Noticia

Prototipos abandonados: Oldsmobile Golden Rocket

Ignacio de Haro

02/18/2016 - 12:18

Aquí tienes la historia del prototipo abandonado Oldsmobile Golden Rocket, un vehículo conceptual que debutó en 1956 durante el General Motos Motorama, un salón que organizaba el gigante estadounidense para presentar las creaciones de sus diferentes firmas, pero que pronto fue olvidado. Sin embargo, algunas de sus características serían posteriormente trasladadas a modelos de producción, como el Corvette.

No te pierdas: Este Oldsmobile 88 no es para ir al límite

Esta es la historia del prototipo abandonado Oldsmobile Golden Rocket, un llamativo y ligero vehículo conceptual equipado con un potente motor V8 que fue presentado a mediados de la década de 1955. Aunque algunas de sus características fueron trasladadas posteriormente a vehículos de producción en serie, como el Chevrolet Corvette, el prototipo de Oldsmobile no tardo mucho tiempo en caer en el olvido.

El caso del concept olvidado Oldsmobile Golden Rocket es similar al de otros casos de prototipos abandonados que te hemos mostrado últimamente, como el Lotus Esprit 2010 o el impresionante Mazda Furai. Durante su presentación durante el General Motos Motorama de 1956, un salón que organizó el gigante estadounidense para presentar las creaciones de las diferentes firmas del grupo entre 1949 y 1961, causó sensación entre los asistentes gracias a su imagen, que estaba inspirada en una supuesta nave espacial.

La carrocería del Oldsmobile Golden Rocket estaba fabricada, como la del primer Corvette que debutó tres años antes, con fibra de vidrio, lo que permitía que este prototipo ya olvidado fuera extremadamente ligero, sobre todo en comparación con lo que sugiere su imagen. Pesaba 1.134 kilogramos, por lo que si sumamos que montaba en posición delantera un propulsor 5.3 V8 con 275 CV de potencia, nos daremos cuenta de las excelentes prestaciones que debía ofrecer gracias a su buena relación entre peso y potencia.

Para facilitar el acceso, el Golden Rocket recurría a un peculiar sistema de puertas que recuerda, por concepto, al empleado en el mítico Mercedes 300 SL ‘Gullwing’. Además, el volante, como en el modelo de Mercedes, pivotaba para mejorar la accesibilidad, lo que unido al movimiento del asiento, que subía casi 8 cm al abrir la puerta, hacía que subir y bajar de este prototipo fuera extremadamente sencillo. Una de las características de este vehículo conceptual que posteriormente se trasladó a un modelo de producción en serie fue su luna trasera partida, que fue ofrecida en el Corvette Stingray durante 1963.

Fuente: CarScoops

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches