Skip to main content

Comparativa

Motor

Comparativa: Skoda Superb iV vs Peugeot 508, en busca de la mejor berlina híbrida

Peugeot 508 o Skoda Superb apertura

Mucho espacio y potencia. En sus variantes plug-in hybrid, Peugeot 508 SW y Skoda Superb Combi se convierten en familiares para sibaritas

Cuando acudes a la panadería y tienes que elegir entre un cruasán y un pan integral, la decisión depende no solo de los ingredientes. También se trata del sabor. Del mismo modo, para la mayoría de los clientes, es probable que la elección entre estos dos coches familiares tan maravillosamente diferentes la dicte el estómago.

Con guiños al legendario Peugeot 504

Por una parte está el Peugeot 508. Con muchos guiños al exitoso 504, pero actualizado a la moda actual, el familiar francés es discreto, amplio y robusto, y ha sido capaz de desafiar a la competencia premium alemana con un producto que destila alta costura francesa. ¿Quién puede evitar caer en la tentación de tanta vanguardia? La respuesta es: a todos a los que les gusta cuestiones un poco más tangibles. El Skoda Superb Combi –y que quede claro que no tiene por qué ser el pan integral– es el compañero perfecto para el día a día. Como híbrido enchufable (iV es como se denominan las variantes PHEV de la marca checa, mientras la E se reserva a eléctricos como el Enyaq), este familiar incluso se apunta a la moda verde. El motor TSI de 1.4 litros va acompañado de un motor eléctrico, que ofrecen una potencia conjunta de 218 CV. 

Presentación más austera en el checo
Presentación más austera en el checo

Esto no es un problema para el león francés, que con un potente híbrido enchufable y 225 CV es un cazador igual de bueno. El 508 es un niño bonito de todos modos. Con una longitud de 4,77 metros y unos magníficos 1,91 metros de ancho, es una declaración de intenciones de gran espacio interior. Da igual si para algunos cuenta con un frontal que parece enfadado, o si tiene una silueta ceñida o si la línea continua de luces trasera hace un guiño al legendario 504 Cabrio, no pasa desapercibido. Y es que a través de las puertas sin marco, nos adentramos a un interior , en el que caes profundamente en los cómodos y amplios asientos. Pero la línea alta del cinturón hace que sea difícil supervisar las cosas, especialmente porque los conductores grandes desaparecen muy por detrás del pilar B.

Peugeot 508 cuadro
El típico i-cockpit protagoniza el puesto del 508

Por otro lado, el Superb es el rey del pragmatismo. El lavado de cara del año pasado no ha afectado ni un ápice a su seña de identidad. Parece más delgado al lado del francés. De hecho, es 5 cm menos ancho. Pero si temes que eso implica menos espacio en el interior, es que no sabes cómo se las gastan los checos. Son los grandes maestros de la economía espacial: no solo ganan en el interior los cinco centímetros que faltan en el exterior, sino que también eliminan consiguen otros cinco centímetros. El truco de radica en los paneles de las puertas con formas ingeniosas. El Skoda extiende su longitud más de ocho centímetros directamente a la segunda fila de asientos, donde ofrece todo un paraíso del descanso, algo que normalmente se esperaría en una versión larga de un Mercedes Clase S.

Así van de espacio en el interior

La parte trasera del 508, por otro lado, resulta algo claustrofóbica, y parece que se esperara que los pasajeros grandes sean flexibles. Hay poco espacio para las rodillas, el asiento está demasiado bajo y casi ningún espacio para los pies. Aunque al menos con un maletero de 530 litros frente a los 510 litros del Superb, siempre cabe al menos una caja más de vino tinto que en el Skoda. A su favor, el checo destaca en el día a día con sus numerosos compartimentos utilizables en el piso de carga. El cable de carga también se puede guardar rápida y fácilmente. En Peugeot, en cambio, hay una bolsa engorrosa que requiere muchas habilidades de plegado y envoltura. Nadie hace eso a largo plazo, así que al final habrá una ensalada de cables.

Peugeot 508 maletero
El maletero del francés cubica 534 litros

Por otro lado, los sibaritas apreciarán el Peugeot. Es silencioso, y la activación del motor de combustión es casi imperceptible. Especialmente en el tráfico de la ciudad, puede utilizar por completo sus dos niveles de velocidad adicionales, que se alternan suave y cuidadosamente con un convertidor de par, en comparación con el muy áspero DSG de seis velocidades del Skoda. Parece que circula más a menudo en modo eléctrico puro, pero los valores medidos dicen otra cosa.

Skoda Superb maletero
El maletero del Superb cubica 510 litros

Sin embargo, si hablamos de rendimiento a alta potencia, el conductor del Peugeot verá los pilotos traseros del Superb. Al menos hasta el límite de velocidad legal, pues más allá el francés puede volver a sacar a relucir sus caballos extra. En términos de consumo, el 508 está solo ligeramente por delante.

A nivel de chasis, el 508 es más deportivos

Por otro lado, los roles están invertidos en cuanto al chasis. Mientras que tren de rodaje ajustable del Skoda es blando produce muchas oscilaciones, el 508 reacciona notablemente más fuerte, pero también más cortés. Una cortesía que también nos gustaría ver cuando se trata de la ergonomía y facilidad de manejo de los instrumentos. Botones brillantes, menús confusos con muchas subfunciones en el francés; Skoda gestionar esto mejor, pues es más intuitivo.

Debido a que el Superb también es un poco más barato al final y luego tiene un valor residual más estable, la victoria recae claramente en la República Checa. A los francófilos no les importará. El estilo de vida está por encima de los puntos.

CONCLUSIÓN

El atractivo Peugeot 508 tiene un diseño elegante y singular. El hecho de que no gane se debe a la falta de ajuste fino en términos de economía espacial, comodidad y funcionalidad. Aquí el pragmático y equilibrado Skoda muestra cómo se deben hacer las cosas. Al final, el Superb es merecido ganador.

Más:

Berlinas

Y además