Skip to main content

Reportaje

Motor

Compa oldie: Opel Manta o Ford Capri, ¿cuál era mejor?

Opel Manta o Ford Capri

Una comparativa entre dos iconos de los 70 y 80

Hoy te traemos una comparativo entre dos iconos de la historia del automóvil que marcaron una época para muchos jóvenes conductores. Especialmente, uno de ellos, que ahora ha renacido en formato electromod. Opel Manta o Ford Capri, ¿cuál era mejor?

Cuando el mercado europeo está dominado por los SUV, a veces es bueno echar la vista atrás, no sin caer en la nostalgia, para recordar los coches que se podían conducir en otros tiempos. 

Viejas glorias: Opel Manta

El mismo año que el hombre pisó la luna, Ford presentó en el Salón de Bruselas un precioso coupé, compacto y ligero, con la intención de introducir un Mustang europeo. Unos meses después, ya en 1970, Opel respondió con otro coupé. Eran el Ford Capri y el Opel Manta. 

Ambos modelos tenían algo en común: ser un deportivo americano a escala europea. Recordemos que Opel estuvo bajo el paraguas de General Motors durante casi toda su historia, hasta que fue adquirida por PSA (ahora Stellantis).

Otro punto en común es que se trataba de dos coches con una estética deportiva, pero con prestaciones modestas, aunque luego habría versiones más potentes, así como participaciones en la competición. 

Ford Cari

Opel Manta o Ford Capri
Al prinicpio, iba a llamarse Ford Colt, pero ese nombre pertenecía a Mitsubishi

Originalmente, el Capri iba a llamarse Colt, pero Mitsubishi ya había registrado ese nombre y la compañía norteamericana tuvo que elegir otro. Y fue todo un acierto. Como también lo fue el eslogan publicitario de su lanzamiento: “El coche que siempre te prometiste a ti mismo”.

Presentaba un diseño coupé que sedujo a muchos clientes en toda Europa, combinando líneas rectas en el frontal con formas más redondeadas en la zaga, una gama de motores robusta y fiable, tracción trasera, fácil de conducir y un precio competitivo. 

Prueba del Ford Mustang Mach 1: fascinación V8

No era necesario gastarse mucho dinero para disfrutar de un buen coupé. El interior era lo suficientemente amplio como para acoger a cuatro adultos.

Una de las principales características del Capri era su motor V4. Al ser muy compacto, el coche tenía poco peso en el eje delantero, lo que hacía que tuviera un comportamiento muy dinámico

Opel Manta o Ford Capri
El Capri tenía una gama de motores V4 muy suaves y silenciosas

Además, esta mecánica destacaba por emitir un precioso sonido y ser extremadamente suave, sin percibirse apenas vibraciones en el interior. No era un motor muy potente, pero sí delicioso en su funcionamiento. 

El motor V4 se ofrecía con diferentes cilindradas: 1.3, 1.5, 1.7 y 2.0 litros. También tuvo motores de cuatro cilindros en línea y V6, con potencias que llegaban hasta los 140 CV. Pero el diseño del Capri evocaba una mayor deportividad, así que más tarde aparecieron las versiones 3000E, 2600 GT y 3100 RS.

Aunque, sin duda, la variante más espectacular fue el Ford Capri RS Corworth de 1972, con motor V6 3.4 litros, con culatas multiválvulas, que llegó a producir potencias de más de 400 CV en algunas versiones de competición.

El éxito de Ford Capri fue tal que, en solo tres años, se vendieron un millón de unidades. En 1974 apareció la segunda generación que mejoraba en muchos aspectos a la anterior, aunque su diseño perdió algo de personalidad. 

Esta segunda fase vino acompañada también de nuevas mecánicas y una mayor difusión en mercados a los que no había llegado la generación anterior. Por ejemplo, hubo una versión específica para Estados Unidos que contaba con un diseño diferenciado.

Opel Manta o Ford Capri
En 1972 apareció una versión V6 2.8 de 160 CV

En 1978 llegó la tercera generación, una evolución de la segunda que modificaba los faros delanteros, los pilotos, paragolpes y las llantas. Los motores V4 pasaron a mejor vida y fue introducido un nuevo V6 2.8 litros con inyección electrónica que rendía 160 CV

La tercera generación ya no tuvo tanto éxito como las anteriores y el 19 de diciembre de 1986 terminó la producción de un modelo que, quizás, no ha tenido todo el reconocimiento posterior que se merece. Entre 1969 y 1986, se vendieron casi dos millones de unidades

Opel Manta

Opel Manta o Ford Capri
El Opel manta fue la respuesta al Ford Capri

El Opel Manta fue la respuesta de General Motors al Ford Capri en Europa, un coupé derivado del Opel Ascona, presentado en 1970 y con el que Opel quería resucitar el espíritu el mítico Opel GT.

El Manta tenía unas líneas muy atractivas, con un largo capó y una caída pronunciada del techo, que dibujaba una silueta fastback realmente cautivadora. En cierto sentido, recordaba al Corvette, pero más compacto y con un aspecto más del gusto europeo.

Los Opel Ascona y Manta cumplen 50 años

Bajo el capó encontrábamos motores de cuatro cilindros con modestas potencias, pero robustos y similares a los que montaban los Kaddet y Ascona de la época. En este sentido, se asemejaba al Capri. 

De inicio, hubo tres alternativas: 1.2, 1.6 y 1.9 litros. Sin embargo, pronto aparecieron preparadores dispuestos dotar al deportivo alemán de mecánicas más acorde con la estética deportiva que proyectaba. Por otro lado, la propia marca realizó versiones de competición, como el Opel Manta Rally o el Manta GT/E.

Opel Manta o Ford Capri
Hubo varias versiones especiales, con hasta 230 CV

Mercede la pena detenerse en el Opel Manta Turbo, creado por preparadores de la red de Opel en Reino Unido. Solo se fabricaron 33 unidades que alcanzaban los 156 CV. También llamó la atención el Opel Manta TE 2800, elaborado por Transeurop Engineering, con motor turboalimentado V6 de 142 CV, aunque hubo versiones de hasta 230 CV.

En 1975, entró en escena la segunda generación del Manta, con un aumento de tamaño y, también, de la habitabilidad. También se vio incrementado el peso, por lo que no se notaron lo caballos de más de sus motores. 

El nuevo Manta presentaba unas líneas más rectas, con un frontal muy destacado gracias a los grupos ópticos granes y rectangulares. Esta vez, la carrocería se ofrecía con dos o tres puertas, esta última más práctica, gracias a su portón trasero.

Opel Manta o Ford Capri
En 1982 llegaron los motores GS/E y de inyección electrónica 'i'

En 1982 se le practicó un ligero lavado de cara que afectó a los paragolpes, ahora de plástico en lugar de croados, y nuevos motores como el GS/E y los equipados con inyección electrónica 'i', que serían utilizados como base para las versiones de Rally, que tan buenos resultados reportaron a la marca. 

Pero, como le ocurrió al Ford Capri, conforme avanzaba la década de los 80 e irrumpían los potentes GTI compactos, el protagonismo del Manta fue disminuyendo. De hecho, en la propia marca había aparecido un rival al que no podía superar: el Opel Kadett GSI.

Conclusión

Opel Manta o Ford Capri
Los GTI de los 80 acabaron con el Capri y el Manta

Por desgracia, la demanda de este tipo de vehículos decayó debido al auge de los compactos deportivos a lo largo de los 80, aquellos GTI ligeros y con tracción delantera que serían los protagonistas de una nueva etapa.

No obstante, tanto el Ford Capri como el Opel Manta fueron dos iconos que permitieron a muchos conductores acceder a un deportivo coupé, divertido y fácil de conducir sin tener que invertir granes cantidades de dinero.

De los dos, el Manta fue el que gozó de un mayor prestigio y es recordado por sus apariciones en el Mundial de Rallys. Aunque el Capri ofrecía un comportamiento más dinámico y suave, gracias, sobre todo, a sus motores V4.

Y además