Skip to main content
Imagen de perfil de Jorge Morillo
La opinión de
Jorge Morillo

¿Quién ha ganado y perdido más en la alianza Renault-Mercedes?

Mercedes

Con la alianza entre Renault y Mercedes tocando a su fin, llega el momento de hacer balance. ¿Cuál de los dos fabricantes se ha beneficiado más de ella? Lo analizamos.

VÍDEO: Todo lo que hay que saber sobre el Mercedes Clase A

El romance entre Renault y Mercedes toca a su fin después de unos años de fructífera relación para ambas entidades. El paso viene provocado principalmente por la búsqueda de rentabilidad que lleva a cabo el fabricante alemán, algo que también demuestra la venta de Smart a Geely, que entre otras cosas acabará con ese parecido más que razonable que tiene el Forfour con el Renault Twingo. Otro de los puntos a llevar a cabo para lograr cuadrar las cuentas es la separación de la estrella y el rombo.

No te pierdas: Todas las novedades que verás en 2019

La marca alemana quiere, a grandes rasgos, ahorrar unos 6.000 millones de euros en costes. Y no porque les vaya mal, sino porque el desarrollo de sus planes eléctricos va a demandar un extra de dinero que hasta ahora no se había necesitado. Es la realidad, los coches eléctricos y la tecnología que incorporan, con gran margen de mejora a estas alturas de la película, son muy caros de desarrollar. Además están los fríos datos que ha obtenido Mercedes recientemente. Por ejemplo, el último cuatrimestre de 2018 trajo consigo un recorte del beneficio operativo de nada más y nada menos que el 22%. Y todo ello sin dejar de lado un defecto encontrado en 30.000 unidades fabricadas en la planta americana de Tuscaloosa, que tampoco ha ayudado.

Por todo esto y alguna cosas más que se mueven entre bambalinas, la alianza entre Renault y Mercedes tiene fecha de caducidad. Desde principios de esta década ambas marcas se han beneficiado de la otra, aunque bajo nuestro punto de vista han sido los alemanes los que más partido han sacado. La introducción en sus modelos más asequibles de un propulsor de origen galo permitió un abaratamiento de estos. ¿Un Mercedes con motor Renault? Dicho así no suena muy bien para quien busca un coche 'premium', pero la reconversión del Clase A atrajo a la marca a un público más joven y, por tanto, sin un poder adquisitivo tan alto como el que se le presupone al cliente histórico de la firma. Al fin y al cabo se trató de añadir más opciones de compra de cara a abrir el espectro de posibles compradores. Y, por supuesto, quién quisiera un vehículo 100% de la marca de la estrella, lo tenía, previo pago de una factura acorde con ello.

No te pierdas: Probamos el Mercedes Clase A

Estas sinergias desarrolladas a lo largo de los últimos años también han beneficiado a ambas marcas de cara a ahorrar costes en ciertos puntos, algo que desde que finalice el acuerdo de colaboración no podrá darse. Como decíamos, el coche eléctrico tiene gran parte de culpa en ello, y es que, al menos de momento, el cliente tipo de un vehículo así de Renault no tiene nada que ver con el de Mercedes. Con el paso del tiempo el precio de ellos se acercará, pero a día de hoy el precio del EQC, el primero de la nueva familia eléctrica de los alemanes, dista bastante de lo que puede costar, por ejemplo, un Renault Zoe.

VÍDEO: Así es el Renault Twingo

Ya que hemos llegado hasta aquí, ¿quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas

Y además