Skip to main content

Noticia

Viejas leyendas: Citroën DS 21

Citroën DS21 viejas glorias
Enrique León

Toda una vieja leyenda que en estas líneas queremos recordar.

El Citroën DS es uno de los modelos más conocidos y admirados de la compañía. Apodado como “Tiburón” en muchas regiones, la llegada del DS supuso toda una revolución para el mercado francés en el apartado tanto de diseño como de tecnología. Entre sus versiones destacadas encontramos el Citroën DS 21, una vieja leyenda que en estas líneas queremos recordar.

No te pierdas: 'Viejas leyendas: Volkswagen Nardo'

Citroën DS

El DS de la marca francesa llegaba al mercado en 1955, años duros para el país que aún no se había recuperado por completo de las trágicas heridas de la Segunda Guerra Mundial. Pese a ello, este modelo, que nacía para competir directamente con el Renault Fregate, otro peso pesado del mercado en estos años, consiguió revolucionar el segmento de las berlinas medias con un nivel tecnológico y de diseño nunca antes visto.

VÍDEO: Citroën C5 Aircross, así es el nuevo SUV

Flaminio Bertoni, diseñador del Citroën DS, consiguió trazar una carrocería moderna que tantos años después sigue enamorando a todos. Sus líneas, muy futuristas y adelantada a su época, fueron uno de sus mayores atractivos, aunque el nivel tecnológico, con el sistema de suspensión hidroneumática con corrector automático de altura, dejó en el mercado un gran número de innovaciones.

Nada menos que 20 años duró la producción del Citroën DS, una larga vida en la que se vendieron más de 1,5 millones de unidades pese a que nos encontrábamos en un momento de recuperación. El reconocimiento de este nombre no tiene discusión, un modelo que consiguió el tercer puesto en el certamen del Automóvil del Siglo y que ha sido nombrado el coche más bello de la historia por varios colectivos.

Citroën DS 21

El Citroën DS comenzó su producción en 1955 cesando la misma dos décadas después, en 1975. El Citroën DS 21 llegaba en 1968 con varias mejoras además de un motor de 2.175 cc. y 106 caballos de potencia. Destacó la instalación de cuatro proyectores montados sobre un carenaje común, se mejoró la frenada y la rodadura. El confort también subió de nivel, continuando como todo un coche de prestigio.

Un año después, en 1969, llegaba el Citroën DS 21 IE, un modelo que montaba como elemento destacado Inyección electrónica de combustible, tecnología que le hacía llega hasta los 125 CV. En 1975 concluía la producción del DS, un coche que fue precedido por uno de los grandes nombres de la marca, el Traction Avant, y sucedido por otro nombre propio, el Citroën CX.

Redactor

Redactor en AutoBild.es

Lecturas recomendadas