor. Ambos enviaban la potencia al tren delantero, mientras que la opción V6 contó con una alternativa con caja de cambios manual. 

Sin embargo, pese a sus especificaciones y a tener un precio muy inferior a sus competidores antes mencionados, el Cougar jamás disfrutó de unas buenas ventas. Razón de ello es que en el Reino Unido se retiró en febrero de 2001 con tan solo 12.000 unidades vendidas, mientras que 18 meses más tarde, se apagó la llama de los coupés de Ford en Europa hasta la fecha.

Fotos: Ford

Lecturas recomendadas