Skip to main content

Lista

5 diferencias entre un motor TSI y un TGI

TGI
Los motores TSI y TGI son dos de los que utilizan las firmas del Grupo Volkswagen. ¿Sabes en qué se diferencian exactamente? Te damos las cinco claves al respecto.

TSI, TGI, TDI... todas y cada una de estas siglas hacen referencia a un tipo de motor dentro del Grupo Volkswagen. ¿Tienes claro lo que significan? Vale, en los TDI, es D los detala. El diésel anda por medio. Pero, ¿y los otros dos? Vamos a repasar las cinco diferencias fundamentales entre ambos, sobre todo ahora que tener bajo el capó del coche un TGI nos da ciertos derechos que el TSI no...

¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

1. El significado

TGI

Obviamente, la elección de estas siglas no es algo casual. Los motores TSI son los de gasolina del consorcio alemán, y los utilizan tanto Volkswagen como Seat o Skoda. Su significado es el de Turbo Stratified Injection, es decir, Inyección Directa de Turbo. Con ellos se vende una mezcla perfecta entre rendimiento y eficiencia, algo especialmente importante esto último en los tiempos que corren. Respecto al TGI, la aparición de la G en la ecuación denota que añade un depósito extra de gas natural comprimido, GNC, con el que el propulsor funciona. Cuando este combustible alternativo se agota, entra en juego la gasolina. El GNC es exactamente el mismo gas que cada uno usa en su casa, solo que comprimido al 1%.

2. La etiqueta

TGI

Los actuales motores TSI tienen derecho a lucir la Etiqueta C de la DGT, mientras que los TGI se benefician de todas las bonificaciones que supone la Etiqueta Eco. Éstas tienen que ver con temas de movilidad, fiscalidad o aparcamiento. Por ejemplo, los coches que equipen un propulsor así no pagan impuesto de matriculación, tienen un descuento del 50% al aparcar en zona SER en ciudades como Madrid -en otras es incluso superior- o pueden circular por los carriles BUS-VAO sin importar el número de personas que viajen en el interior.

3. Coste del repostaje

TGI

Repostar el depósito de GNC es bastante más barato que el de gasolina. Por ejemplo, si tomamos como referencia las estaciones de servicio de la Comunidad de Madrid en las que se puede abastecer el vehículo de este combustible, vemos que el precio es de entre 0,84 y 0,98 euros el kilogramo de gas. Por su parte, la gasolina 95 no baja en ningún caso a día de hoy de 1,37 euros por litro.

4. Consumo en marcha

TGI

Los motores de GNC consumen menos carburante en marcha que los de gasolina convencionales. Si tomamos como referencia el Seat León 1.5 TGI de 130 CV, vemos que anuncia un consumo medio de gas de 4,5 kg a los 100 kilómetros, mientras que el gasto de carburante es de 6 litros a los 100 kilómetros. Si a esto le sumamos el menor coste de repostaje que supone el depósito de gas, el ahorro que se produce durante la vida del coche es bastante considerable.

5. Potencia

TGI

Los motores TGI que ofrece el Grupo Volkswagen no son ni mucho menos los más potentes. Lógico, pues no están pensados para correr y sí para ser lo más eficientes posibles. De esta manera, si queremos un coche que nos aporte, sobre todo, diversión al volante, tendremos que decantarnos obligatoriamente por un TSI.

Todo sobre Seat

Modelos de Seat más populares

Ver todos los modelos

Todo sobre Škoda

Modelos de Škoda más populares

Ver todos los modelos

Todo sobre Volkswagen

Modelos de Volkswagen más populares

Ver todos los modelos

Y además