Noticia

Prototipos abandonados: Aurora Safety Car

Ignacio de Haro

25/02/2016 - 15:44

Esta es la historia del prototipo abandonado Aurora Safety Car, un vehículo que fue presentado en 1957 en Nueva York y que aspiraba a convertirse en el automóvil más seguro hasta la fecha. Sin embargo, su peculiar diseño exterior y su elevado precio hicieron que nunca pasara a producción. Hoy en día es considerado como uno de los coches más feos jamás fabricados.

No te pierdas: 5 coches que crearon tendencia sin saberlo

Aquí tienes la historia del prototipo abandonado Aurora Safety Car, un automóvil conceptual que vio la luz por primera vez en 1957 en Nueva York en un evento organizado para la prensa y que, tras un intento fallido de comercialización, el proyecto fracasó. Fue diseñado por el sacerdote católico Alfred A. Juliano, que pretendía crear el coche más seguro hasta la fecha. Pero sus planes no salieron como esperaba y el modelo no tardó mucho en caer en el olvido.

El Aurora Safety Car, como otros prototipos abandonados que te hemos mostrado, es un vehículo desconocido para la mayoría de apasionados del mundo del motor. Y lo normal es que los que estén al tanto de su existencia sepan también que, para muchos, es uno de los coches más feos jamás fabricados. Pero esa extraña apariencia era fruto del objetivo que perseguía su creador, que no era otro que el de diseñar y construir un automóvil con unos niveles de seguridad pasiva nunca vistos hasta la fecha.

Entre dichos elementos, destacan componentes como las barras de seguridad laterales, la jaula de seguridad integrada en la carrocería, los cinturones de seguridad o su salpicadero acolchado. Otro detalle sorprendente del prototipo olvidado Aurora Safety Car es que su rueda de repuesto estaba situada delante, en los bajos, de forma que contribuyera también a mejorar la seguridad añadiendo un espacio adicional de deformación para absorber la energía en caso de impacto.

Pero esto no era lo único llamativo del frontal del Safety Car de Alfred A. Juliano, ya que toda la parte delantera de la carrocería (hecha por completo con fibra de vidrio) estaba rellena con espuma para reducir al máximo las lesiones provocadas a un peatón en caso de atropello. Vamos, como si fuese uno de los modernos airbags para peatones.

Sus elementos de seguridad no terminaban ahí, pues también contaba con una columna de dirección colapsable (como puedes ver en la galería de imágenes) y unos asientos capaces de girar 180 grados, con la idea de que los ocupantes se pusieran de espaldas en caso de que fuesen a sufrir una colisión. Otra de las características que hace que el Aurora Safety Car sea un prototipo de lo más peculiar es que disponía de un sistema hidráulico, integrado en el vehículo, con cuatro gatos situados en los extremos de la carrocería que permitían cambiar los neumáticos rápidamente.

[yb:https://youtu.be/GuUCyCTetyc]

Fuente: WCF

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches