Skip to main content
Imagen de perfil de Adrián Mancebo
La opinión de
Adrián Mancebo

Bélgica 2021 o uno de los mayores esperpentos de la F1

GP Bélgica F1 2021 lluvia
Motorsport Images

El GP de Bélgica de F1 será un borrón en la temporada de Fórmula 1 que estamos viviendo. Una carrera, en la que no se debieron repartir puntos, que deja a la luz la falta de flexibiliad de la categoría reina y sus reglas.

El Gran Premio de Bélgica de F1 2021 pasará a la historia como la carrera más corta de la historia de la Fórmula 1 y como uno de los mayores esperpentos de la categoría, fruto de una serie de discutibles decisiones por parte de la FIA. Porque, aunque parezca increíble, el GP se disputó a pesar de que los monoplazas no pudieran competir entre ellos y de que todas las vueltas se celebraran tras el coche de seguridad. 

"¿Quién diablos es ese Schumacher del que hablas?"

VÍDEO: Max Verstappen gana el NO GP de Bélgica

Este fin de semana hemos asistido a una carrera histórica. O, mejor dicho, a una NO carrera que, aunque parezca increíble, cuenta para el campeonato. El GP de Bélgica de F1 2021 pasará a la historia por haberse convertido en la carrera más corta (con solo dos vueltas) y por ser uno de los mayores esperpentos de la F1.

Las condiciones de la pista de Spa-Francorchamps eran muy complicadas desde que se intentó celebrar la carrera a las 15:25 horas de la tarde del domingo. El spray que levantaban los monoplazas hacía imposible la visibilidad de los pilotos y las condiciones eran peligrosas. ¿Que hay neumáticos de lluvia? ¿Que se corría en otras épocas? 

Es cierto, pero hemos aprendido que pueden ocurrir desgracias "por las malas", y la F1 no quiere arriesgarse a ello. No solo para proteger la integridad física de los pilotos, sino porque no quiere tener que comprometer su imagen de deporte seguro con un accidente en el que pueda haber terribles consecuencias. Y, este fin de semana, ya habíamos visto varios golpes fuertes. 

El viernes, hasta seis pilotos de las W Series se vieron involucradas en un golpe múltiple en el Raidillon que, por fortuna, terminó sin lesiones de gravedad para las implicadas. El sábado, en clasificación, fue Norris quien golpeó las barreras tras perder el control en Eau Rouge cuando había pilotos que pedían bandera roja. La FIA - con Michael Masi, director de carrera, a la cabeza - no neutralizó la sesión y el accidente de Lando, que habría sido mucho peor en carrera, con coches rodando detrás, le hizo replantarse la estrategia y al día siguiente ni pensó en dar inicio a la prueba con lluvia.

Las condiciones de mínima visibilidad en carrera habrían impedido que un piloto esquivase los restos de un accidente u otro monoplaza trompeado o 'rebotado' por las protecciones del Raidillon, por ejemplo. La salida habría sido crítica y muy peligrosa. En este mismo circuito, en 2019, fuimos testigos del accidente mortal de Anthoine Hubert, donde también se vio implicado Juan Manuel Correa, que sufrió gravísimas lesiones, y la FIA - que defiende la seguridad tanto en carretera como en circuito - no puede arriesgarse a que algo así pueda volver a ocurrir.

Valtteri Bottas
Motorsport Images

Ha habido carreras con lluvia en las que los pilotos pedían a gritos que se diese la salida, pero en esta ocasión todos a los que se dio voz - y se puso su radio, ojo - coincidían en que la visibilidad era mínima y no se debía correr. El único que, con la boca pequeña, dijo que se podía competir fue Verstappen, que partía primero y obviamente no tenía los mismos problemas que el resto

Para muestra, un botón: en las vueltas que se dieron tras el coche de seguridad los pilotos dejaron varios segundos de diferencia para poder ver al coche que tenían delante... ¡como para competir en esas condiciones! Si te queda alguna duda, echa un vistazo a las declaraciones de Alonso y Sainz tras la carrera

Hay que cambiar las reglas, ¡no podemos dar puntos!

Lo tengo claro. No tiene sentido que la FIA decidiese otorgar la mitad de puntos a los diez primeros clasificados. No es lógico dar un premio a pilotos que no han tenido que defender su posición ante otros coches o pilotos con mayor potencial. Si no ha habido carrera - las dos vueltas tras el Safety Car no puede considerarse como tal - no debe haber puntos ni trofeos.

¿Y por qué tanto retraso para evaluar una reanudación que sabíamos que no iba a ocurrir? ¡Que fueron casi cuatro horas desde el inicio previsto hasta el "final" definitivo de la carrera! ¿Fue una estrategia de marketing para que las televisiones aguantaran? ¿Para no devolver el dinero de las entradas a los aficionados? ¿Para que, simplemente, la carrera 'cuente'? Si no se puede competir y las previsiones del tiempo lejos de mejorar empeoran, ¿qué sentido tiene mantener a miles de personas mojándose en las gradas? 

Todavía más curioso es que la FIA tenga una regla para evitar que las carreras se alarguen durante horas, en la que se indica que no deben pasar más de tres horas desde el inicio del procedimiento de arrancada hasta el final... ¡pero es que la FIA cambió la normativa sobre la marcha durante el GP de Bélgica! Dijeron, escudándose en un motivo de "fuerza mayor", que era para intentar celebrar la carrera, pero las previsiones indicaban todo lo contrario. Esto lo único que hizo fue enfadar más aún a los aficionados. 

George Russell
Motorsport Images

A pesar de todo, hay algo de lo que sí debemos alegrarnos, y es de que hayan tenido una recompensa aquellos pilotos que destacaron en la complicadísima sesión de clasificación del sábado. George Russell, sin ir más lejos, se lleva 9 puntos por ello y un segundo puesto que en Williams sabe a victoria.

Habría sido complicado - o prácticamente imposible -  que el británico aguantase ahí en carrera, pero también habría sido injusto que, por cancelar la carrera totalmente, su esfuerzo y buen rendimiento el sábado se quedase sin premio. Lo mismo pasa con Daniel Ricciardo (4º), Sebastian Vettel (5º) o Nicholas Latifi (9º), que se vio beneficiado por las sanciones a Bottas y Norris, pero su clasificación también fue muy buena el sábado, superando a un Alpine, un Ferrari, un Aston Martin... Pero sí, seguiré sin entender que se repartieran puntos ayer.

El escándalo de Indianápolis 2005

Más allá de lo deportivo, ha quedado claro que la FIA debe revisar su procedimiento en carreras en las que la lluvia hace imposible la disputa de la misma. Ya se sabía desde hace días que iba a llover (¿cuántas veces ha pasado esto en Bélgica?) y no se movió ni la agenda para tener más horas de luz y posibilidad de competir ni tampoco se trabajó en la posibilidad de pasar la carrera al lunes. Esta última opción era complicada porque la semana que viene se corre en Zandvoort, pero si los equipos se ponen de acuerdo...

Y, cómo no, también debe revisarse la regla que en la actualidad permite que se puedan dar el 50% de puntos en una carrera en la que se disputen más de dos vueltas, aunque éstas hayan sido tras el coche de seguridad. Como decía más arriba, si no hay competición, no debe haber puntos. Ayer se dieron las dos vueltas tras el Safety Car para que la carrera contase, provocando la indignación de los aficionados que estaban tanto en las gradas como en casa.

Afortunadamente, la próxima carrera se celebra solo dentro de unos días, en el cercano Circuito de Zandvoort, donde según las previsiones actuales se espera buen tiempo. La F1 debería demostrar que le importan los aficionados y devolver el dinero o regalar entradas para la edición del Gran Premio de la próxima temporada a aquellos que soportaron el mal tiempo... y sus terribles decisiones desde las gradas de Spa-Francorchamps.

Imagen: Motorsport Images

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesaria o exactamente con la posición de Axel Springer o AUTO BILD.

Y además