Prueba

Prueba de copiloto: Mercedes Clase A 2018

Prueba de copiloto Clase A 2018

Redacción Auto Bild

07/01/2018 - 13:12

El nuevo Mercedes Clase A estará listo en abril del 2018. Aún no hay imágenes oficiales, y nosotros hemos podido subirnos a un prototipo que iba camuflado, pero ya se intuyen algunas cosas. Por ejemplo, la nueva parrilla hexagonal estilo diamante. Y, en comparación al Mercedes Clase A actual, faros mucho más rasgados. Las formas de este coche se suavizan ahora un poco, aunque mantiene las líneas maestras de su antecesor. Nosotros hemos circulado en un preserie, y te lo contamos. Prueba de copiloto: Mercedes Clase A 2018.

(Nota: los datos de la ficha técnica se refieren al modelo actual, a la espera de que la marca publique los oficiales del nuevo Clase A)

Así es el interior

El habitáculo no estaba camuflado, así que ya te podemos adelantar cómo será. La protagonista indiscutible es una enorme pantalla apaisada. Son en realidad dos monitores de 10,25 pulgadas bajo un mismo recubrimiento de cristal, inspiradas en el cockpit de la Clase S.

En un principio, la instrumentación analógica desaparece por completo en este modelo, y según versiones y acabados, llevará dos pantallas de siete pulgadas, una de siete y otra de 10,25, o las dos de 10,25. Que tamaña digitalización sea o no un acierto ya es cuestión de gustos (en nuestra redacción sigue habiendo fervientes defensores de la instrumentación clásica), pero lo cierto es que, en este sentido, será un coche único en el segmento compacto.

Prueba de copiloto Clase A 2018

Mercedes asegura que sus pantallas no reflejarán más que los indicadores analógicos de toda la vida. Lo que nos ha sorprendido es la impresionante definición que tienen y es cierto que apenas hay reflejos. Otra novedad: desaparece el mando circular en favor de un touchpad. Lo hemos podido ver, pero no testar su funcionamiento. El reposamanos que tiene justo detrás, que puede ser de cuero en opción, tiene un tacto excelente. Y en el nuevo Clase A, la luz ambiente podrá variarse en hasta 64 tonalidades distintas.

El espacio también mejora: la postura en las plazas delanteras es realmente buena con muchos ajustes para los asientos y el volante, y la cabeza gana 7 mm d espacio, mientras que en los hombros aumenta en 35. La visibilidad perimétrica, una de las principales taras de este modelo, mejora ahora en un 10%, según la marca, por emplear pilares más delgados.

La abertura del maletero, mínima hasta ahora, mejor en 20 centímetros de ancho gracias al empleo de pilotos traseros partidos. El volumen de carga mejora en 29 litros. Las plazas traseras siguen teniendo reposacabezas integrados, pero ahora se adaptan mejor a tallas altas porque ha rebajado la altura de la banqueta. El espacio en la segunda fila gana un poco, pero no pasa de correcto. 

Prueba de copiloto Clase A 2018

Así rueda

Nos ponemos en marcha, en el asiento del acompañante de un modelo preserie camuflado. El responsable de Desarrollo Jochen Eck pisa a fondo. Estamos en Laponia y las carreteras están heladas. En cuanto la zaga de desmanda un poco, Eck vuelve a colocar el coche en la trayectoria con una leve corrección de volante. La sensación que me llega es clara: gana en silencio, y en confort respecto al modelo actual. 

Bajo el capó del tracción delantera hay un dos litros de 190 CV. En cuanto pasamos de 40 km/h, el único sonido que llega es el de las ruedas. Y muy levemente. El interior está claramente mejor aislado que el del modelo actual. También que la futura versión de tracción integral. “Llegará más tarde”, me aclara Eck, “de modo que aún tenemos tiempo de mejorar ese aspecto”.

Así serán los motores

Por el momento no se habla de un Clase A totalmente eléctrico. Aunque esta es la tendencia, este modelo seguirá apostando por mecánicas diésel y gasolina. Los motores de acceso serán los 1,2 y 1,3 litros de Renault con cuatro cilindros y potencias que van de 109 a 163 CV. Habrá una variante potente A 250 de 231 CV, y entre esta y el A 50 AMG la marca planea un A 35 de 340 CV, con el foco puesto, claramente, en el BMW M140i. AMG, en cualquier caso, está desarrollando un nuevo cuatro cilindros que alcanzará los 476 CV y 500 Nm de par.

Los diésel también suben de potencia: el A 200 rendirá 150 en lugar de 136 CV, y el A 250, llegará a los 194 frente a los 177 de ahora. Los gasolina y diésel contarán con ayuda eléctrica de 15 kW y 70 Nm que reducirá el consumo del climatizador o los asientos calefactados y permitirá, por ejemplo, que la maniobra de aparcar y desaparcar se haga de forma totalmente eléctrica.

Lecturas recomendadas

Rivales del Mercedes Clase A

Buscador de coches