Noticia

Prototipos abandonados: Toyota Celica Cruising Deck de 1999

Ignacio de Haro

02/06/2016 - 12:55

El Toyota Celica Cruising Deck de 1999 es el protagonista de la siguiente entrega de reportajes sobre prototipos abandonados (u olvidados, como prefieras). Presentado en el Salón de Tokio de 1999, este vehículo conceptual basado en la séptima y última generación del icónico modelo de Toyota presentaba una serie de características únicas, bastante peculiares, que nunca tuvieron su reflejo en un automóvil de producción.

No te pierdas: Un Toyota Celica clásico de 1.000 CV pierde una rueda

Tras los espectaculares Chrysler Lamborghini Portofino de 1987 y Ferrari 408 4RM de 1987, proseguimos con la saga de reportajes sobre prototipos abandonados con el Toyota Celica Cruising Deck de 1999. Quizá no sea tan especial como los que han protagonizado los anteriores artículos, pero hay que reconocer que este modelo conceptual presentaba características verdaderamente peculiares, ¿o es que acaso has visto alguna vez un coupé deportivo con carrocería pick-up y con capacidad para transportar a cuatro pasajeros?

Toyota escogió el Salón de Tokio de 1999 para desvelar al Celica Cruising Deck Concept, un automóvil desarrollado a partir de la base de la séptima generación del icónico deportivo nipón (que además es la última fabricada) y pensado para un uso en zonas costeras. Representa la visión de la marca de cómo debería ser un coche juvenil y playero a finales de la década de 1990, reinterpretando el concepto que más de 20 años antes habían presentado en este mismo evento.

Y es que el Toyota Celica Cruising Deck de 1999 estaba inspirado en el Toyota CAL-1 Concept, un prototipo que la firma desveló en Tokio en 1977 y que como el que te mostramos hoy, estaba desarrollado sobre la base de un Toyota Celica (de la segunda generación, en este caso). Como aquel, la zaga perdió el portón del maletero, transformando a este coupé en una especie de pick-up sin que ello implicara prescindir de las dos plazas traseras.

Efectivamente, como puedes comprobar en la galería de imágenes, el prototipo olvidado Toyota Celica Cruising Deck dispone de cuatro plazas con la peculiaridad de que las dos posteriores van al aire, completamente descubiertas. Una banqueta plegable permitía convertir la parte trasera en una espaciosa zona de carga o, cuando fuera necesario, en dos pequeños asientos en los que el alerón hacía las veces de reposacabezas.

Para completar ese ‘look’ playero del Toyota Celica Cruising Deck, añadieron un remolque a juego con una moto de agua. Cuando fue desvelado ante la prensa especializada, el por aquel entonces máximo responsable de Toyota, Katsuhiro Nakagawa, lo definió como un coche “guay, deportivo y muy divertido”. Sin embargo, como ya podrás imaginarte, este vehículo conceptual nunca se tradujo en un coche de producción en serie, por lo que finalmente pasó a engordar la lista de prototipos abandonados.

Fuente: Motor1

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches