Noticia

Coches clásicos

El primer coche conectado de la Historia lo ideó Citroën

Vicente Cano

22/04/2016 - 09:13

El concept car Citroën Eole es, probablemente, el primer coche conectado de la Historia. Ideado por Citroën en 1985 y presentado en el Salón de Ginebra de 1986, lleva superficie para iPad -sí, antes de que lo inventara nadie-, teclados, pantallas y casi todo lo que hoy le pedirías a un automóvil moderno.

Esta semana, he estado de visita en el Conservatorie de Citroën y me he quedado con la boca abierta varias veces, pero la que más ha sido frente al Citroën Eole primer coche conectado de la Historia, ideado por Citroën en 1985 y que no estaba en este museo la primera vez que lo visité cinco años atrás. Qué otras cosas sorprendentes tendrá guardadas esta marca por la evidente falta de espacio que sufre su sala de conservación, solo ellos lo sabrán, pero está claro que este concept car ochentero y repleto de aristas debería estar en el Olimpo de los prototipos más avanzados de todos los tiempos. 

No te pierdas: “Los prototipos secretos de Porsche

Antes de seguir, lo primero, pedirte disculpas por no poder ofrecerte mejores fotos del interior del Citroën Eole, cuyas llaves deben haber perdido porque los responsables del Conservatorio no fueron capaces de abrírmelo. Todo en este primer coche conectado de la Historia es revolucionario, desde sus formas exteriores aerodinámicas, con pasos de rueda tapados y capaces de girar al mismo tiempo que la dirección gracias a un complejo sistema hidráulico, o su carrocería tipo familiar o Station Wagon, que en la época era bastante poco frecuente. El coeficiente aerodinámico del Eole es de 0,19 gracias a una mínima superficie frontal. 

En el vídeo de arriba, puedes ver como funcionaban algunas de estas cosas. Y sí, muchas otras, como la feria de luces brillantes de su zaga, evidencian que este primer connected car de la Historia es un coche de los ochenta, pero es que en realidad está basado en un Citroën CX, por su parte, uno de los mejores Citroën todo hay que decirlo. En todo caso, los aspectos más revolucionarios del Citroën Eole están todos en su interior, donde un fondo completamente plano y los casi cinco metros de longitud hacen posible un inmenso habitáculo para solo cuatro pasajeros.

Eso sí, quienes se hubieran podido subir a un coche como este Citroën Eole en los 80, habrían disfrutado a bordo de una experiencia de usuario totalmente del siglo XXI. Este primer coche conectado de Citroën hunde sus raíces en los 70, cuando la marca tiró la casa por la ventana con innovaciones, aunque fue a comienzos de los 80, cuando se encargó a Robert Opron, creador del CX, y al diseñador nórdico Carl Olsen pensar cómo serían los vehículos de la década siguiente e, incluso, hacer un guiño futurista para adentrarse en el próximo siglo. Y, aunque con los elementos de su época, vaya si lo consiguió. 

El puesto de mando del Citroën Eole tiene más controles y botones que cualquier coche actual, vale que algunos son solo para abrir las ventanas, pero a lo mejor les vendría bien a los ergonomistas de hoy echar un vistazo a la distribución de la botonería alrededor del volante de Citroën CX que tiene el Eole. En la columna de transmisión, en forma de triángulo con una arista apuntando al techo, hay también controladores de funciones por ambos lados y, sobre ella y antes del salpicadero, una amplia bandeja que contiene el aparato más novedoso en 1986: un reproductor de CD. Hoy, ahí podría colocarse el interfaz completo del Tesla Model S

Esta parte del vehículo, además, se podía extraer por completo para poder llevarte la música a otra parte, revolucionario tanto como un tablet, y hablando de tablets, entre los dos asientos del Citroën Eole, hay otra superficie horizontal para dejar cosas.... como un iPad. ¿Y los de la segunda fila? Tampoco se podían quejar porque Citroën colocó ahí nada menos que un teclado de ordenador con dos controles tipo joystick y una pequeña pantalla -el tamaño más grande disponible para la época-para jugar a videojuegos. Por qué el Citroën Eole no fue una realidad, está claro, no había tecnología disponible para hacerlo posible, pero para mí, claramente, este es el primer coche conectado de todos los tiempos. Al menos, conceptualmente. 

Lecturas recomendadas

Todo sobre Citroën

Citroën

Modelos de Citroën más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches