Skip to main content

Noticia

Motor

Este Volvo 740 GLE de 1991 acumula 1,6 millones de kilómetros

volvo 740 gle 1991 1,6 millones km

El propietario de este Volvo 740 GLE de 1991 ha recorrido 1,6 millones de kilómetros en las últimas tres décadas y aún sigue en funcionamiento.

Pocos son los coches capaces de superar la barrera del millón de kilómetros y que no sean vehículos comerciales o camiones, si no turismos que un usuario particular utilice en su día a día. Sin embargo, hay algunos propietarios, como el de este Volvo 740 GLE de 1991, empeñados en acumular más y más kilómetros, concretamente, 1,6 millones de kilómetros en 30 años.

No es algo habitual que los coches recorran tantos kilómetros porque el usuario medio necesita décadas para alcanzar semejantes cifras. También está el mantenimiento, la devaluación del propio vehículo, y el desgaste y las reparaciones a las que debe hacer frente el propietario.

Este Volvo 740 GLE de 1991 acumula 1,6 millones de kilómetros

VIDEO

St. Louis County man drives over 1 million miles in his Volvo sedan

Esto suele llevar a que la mayoría de conductores cambien de coche con apenas unos pocos cientos de miles de kilómetros en el marcador. Sin embargo, Jim O’Shea, un hombre que vive en Missouri, se empeñó en superar la barrera del millón de millas, el equivalente a 1.609.340 kilómetros.

Y lo ha hecho con un Volvo 740 GLE que compró nuevo en 1991. Cuando O’Shea fue a adquirir el vehículo, otro propietario con un modelo Volvo de 1961 con 1,6 millones de kilómetros entró en el concesionario. Jim no puede recordar el modelo exacto, pero no se olvidó de ver al propietario marcharse del jugar con un coche nuevo.

Eso animó a O’Shea a tratar de replicar este hito. “Si él puede hacerlo, yo puedo hacerlo”, asegura en una entrevista a la KNWA Fox 24. El propietario lo ha logrado en 30 años, aunque por el camino a tenido que hacer frente a algunas heridas de batalla.

El 740 GLE ha alcanzado esta cifra con su segundo motor y segunda transmisión, y hago de óxido y signos de desgaste en el vehículo. No ha sufrido ningún accidente, aunque sí ha golpeado la carrocería en más de una ocasión aparcando. 

O’Shea atribuye la larga vida útil de su Volvo a lo fácil que ha sido repararlo. Lo llamó “el sueño de un mecánico”, y agregó que “el hombre común” puede reemplazar fácilmente las bombillas y otras piezas.

No sabemos qué hará a partir de ahora Jim, aunque todo apunta a que continuará rodando con su Volvo 740 GLE de 1991 y acumulando kilómetros. ¿Quién sabe hasta dónde podrá aguantar antes de cambiarlo por un coche nuevo? No te pierdas el vídeo (en inglés).

Etiquetas:

Curiosidades

Y además