Reportaje

Tecnología

Mazda SkyActiv-X: un motor de gasolina con las ventajas de los diésel

Emilio Salmoral

07/09/2017 - 10:33

El nuevo motor SkyActiv-X de Mazda es un propulsor lleno de sorpresas. Se trata del primer bloque de gasolina que es capaz de realizar la ignición por compresión, en el que una parte de la mezcla entre el aire y el combustible explota de forma espontánea al ser comprimida por el pistón. Saldrá a la venta en 2019.

Mazda acaba de presentar su nuevo motor SkyActiv-X. Se trata de un nuevo bloque que incorpora una más que interesante tecnología que le permite ser el primer propulsor de gasolina que puede realizar la ignición por compresión. Es decir, al igual que los motores diésel, la explosión de la mezcla entre el combustible y el aire se puede realizar de forma espontánea al ser comprimida por el pistón. Sin duda, una novedosa solución para el mundo de los coches.

Eso sí, el motor Mazda SkyActiv-X de gasolina no elimina el uso de la bujía. Lo que han conseguido los ingenieros de Mazda es que en la parte exterior de los cilindros se produzca una ignición por compresión (como en los diésel) y en la parte central y superior del cilindro se realice a través de un impulso de la bujía. Los japoneses han denominado a esta tecnología Spark Controlled Compression Ignition (SPCCI).

¿Qué beneficios tienen los motores SkyActiv-X? Pues un incremento de par entre un 10-30% si lo comparamos con un motor de gasolina SkyActiv-G. También han conseguido reducir el consumo en un 20-30% respecto a los actuales motores de gasolina de Mazda.

He tenido la oportunidad de conducir el nuevo motor Mazda SkyActiv-X y es un propulsor con una entrega de potencia similar a la de un diésel. Este motor de gasolina empuja con mucha energía desde bajas revoluciones. El número de máximo de revoluciones que puede alcanzar es de 6.500 vueltas pero en los prototipos que pude probar (los habían montado hace tan solo un mes), la inyección corta a las 6.000 revoluciones.

Por cierto, el motor SkyActiv-X saldrá a la venta en 2019 y será un motor de gasolina de cuatro cilindros de 2,0 litros, sobrealimento por un compresor y se espera que tenga una potencia de unos 190 CV. Esta cifra no es definitiva, desde Mazda dicen que quieren competir con su nuevo motor en este rango del segmento.

El nuevo propulsor SkyActiv-X vendrá acompañado por una plataforma completamente nueva. Esta plataforma la estrenará un nuevo modelo que tendrá la tecnología de hibridación suave o ‘mild hybrid’. He podido conducir este nuevo chasis pero no incluía el pequeño motor eléctrico, sí el conocido freno regenerativo i-Eloop de Mazda.

El nuevo chasis ha incrementado su rigidez y los ingenieros han trabajado de forma exhaustiva en la “calidad del silencio”. Controlar los ruidos y cómo cambia el sonido mejora al confort. Otra novedad son los nuevos asientos delanteros que ayudan a mantener recta la pelvis, para conservar la posición en “S” natura de la columna.

Antes de probar el nuevo motor SkyActiv-X y la nueva plataforma, tuve la oportunidad de conducir un Mazda3 actual. Las diferencias con el nuevo chasis son notables. Los nuevos asientos son muy cómodos y encuentras la posición ideal nada más ponerte al volante. Una vez en marcha, la nueva plataforma destaca por lo bien aislado que está el habitáculo, los pocos ruidos que se perciben y la ausencia de vibraciones. Pude circular por una autopista alemana a 170 km/h y no aprecié ninguna vibración, aunque fuera mínima, ni el volante o pedales.

Lecturas recomendadas

Todo sobre Mazda

Mazda

Modelos de Mazda más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches