Skip to main content

Noticia

¿Recuerdas al Nissan Murano CrossCabriolet?

Nissan Murano CrossCabriolet

¿Te acuerdas de él?

La marca japonesa lanzaba allá por el 2011 el Nissan Murano CrossCabriolet. Se trataba de la versión descapotable del conocido SUV, un cabrio que efectivamente llegó antes que el Range Rover Evoque Cabrio. Al contrario que este último, la versión del Murano no corrió tanta suerte, convirtiéndose en uno de los fracasos más sonados de la compañía nipona. ¿Te acuerdas de él?

No te pierdas: 'El Nissan Murano 2019, lo que nadie te ha contado'

Un diseño complicado

A priori, no parecía mala idea. El Nissan Murano era un coche exitoso, al menos en Estados Unidos, y lanzar una versión que reuniera las bondades del SUV japonés pero con el añadido de ser descapotable podría funcionar. El problema llegó con el diseño, el cual contaba con proporciones que no lograban entrar por los ojos. La estética dejaba una zaga demasiado voluminosa y, en definitiva, una línea que no era del gusto de todos.

VÍDEO: Estos son los 5 rivales más fuertes del Porsche 911 Cabriolet 2019

El precio y las sensaciones

En los Estados Unidos esta versión del Nissan Murano se vendía por unos 42.000 dólares. Estábamos hablando de un precio alto, no más que el del Range Rover Evoque Cabrio pero sí más que cualquier otro Nissan, a excepción del GT-R. Este también sería uno de los motivos de su corta vida, obligando al cliente a pensarlo dos veces.

Bajo el descapotable japonés se escondía el motor V6 de 3.5 litros con 265 caballos de potencia. La energía era enviada a las cuatro ruedas, trabajo del que se encarga una transmisión CVT. Su peso era alto, superaba las dos toneladas, y debido a ello sus capacidades dinámicas no eran las mejores. Un coche que pecaba de ser poco aplomado.

Pese a todo…

Pese a no calar entre el público y terminar con unas ventas demasiado pobres, el Nissan Murano CrossCabriolet era un coche diferente, más de lo que muchos fabricantes se atreverían a lanzar. Se trataba de un producto arriesgado y, en este caso, el riesgo no tuvo su recompensa. Un coche que, con el tiempo, podría convertirse en un objeto muy deseado.

Y además