Skip to main content

Noticia

Mercedes Clase E AMG 53, la puerta de acceso

Mercedes Clase E AMG 53 Coupé y Cabrio
Baby AMG.

Mercedes ha ampliado familia AMG en Detroit con la llegada de la serie 53 y, junto al Mercedes CLS 53 AMG, ah presentado los Mercedes Clase E AMG 53, en sus carrocerías coupé y cabrio. La premisa es la misma: versión de acceso a la gama AMG optando por una mecánica V6 con hibridación suave.

Todas las novedades del Salón de Detroit 2018

Como en su primo, ambos cuentan con una estética personalizada que los distingue de otras variantes. La parrilla de doble lama cromada cruza una calandra que tiene una rejilla en lugar del habitual diseño de diamante, diversos detalles cromados por toda la carrocería y un sistema de escape formado por dos salidas dobles redondas.

Idéntica situación ocurre en el habitáculo, donde presentan una decoración calcada a la del Mercedes CLS 53 AMG: asientos de cuero negro y nappa con costuras de contraste granates, tono que repite en lagunas zonas de las puertas, salpicadero y los propios asientos, fibra de carbono por doquier, aluminio, volante deportivo multifunción y (de manera opcional) la doble pantalla digital de cuadro de mandos y consola central, de 12,3 pulgadas cada una.

Bajo el capó, bueno, a lo largo de todo el coche, un sistema de propulsión mild-hybrid. Emplea un sistema eléctrico de 48 voltios y combina un propulsor turbo de 3,0 litros y 435 CV con un motor eléctrico EQ Boost que se encarga de arrancar el coche, de la función start/stop y del funcionamiento ‘a vela’, además de sumar en situaciones puntuales 21 CV y 250 Nm de par.

El bloque se combina con una transmisión AMG Speedshift TCT 9G de nueve marchas y con el sistema de tracción integral AMG 4Matic+, a lo que hay que añadir la dirección electromecánica, la suspensión neumática AMG Ride Control+, los frenos de alto rendimiento (370 mm de diámetro delante, 360 mm detrás) y el DYNAMIC SELECT con cinco modos de conducción.

Con dichas armas, el Mercedes Clase E AMG 53 Coupé acelera de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y homologa un consumo de 8,4 l/100 km, mientras que el Mercedes Clase E AMG 53 Cabrio, casi 100 kilos más pesado, necesita una décima más y consumo 8,5 litros. Ambas tienen su velocidad máxima limitada a 250 km/h.

Y además