Skip to main content

Noticia

Las llamas del motor de este Mazda RX-7 son más grandes que tú

Mazda RX-7

Parece un dragón.

El Mazda RX-7 es uno de los modelos predilectos de muchos preparadores, que ven en él una base solida sobre la que crear auténticas locuras. El que os traemos hoy pertenece al Mazzei Team y está preparado para competir, aunque siendo sinceros, su capacidad de rendimiento dentro de la pista no es lo que más nos interesa ahora.

Lo que más nos llama a la atención, por razones obvias, es el hecho de que parece un dragón. No busquéis alas ni piel verde, centraos en su aliento de fuego, y es que por su tubo de escape suelta unas llamaradas impresionantes que fácilmente alcanzan el tamaño de un niño o una persona de estatura media.

Viejas glorias, ¿conoces al Mazda RX-7?

Bajo el capó el Mazda cuenta con un motor turbo de cuatro rotores que se queda muy cerca de los 1.000 CV de potencia máxima, lo que explica su rugido, pero no podemos evitar cuestionarnos una decisión técnica que se ha tomado con él: la ubicación de su sistema de escape. Un llama del tamaño que se aprecia en las imágenes siempre es un peligro, pero lo será algo menos su sale por los bajos del coche, no justo por detrás del paso de rueda delantero derecho.

No se dará la situación (o al menos eso esperamos), pero solo de pensar en que suelte el fogonazo justo al pasar cerca de alguien, y por cerca nos referimos a entre metro o metro y medio de distancia, no queremos ni imaginarnos el olor a chamusquina.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas