Skip to main content

Noticia

Coches clásicos

La historia del alerón activo del Volkswagen Corrado, el primero de su especie

volkswagen corrado

Hacemos un repaso a la historia del alerón activo del Volkswagen Corrado, el primer coche de producción en integrar esta revolucionaria solución aerodinámica.

El Volkswagen Corrado es uno de los coches clásicos que ha pasado a engrosar la lista de los mejores coches de Volkswagen. Este elegante coupé construido por Karmann introdujo multitud de importantes novedades y hoy en día es considerado un clásico de culto. Hoy revelamos la historia del alerón activo del Volkswagen Corrado, toda una novedad a finales de los ’80.

El proyecto Typhoon empieza a desarrollarse en el seno de Volkswagen en 1981. La idea original era la de construir un vehículo que fuera un reemplazo generacional del Scirocco, un coupé deportivo de líneas elegantes, pero que también integrara diferentes novedades para contribuir al correcto desarrollo de la industria del automóvil.

Audi TT, la increíble historia del alerón que apareció en su primera generación

La idea era construirlo sobre la plataforma del Scirocco, aunque con algunas modificaciones, pero finalmente se optó por una nueva arquitectura, la que utilizaba el Golf II. En 1984 Volkswagen decide que el Corrado no sería la tercera generación del Scirocco, sino que ambos modelos convivirían en el mercado, aunque el Corrado tendría un enfoque más lujoso y, por tanto, un precio más alto.

Tampoco podría denominarse Scirocco si iba a comercializarse junto a éste como un segundo coupé. Volkswagen tenía la intención de denominarlo Typhoon, pero este nombre ya estaba registrado por General Motors, por lo que se acabó bautizando como Corrado.

La presentación final del Volkswagen Corrado se acaba produciendo en 1988, con un diseño moderno y elegante, unas dimensiones compactas de poco más de 4 metros de largo, un interior 2+2 y una oferta de motores de gasolina de gran potencia, incluyendo las versiones VR6 y G60 como las más prestacionales dentro de la gama.

La historia del alerón activo del Volkswagen Corrado, el primero de su especie

VIDEO

Corrado active spoiler demo

Una de sus novedades más importantes fue la incorporación de un alerón activo, toda una novedad en el mercado. Si bien es cierto que el Corrado no fue el primer modelo de producción en serie en ofrecer soluciones aerodinámicas activas, sí fue el primero en equipar un alerón trasero retráctil automático.

De hecho, el Porsche 959 ya reducía la altura libre al suelo cuando superaba los 150 km/h, mejorando su coeficiente aerodinámico, mientras que el Lancia Thema 8.32 contaba con un alerón retráctil, aunque era de accionamiento manual, ya que implicaba que el conductor accionara el mecanismo a través de un botón específico ubicado en el volante.

5 coches que destacan por su enorme alerón

5 coches que destacan por su enorme alerón

Fue entonces el Corrado el que llegaría primero al mercado con un alerón retráctil automático, adelantándose unos meses al Porsche 911 de la generación 964. Mientras que en el nueveonce se desplegaba a partir de 80 km/h, en el modelo de Volkswagen lo hacía cuando el velocímetro superaba los 120 km/h.

El spoiler estaba ubicado en la tapa del maletero y era accionado de forma automática con un pequeño motor eléctrico y un sistema de cables. Esta solución permitía reducir hasta en un 64% la sustentación del eje trasero, incrementando a su vez la carga aerodinámica sobre las ruedas posteriores y mejorando la estabilidad a altas velocidades.

Este innovador sistema, que hoy en día es común verlo en muchos modelos como el Audi A7 o el Porsche Panamera, era toda una novedad a finales de la década de 1980 y denotaba el carácter deportivo del Volkswagen Corrado.

Motores de alto rendimiento

volkswagen corrado

Además de la excelente puesta a punto del chasis deportivo del Corrado, los ingenieros de Volkswagen trabajaron para confeccionar una gama de motorizaciones de gasolina que incluyera versiones de alto rendimiento y mecánicas con unos costes de utilización más reducidos, ideales para un uso diario.

Ejemplos de esto último serían el 2.0 litros de 8 válvulas y 116 CV, el 2.0 litros de 16 válvulas y 136 CV, y el 1.8 litros de 16 válvulas y 140 CV. Sin embargo, en la gama también había lugar para versiones más deportivas y era en este punto donde entraba en juego los famosos G60 y VR6.

El primero, el G60, era una mecánica sobrealimentada de 1.8 litros y cuatro cilindros en línea que desarrollaba 160 CV de potencia, con una velocidad máxima de 225 km/h. 

Luego, los motores VR6 de seis cilindros en V estrecha, con 2.8 litros y 178 CV; y con 2.9 litros y 190 CV como versión tope de gama. Éste último completaba el 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y registraba una velocidad máxima de 233 km/h.

En la actualidad, el Volkswagen Corrado es un coche difícil de ver por la calle, con pocas unidades comercializadas entre 1988 y 1995 debido, principalmente, a su elevado precio. Aun así, es un excelente coche de colección y un clásico que seguirá aumentando de valor con el paso de los años.

Etiquetas:

Coches deportivos

Y además