Skip to main content

Práctico

Así funciona el cambio DSG

Así funciona cambio DSG

Desde 2003 entre nosotros.

El cambio automático DSG es uno de los más conocidos del mercado. Y lo es no solo porque sea el utilizado por una de las marcas más populares, o mejor dicho algunas, también por su gran eficacia y calidad de trabajo, demostrando año tras año que está entre los mejores cambios automáticos de doble embrague. ¿Sabes cómo funciona el cambio DSG? Estas son sus claves.

No te pierdas todas las novedades de 2019

Los inicios

La primera vez que oímos el nombre DSG fue en 2003, justo cuando conocimos el Volkswagen Golf R32 mk4. El Direct Shift Gearbox, nombre oficial de este cambio sin el abreviado conocido, sustituía a la anterior transmisión por convertidor de par, un sistema más lento, menos económico y menos eficaz. El DSG, montado en el compacto deportivo, demostraba no solo su buen hacer, también su gran respuesta trabajando en modelos deportivos.

VÍDEO: ¿Cómo funciona una caja de cambios de doble embrague?

¿Cómo funciona el cambio DSG?

A grandes rasgos, el cambio automático DSG funciona coordinando dos cajas de cambio, cada una con su propia embrague, consiguiendo con ello que la transición entre marchas se haga de forma rápida, ganando en velocidad y eficacia. La preselección de la siguiente marcha consigue que un cambio pueda completarse en apenas 40 milisegundos.

Estas dos cajas de cambio que trabajan de forma conjunta cuenta con un embrague y un número de velocidades. Dependiendo del tipo de DSG, la primera transmisión puede contar con la 1ª, 3ª, 5ª y 7ª velocidades mientras que la segunda trabajará con la 2ª, 4ª y 6ª marchas. Al comenzar a rodar, moviéndonos en primera velocidad, el segundo embrague está desacoplado pero tiene la segunda marcha seleccionada. 

Esta acción se repetirá de forma constante, contando siempre con esa preselección que recorta el tiempo de cambio de velocidad de manera notable. La transmisión DSG cuenta con una unidad de control mecatrónica que es la encargada de gestionar todo el trabajo, bastándose de unos sensores para saber cuándo es necesario cambiar de marcha. Por supuesto, existe un modo de conducción secuencial con el que el conductor seleccionará la marcha de manera manual con el sistema de levas al volante.

Desde su lanzamiento, el cambio DSG ha sido montado en más de 26 millones de unidades. La popularidad de este cambio es destacada, y con la tendencia actual del mercado, en el que el cambio automático es escogido cada vez por más clientes, esta fama no hará más que crecer.

Y además