Skip to main content

Furgoneta

Una furgoneta es un tipo de vehículo muy versátil, que por norma general tiene un enfoque comercial, pero que también puede contar con versiones de pasajeros. Su objetivo principal es el de contar con espacio interior suficiente como para poder transportar grandes objetos, aunque también puede tener uso particular en incluso servir de base para una camper.

Prácticamente la totalidad de fabricantes cuentan en sus gamas con furgonetas, sin importar si se trata de marcas premium o generalistas: Ford, Citroën, Renault, Toyota, etc.

Hay muchas maneras de clasificarlas, aunque por norma general puede hacerse por tamaño, por uso o por estructura.

Respecto a lo primero, es habitual que en la gran mayoría de modelos se permita elegir entre varias longitudes de carrocería, distintas distancias entre ejes y varias alturas. Esto hace que la caja, que es el nombre que recibe la parte trasera de la furgoneta, se pueda adaptar a una mayor variedad de necesidades.

En cuanto al tipo de uso, lo normal es que haya furgonetas combi, que son las pensadas para el transporte de personas y uso privado, en las que hay varias filas de asientos y los laterales cuentan con ventanillas; o mixta, en la que por norma general solo están los asientos delanteros y toda la zona trasera está destinada a la carga.

Y según su estructura, las ya comentadas suelen tener un solo cuerpo y carrocería completa, pero hay otras que tienen solo la cabina y en la zaga presentan el chasis desnudo o con una plataforma, lo que permite crear carrozados específicos, instalar volquetes, montar un ‘food truck’, colocar una plataforma, etc.

De un tiempo a esta parte, además, se han popularizado las furgonetas camper que son una opción de viaje y turismo alternativa. Hay muchos de fabricantes que tienen modelos que se prestan a este tipo de transformaciones, pero destacan casos como la California de Volkswagen, los de Mercedes y los de Nissan.

Aunque algunas marcas ofrecen sus modelos con camperización de serie, lo normal es que lo hagan empresas especializadas, que ofrecen opciones de todo tipo, por norma general limitadas por el tamaño de la furgoneta. Así, lo más habitual incorporar camas o mesas, pero pueden llegar a instalarse cocinas e incluso baños con ducha.

La ITV de las furgonetas

Pasar la ITV de una furgoneta es un proceso que depende del tipo de furgoneta de la que se trate.

Las que son para transporte de personas se consideran un turismo, así que pasan su primera ITV a los 4 años de su matriculación, entre los 4 y 10 años lo hace con periodicidad bianual y a partir de la década, de manera anual.

Las que son para transporte de mercancías y pesan menos de 3,5 toneladas pasan la primera ITV a los 2 años de su matriculación, siguen cada dos años hasta que cumplen seis y a partir de ahí cada año.