Skip to main content

Noticia

Motor

Cómo camperizar una furgoneta

Cómo camperizar una furgoneta
Todo lo que necesitas saber.

Desde hace unos años el movimiento camper esta ganado cada vez más adeptos, y es que cada día son más los que valoran la libertad que otorga viajar así, ya no solo con caravanas, si no directamente con furgonetas camper. Ahora bien, dado que los modelos de fábrica son bastante caros, no son pocos los que se plantean optar por la vía artesanal y buscan furgonetas para camperizar, encargándose ellos de todo el proceso.

En este caso es normal que surjan muchas dudas al respecto, tales como: ¿cuánto cuesta camperizar una furgoneta? ¿Puedo camperizar un furgón? ¿Dónde camperizar una furgoneta? Vamos a intentar resolver todas las preguntas y guiaros paso a paso.

Cómo camperizar una furgoneta

Camperizar una furgoneta uno mismo no es algo sencillo, pero sí gratificante. Son varios los pasos que hay que dar para transformar una furgoneta en una camper propiamente dicha, pero lo bueno es que cada uno es libre de llevar el proceso hasta donde quiera, es decir, puede que a algunos les baste con tener un lugar en el que dormir, mientras que otros quieran que su modelo tenga una dotación lo más completa posible. Todo depende de las preferencias y, claro está, del presupuesto para camperizar la furgoneta del que se disponga.

1. Interior

El primer paso y el más básico en la camperización de furgonetas es el aislamiento. Para poder habitar en el interior de una camper es necesario aislarlo del exterior, principalmente a nivel térmico, para evitar el calor extremo en verano y el frío en invierno, pero también a nivel acústico para mejorar el confort. La manera más fácil es forrar las paredes de un material específico para esta tarea, ya sea foam, aislante termoacústico o lana de roca. En este punto las versiones comerciales (que suelen ser furgonetas baratas) que no tienen ventanas en la zaga ya tienen algo ganado.

2. Muebles, cocina y baño

El espacio en una camper es reducido, así que hay que aprovecharlo al máximo. Los muebles son necesarios para guardar todo tipo de pertrechos, pero hay que ser conscientes de las limitaciones del habitáculo, tomando medidas para que se ajusten al espacio y optando por materiales que combinen lo mejor posible la ligereza y la resistencia. Lo mismo se aplica a la cama, elemento indispensable en el que conviene invertir, sobre todo en un colchón de calidad.

En preparaciones algo más avanzadas es normal instalar una suerte de minicocina con uno o dos fogones, ya sean eléctricos o de gas, y una pequeña pila. También es posible instalar un baño, en cuyo caso una solución interesante es que sea químico. Ahora bien, estos dos últimos elementos elevarán el precio el precio de la transformación.

como camperizar una furgoneta

3. Electricidad, ventilación y calefacción

El sistema eléctrico de la furgoneta no puede hacerse cargo por su cuenta de todos los electrodomésticos, luces etc. mientras que el vehículo está parado. Es necesario instalar baterías auxiliares y un complemento interesante son los paneles solares, que aportan energía limpia y pueden ir colocados en el techo.

Por lo que respecta a mantener la temperatura adecuada en el interior, en épocas de calor el aire acondicionado va a trabajar más de la cuenta, pero más importante todavía es cómo evitar el frío. Hay remedios baratos (sacos de dormir, ropa térmica, etc.) pero la clave es la calefacción estacionaria. Las hay de diversos tipos y precios, pero todas ellas permiten calentar el habitáculo incluso cuando el motor de la camper está apagado, utilizando el propio combustible de la furgoneta con unos consumos muy reducidos. Además, cuentan con mandos para regular la temperatura y otras funciones.

4.Agua

Aunque sea posible conformarse con un WC químico, optar por montar un sistema de agua hace que la vida a bordo sea más cómoda, tanto para las necesidades personales, como para cocinar y para lavarse. Eso sí, hay que tener en cuenta que es uno de esos pasos complejos dentro de las opciones de camperización.

Para crear un circuito, por simple que sea, hace falta un depósito de agua limpia, una bomba que la mueva hasta los grifos y un depósito de agua sucia. Lógicamente, esto se puede ir complicando si se quiere agua caliente, en cuyo caso habrá que instalar un calentador, pero seguro que es algo que los ocupantes agradecen.

5. Instalar claraboya

No es indispensable, pero si algo que agradecerá por dos motivos. El primero, aporta una fuente de entrada de luz natural que iluminará el interior. El segundo, seguramente el más importante, al abrirla será un punto de ventilación extra que, además, al estar situado en el techo, permitirá evacuar el calor del habitáculo, refrescando el ambiente. De hecho, en el mercado hay disponibles algunas que incluso llevan incorporado un ventilador.

 

6. Ducha en una furgoneta camper

Como parte del circuito de agua comentando más arriba, también se puede instalar un sistema de ducha, que puede ser de varios tipos. La opción más sencilla es contar con una manguera y alcachofa que vaya al exterior (y que puede complementarse con una mampara, por ejemplo entre las puertas traseras), pero si la camper es suficientemente grande puede ser incluso interna, ya sea fija o móvil).

como camperizar una furgoneta

7. Homologación

En el caso de camperizaciones sencillas, no es imprescindible homologar, ya que existe la posibilidad de desmontar los muebles interiores a la hora de ir a la ITV, donde se pasa la inspección como una furgoneta al uso. Ahora bien, si se trata de un trabajo más avanzado con elementos que sobresalgan del vehículo, que estén atornillados a su estructura, que modifiquen la carrocería, se disponga de calefacción estacionaria, etc., si es necesario.

Esta tienda de campaña puede convertir cualquier coche en una caravana o una camper

¿Qué hacer en este caso? La propia página de la ITV informa de que si se lleva a cabo la transformación no hay que esperar a la siguiente revisión, si no que habrá que acudir para pasar una inspección extraordinaria a la que habrá que llevar “el informe de conformidad de la casa oficial del vehículo, el proyecto de camperización realizado por un ingeniero colegiado y el certificado de montaje del taller especializado donde se haya hecho la reforma”. Esto no implica que sea imposible pasarla si lo has hecho tú mismo, pero sí que si la han llevado a cabo profesionales será más sencillo.

Más:

Furgoneta

Y además